• AOA

Bodegas son claves para los negocios del presente y el futuro en los grandes centros urbanos

El Mercurio


Ha proliferado la demanda por bodegas con oficinas, un mismo producto, para ser más eficientes en el desarrollo de las diferentes alternativas de logística y distribución de los productos.


Gastón Ortiz
Gastón Ortiz

Las ventas por internet (e-commerce) que en el mundo globalizado y en los Estados Unidos estaban en su apogeo ya hace cinco años —y que en Chile eran un sistema incipiente aún—se vieron fuertemente impulsadas por la revuelta del 18 de octubre de 2019 y por la inesperada pandemia producida por el covid-19, que azotó al mundo y a nuestro país a partir del 2020 y durante todo 2021. Estos violentos y negativos sucesos provocaron la aceleración de los procesos de logística y bodegaje para muchas grandes empresas, pero también marcaron una nueva era en las pequeñas y medianas empresas, que tuvieron que adaptarse al nuevo escenario, con creatividad e innovación, para no desaparecer del espectro económico y productivo. De esta manera, en los últimos cuatro años, hemos visto crecer la demanda por bodegaje en forma exponencial y, como consecuencia, el aumento progresivo de la construcción y oferta por arriendo de bodegas de gran tamaño, medianas y pequeñas. Las compras a distancia produjeron un aumento del sistema de delivery, provocado por las cuarentenas y restricciones de la autoridad sanitaria, como asimismo una nueva modalidad de trabajo a distancia. El efecto de ambas situaciones se ha manifestado, por una parte, en la disminución de espacios comerciales como los conocíamos antes de la pandemia y en una reducción considerable de la superficie de oficinas tradicionales. Se trata de un drástico cambio en nuestras costumbres cotidianas: ir de compras o asistir al trabajo ya no fue ni será igual de aquí en adelante. Hoy podemos comprar desde el computador o desde el teléfono celular, en pocos minutos y sin movernos a un centro comercial ni trasladarnos hacia lugares de venta utilizando el automóvil o el transporte público. Habrá alguien y, en el futuro cercano, será un robot o un dron el que nos traerá los productos a nuestro domicilio. De la misma manera, podemos estar en nuestra casa o en cualquier lugar del país o del mundo y al mismo tiempo trabajar y atender nuestros asuntos y obligaciones lejos del lugar físico del trabajo. Dicho lo anterior, hoy ha proliferado la demanda por bodegas con oficinas, un mismo producto, para ser más eficientes en el desarrollo de las diferentes alternativas de logística y distribución de los productos que la ciudadanía demanda. TODO EN UN MISMO LUGAR La arquitectura ha venido a resolver muy eficazmente este nuevo producto que demanda el mercado con múltiples soluciones combinadas de diferentes y variadas alternativas de bodegas con oficinas y otros servicios. Aprovechando la doble altura de las bodegas (7,50 metros), se puede construir tres pisos de oficinas en un extremo de la bodega, en la que se puede también ofrecer un espacio para showroom en el primer nivel y dos niveles superiores de oficinas sobre este. De esta manera, se tiene todo en un mismo lugar, con múltiples ventajas de economía en tiempos y gastos de distribución. Esto ha permitido nuevos proyectos de bodegaje con oficinas en áreas estratégicas de la ciudad con accesos rápidos y expeditos y próximos a aeropuertos y carreteras. Además de lo anterior, la demanda es tan alta que se ha generado una oferta muy atractiva en barrios más centrales y cercanos, reduciendo los tiempos de viaje y las inseguridades de traslados a otras comunas más lejanas. EXPECTATIVAS DEL MERCADO Es importante destacar que este rubro, el del bodegaje, que siempre fue considerado como complemento de otros usos como bodegas para viviendas u oficinas, se ha transformado en sí mismo en un uso principal y fundamental dentro del desarrollo de la nueva forma de manejo de los negocios del futuro en las grandes ciudades y centros urbanos. Actualmente, la demanda por metros cuadrados de bodegas es muy alta y la oferta no alcanza a cumplir con esta demanda, lo que ha provocado una vacancia cercana a cero, creando listas de espera que van desde lo que queda de este año hasta el 2024. A esto se suma la dificultad para encontrar terrenos disponibles, lograr las aprobaciones requeridas, lo que ha retrasado el poder atender la fuerte demanda, demorando aún más la satisfacción requerida. A lo anterior debemos agregar los aumentos de precios en el rubro construcción, como las fuertes alzas del acero junto con la escasez de mano de obra, aspectos que todos sumados son la tormenta perfecta para complicar aún más el problema de cumplir con las expectativas del mercado. Por último, decir que es necesario hacer un llamado a la autoridad para que sea un facilitador del aparato productivo del país en este rubro y trabaje en conjunto con los privados para sacar adelante proyectos de inversión que vienen a reconvertir a empresarios que son el motor de la economía en el rubro de la construcción y la arquitectura en las actuales circunstancias difíciles que viven el país y el mundo.


YVES BESANÇON PRATS,

Pastpresident de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA).-