• AOA

Parque que conecta cerro y mar gana concurso Las Salinas

El Mercurio de Valparaíso - Domingo De Reportajes


El proyecto "Parque Jardín Botánico", liderado por la oficina de arquitectura Archiplan, se impuso sobre 14 propuestas. En 1,8 hectáreas, plantea una pasarela que une ambas zonas y que transcurre entre vegetación, humedales, miradores y equipamiento diverso.


Corno un gran espacio urbano, integrador y sensible con la demanda ciudadana de áreas verdes de calidad, que responde a las realidades medioambientales y socioculturales compuestas por mar, borde costero, cerro y barrios activos, define el arquitecto Ignacio Hernández el proyecto ganador del Concurso Internacional Parque Urbano Las Salinas, elaborado por su oficina, Archiplan, junto a los estudios de arquitectura Gt2p y Planoamano. El proyecto se denomina "Parque Jardín Botánico", involucra una superficie de 1,8 hectáreas y propone una "Pasarela Icónica" que conecta los cerros y el Barrio Santa Inés con el borde costero, siguiendo la bajada natural de 19 Norte. Incluye una explanada verde de encuentro, centro ferial y sala de exhibiciones, mirador urbano, placas para diversas actividades, zona de juegos infantiles, chorros de agua y pasarela al borde costero, entre otras instalaciones. Además de la pasarela, el otro concepto fuerza en que se fundamenta el diseño del parque es el de las "Comunidades de Parches Biológicos", entendidos estos últimos como áreas de sistemas naturales interconectados, acompañados por humedales y diversas especies nativas que se ubican estratégicamente como "mosaicos de biodiversidad", colaborando en la bio-restauración y recuperación de suelos o de la interfase del piso vegetacional del sector. "BASTANTE ÚNICO Y DESAFIANTE" Más de 20 profesionales de distintas disciplinas, como arquitectos, urbanistas, paisajistas, biólogas, economistas, ingenieros, iluminadores y diseñadores, trabajaron durante cinco meses en el proyecto ganador del concurso, que organizó la Asociación de Oficinas de Arquitectos de Chile (AOA) por encargo de Inmobiliaria Las Salinas (ILS), y al cual llegaron 15 propuestas de destacadas oficinas y estudios de arquitectura y diseño. Fue una labor "muy intensa, pero a la vez muy estimulante, pues pocas veces tenemos los arquitectos y urbanistas la posibilidad de diseñar espacios públicos tan potentes en ciudades tan atractivas como Viña del Mar y en ubicación tan emblemática. Si además consideramos que se trata de la recuperación de terrenos industriales contaminados, tenemos un caso bastante único y desafiante", refiere el presidente de Archiplan, oficina que ha construido obras de urbanismo como Las Tacas y Cantagua, y tiene proyectos en Estados Unidos, España, Perú, Argentina y otros países. IDEA CON PATENTE LOCAL La idea del concurso tiene patente local y nació en el seno del Panel Urbano Regional (PUR), instancia de diálogo y reflexión continua en materia territorial que autoconvoca a 35 profesionales de la zona, desde arquitectos e ingenieros hasta biólogos, geógrafos y sociológos, quienes desde el año 2019 han abordado temas tan diversos como el Plan Regulador Metropolitano, las ciudades puertos o el futuro de la calle Valparaíso post pandemia. Gonzalo Tellería, coordinador general del PUR y presidente de la Comisión de Urbanismo y Arquitectura de la Cámara Chilena de la Construcción-Valparaíso, relata que durante una presentación de ILS referida a una plaza dura como nodo de espacio público, "la panelista Adriana Germain propuso que ese espacio creciera y se transformara en un concurso internacional. El Panel hizo suya la propuesta y se agregaron varios tópicos, como conexión cerro-mar, conceptos de parque y no de plaza, variedad de especies nativas, entre otros". "Tanto la idea del concurso como los requerimientos que logramos aunar en cuanto a criterios de diseño y propuesta, me parecen un tremendo logro -y exitoso, agregaría- de una mirada local en base a los requerimientos de nuestro territorio que pudieron ser muy bien plasmados por los ganadores del concurso. Un parque botánico, que sin duda será un hito en nuestro borde costero como un área verde multifuncional, promoviendo la relación cerro-mar con un alto estándar", plantea, a la vez que destaca que el jurado estuvo integrado por cuatro miembros del PUR, otros seis profesionales de la región, además de un representante de ILS. NUEVOS PARQUES COMO EQUIPAMIENTOS El geógrafo, magíster en Urbanismo y académico del Instituto de Geografía de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, Luis Álvarez, quien al igual que Tellería integró el jurado del concurso, dice que las propuestas presentadas se aproximaron a las ideas de "nuevos parques", entendidos no como áreas verdes, sino funcionalmente, como equipamientos. "El proyecto ganador desarrolla la alquimia de una propuesta orientada a tributar en sostenibilidad fundamentalmente desde la idea de la restauración de sistemas naturales", que contrariamente a la apariencia de estar circunscritos a un lugar determinado, "se desplazan utilizando vectores activos a través de 'corredores de biodiversidad', por donde la vida transcurre y prolifera, se desarrolla y fortalece". Plantea que es esta "infraestructura verde" a la que se debe dar soporte en la ciudad. 'La propuesta reconoce el rol de esta superficie de parque en el remate de una continuidad ambiental mayor y la define como 'parches' dentro del sistema mayor", complementa. Luis Álvarez subraya que el futuro de las áreas verdes "tiene que ver más con restauración de sistemas que con la tesis regular de crearlas para generar metros cuadrados o hectáreas por persona". El académico sostiene que a futuro los "servicios ecosistémicos" serán los estándares "y la capacidad de vincularse a esos sistemas es el valor fundamental a definir; por lo tanto, hay que restaurar hoy para el futuro. Si restauramos la continuidad ambiental, tendremos asegurada la sostenibilidad". "UNA OPORTUNIDAD PARA LA CIUDAD" La directora del concurso, Lucía Ríos, secretaria ejecutiva de AOA, explica que la Asociación promueve los concursos de arquitectura como mecanismos concretos para avanzar hacia la construcción de mejores ciudades, asegurando estándares de equidad que se hacen cada vez más necesarios y urgentes en el país, y en ese contexto ILS le encargó la realización del certamen. En la primera etapa se presentaron 15 propuestas, de las cuales fueron admisibles 14, las que fueron revisadas de forma privada y colectiva por parte del jurado, que luego de la deliberación y por unanimidad seleccionó cuatro para pasar a la segunda etapa y final. "La propuesta ganadora destaca por sobre las otras presentadas, ya que posee una lectura general clara, se observa identidad de lugar, genera el infinito que debe tener un parque, rompe el paradigma regional de la no conexión cerro-mar que posee la ciudad, se abre a la lógica de un proyecto urbano inclusivo y se presenta como una oportunidad para la ciudad de Viña del Mar. Por otra parte, uno de los requisitos que debía solucionar era el equilibrio económico de su mantención en el tiempo, lo cual cumplió a cabalidad", detalla Lucía Ríos. Expone asimismo que como directora del concurso espera que el proyecto se concrete, pues hubo un trabajo serio y responsable de la organización y del jurado. "Sabemos que muchas veces iniciativas de este tipo no logran concretarse por diversos aspectos - políticos, sociales, económicos-, pero considero que es una oportunidad que Viña del Mar no debe dejar pasar: será la primera vez que en esa ciudad y creo no equivocarme, en Chile, se abre la conexión entre el cerro y el mar, por medio de un espacio público de calidad, para todas y todos". Desde la mirada de la comunidad, agrega, "espero que sea bien recibida pues abre un espacio que hoy no existe, tanto en ese lugar como en todo Viña del Mar, un parque integrado a un barrio de uso mixto con más equipamiento para la ciudad".


Periodista Rosa Zamora Cabrera.