• AOA

NUEVAS PERSPECTIVAS PARA EL CRECIMIENTO DE LAS CIUDADES

Sobre desafíos de la densificación equilibrada versó un encuentro desarrollado por el ESE Business School de la Universidad de los Andes y la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), que reunió al intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego; el presidente de la Comisión Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), Luis Eduardo Bresciani; el arquitecto Iván Poduje; el presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), Pablo Larraín y el presidente ADI, Mauricio Varela.

La conversación comenzó con la necesidad de contar con una gobernanza que permita a la ciudad crecer con un criterio equilibrado y una visión de largo plazo. Para el intendente Orrego, es fundamental romper con la fragmentación sectorial y territorial, en ministerios y municipios, que no permite tener una estructura que oriente un desarrollo equilibrado. «Es evidente que cualquier tipo de gobernanza, sea asociativa entre municipios o con la figura de un alcalde mayor, genera más productividad, desarrollo económico y equidad que un sistema hiperfragmentado», aseguró la autoridad. A su juicio, es necesario establecer un diálogo consensuado, con desarrollo sustentable y espacio público. «Queremos construir una ciudad más justa y próspera», sostuvo Orrego.


Para Luis Eduardo Bresciani, es fundamental el trabajo normativo que se ha realizado para ajustar un sistema institucional y de planificación que fue hecho para otra realidad, distinta al Chile de hoy. Junto con comentar los avances que se están realizando en ese sentido, sostuvo que hoy se hacen necesarios espacios para llegar a acuerdos con autoridades y comunidades, en una visión más integrada. «Hay una serie de normas combinadas que requieren de buenos líderes que las utilicen en forma inteligente y arquitectos que operen como intermediarios entre comunidades, demandas futuras, proyectos y tensiones. Si se hace bien, con la cooperación de una industria que trabaje con una mirada de largo plazo, es probable que se generen cambios interesantes conforme pasa el tiempo».


Según sostuvo Iván Poduje, además de las disposiciones normativas en desarrollo, se debe comprender que siempre existirán desacuerdos, incluso con proyectos bien diseñados, además de considerar que existen sectores de la ciudad que ya quedaron fuera de la renovación. «Todos somos potencialmente NIMBY: es inevitable e ineludible que se rechacen cambios en el entorno. Las nuevas disposiciones legales requieren ser precisadas a nivel de reglamentos y, como eso demora, los proyectos tendrán que innovar en sus diseños, alturas y aportes».


Pablo Larraín hizo hincapié en el diagnóstico transversal sobre el desarrollo de la ciudad y relevó cómo los distintos sectores están trabajando para llegar a acuerdos: «Es un hecho que la vivienda ha duplicado su precio en los últimos seis años y la gente más joven va a ser más arrendataria que propietaria. Independiente de la situación de congelamiento, vemos un futuro optimista, con espacios de colaboración», afirmó, en tanto añadió que la discusión actual sobre densidades, constructibilidad, vivienda e infraestructura está dejando de lado oportunidades de futuro, como, por ejemplo, las que abren el uso de tecnologías que cambian paradigmas.


En tanto, Mauricio Varela comentó que ADI está trabajando en cuatro pilares: gobernanza, planificación territorial, participación ciudadana y transparencia del mercado financiero, con el fin de apoyar la evolución de la industria hacia un desarrollo con visión de largo plazo. “Tenemos que salir de la comodidad de solamente actuar como privados, sino también interactuar con el sector público y la sociedad civil, hoy empoderada”.

Además del seminario sobre densificación equilibrada, en la ocasión se presentó el libro: “La industria inmobiliaria en Chile; evolución, desafíos y mejores prácticas”, editado por José Miguel Simian y Verónica Niklitschek, que reúne a un selecto grupo de autores que describen la forma en que ha evolucionado esta industria en Chile en las últimas cuatro décadas.