• AOA

17 FUERON LOS PROYECTOS PREMIADOS EN LA SEMANA DE LA MADERA 2017

En una ceremonia marcada por las sorpresas, el jurado de los distintos concursos dio a conocer a los ganadores este miércoles en el GAM, dando así inicio oficial a la décima segunda versión del evento.

La convocatoria superó todas las expectativas. Un auditorio lleno, estudiantes expectantes y un público entusiasta marcaron la tónica de lo que fue la inauguración de la Semana de la Madera 2017. El primero en dar la bienvenida fue Francisco Lozano, presidente de Madera21, entidad que organiza este evento desde hace ya 12 años y que hoy se ha posicionado como el gran punto de encuentro para “todos quienes creemos que la madera, en toda sus expresiones, es y será un material que mejora nuestra calidad de vida”, dijo Lozano en su presentación. De la misma opinión fue el Ministro de Economía, Luis Felipe Céspedes, quien valoró el tener instancias como éstas en donde se pudiera mezclar el talento y la creatividad con los desafíos productivos, construyendo visiones comunes de lo que Chile necesita. “Tenemos que ver los recursos naturales –enfatizó el ministro– como una plataforma para el crecimiento y la innovación. Ahí está la clave, ahí está la diferencia que podemos hacer como país”. Otra de las autoridades presentes, Iván Leonhardt, Subsecretario del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, recalcó que la construcción con madera ha sido un real aporte social y que Chile es un país privilegiado al contar con este importante recurso natural renovable.

“Hoy nos estamos haciendo cargo del desafío de la sustentabilidad”, aseguró el subsecretario, ayudado por la madera para generar soluciones innovadoras con un alto nivel de prefabricación, potenciando así la productividad y el crecimiento del sector.

“En un futuro cercano, nuestro próximo desafío debe ser apuntar a la construcción en madera en altura”, puntualizó Leonhardt. “Por ello, la madera, material noble, está llamada a construir nuevas historias y a transformarse en un eje de desarrollo”, finalizó.

En sintonía con esa aspiración, los organizadores del evento apostaron por traer a quien es hoy uno de los principales promotores de la construcción en altura con madera, el arquitecto canadiense Michael Green, quien –para sorpresa de los asistentes– también dirigió unas palabras, felicitó a los concursantes y animó a construir una relación más estrecha con Canadá y Estados Unidos en torno a la madera.

“Creo en la madera por muchas razones. No sólo por sus propiedades de sustentabilidad y porque nos ayuda a combatir el cambio climático, sino también porque creo que es el material con el cual nosotros, como seres humanos, nos sentimos más cómodos y acogidos”, expresó Green.

“Definitivamente es el material del próximo siglo”, agregó. “Por fin entendimos que vivimos en una economía circular, que debemos usar recursos renovables, respetar los bosques y honrar a los árboles haciendo cosas hermosas”.

De todo eso y más dan cuenta los 83 proyectos que participaron de esta convocatoria, los cuales serán exhibidos, de forma gratuita, hasta el domingo 27 de agosto.

Una difícil decisión

Desde las 9 de la mañana y hasta las 17:00 horas –poco antes de la inauguración– el jurado de arquitectura estuvo dirimiendo con rigurosidad cuáles serían los ganadores de esta versión.

Y es que la convocatoria “Madera en la ciudad” abrió tanto el abanico de posibilidades para los estudiantes que fue muy complejo evaluar la gran diversidad de proyectos, los cuales se hacían cargo tanto de espacios residuales de la ciudad como de programas más convencionales.

“Al final, la discusión del primer y segundo lugar se dirimió por un problema técnico y no arquitectónico”, aclara el director del concurso de arquitectura, Martín Hurtado, enfatizando en que la labor pedagógica del concurso es precisamente dar señales a los estudiantes “de lo que está correcto hacer en madera”.

“A veces es complejo premiar un proyecto que es muy creativo o plásticamente muy interesante pero con evidentes problemas constructivos o de terminación que lo hacen poco factible en la realidad”, argumentó.

Por esta razón, el proyecto que se adjudicó el primer lugar destacó por resolver, de muy buena forma, un problema clásico de infraestructura urbana: una torre-ascensor para una zona en pendiente. Se trata de “Nexo urbano”, desarrollado por los estudiantes Tamara Díaz, Santiago Contreras y Ayami Nakamura, de la Universidad de Santiago.

En el caso del concurso de ingeniería, la votación fue estrecha. Todas las propuestas llamaron la atención por su excelente nivel y aporte tanto a la ingeniería estructural como a la construcción, ofreciendo soluciones que permiten a la madera competir de igual a igual con otros materiales.

“El primer lugar, por ejemplo, –desarrollado por Sebastián Cárcamo de la Universidad Santa María– modela y plantea un sistema más simplificado para el diseño de edificios de muro marco plataforma, con una metodología de elementos finitos que nos permite a los ingenieros estructurales poder diseñar de manera real un edificio. Es decir, nos facilita el proceso de diseño”, explica el director de este concurso, Enzo Valladares.

El jurado destacó, además, el entusiasmo y el interés generado por esta convocatoria, en la que los postulantes no sólo fueron capaces de presentar sus proyectos en un formato poco habitual para ingenieros, sino que además se atrevieron a hacer más preguntas incluso que el mismo jurado.

El concurso de innovación, por otra parte, destacó por sus propuestas sólidas y en etapas más consolidadas que en versiones anteriores, lo que implica un mayor impacto en la industria y con alto potencial de escalamiento.

Aquí la decisión fue un unánime. El proyecto ganador en esta categoría fue “Radiata P78”, un perfil de madera reconstituida que ofrece gran resistencia y estabilidad para impactar, por ejemplo, en el mercado de las ventanas.

“Lo que nos llamó la atención de esta propuesta es que es una idea madura que tiene un potencial enorme en la construcción” –comenta Victoria Hurtado, directora del concurso de innovación–, poniendo en valor el pino radiata en una nueva aplicación para la industria.

En el concurso de diseño, en cambio, el criterio fue estimular la ambición de los estudiantes premiando ideas atrevidas con potencial de desarrollo. Tal fue el caso del proyecto “Sistema constructivo modular para ferias itinerantes”, de la Universidad del Desarrollo, que se adjudicó el primer lugar por presentar “una idea más provocativa que el resto, independiente de sus problemas de ejecución”, comentó Raúl Menjibar, director de este concurso.

Ganadores concurso de arquitectura

  • 1er lugar: Nexo urbano – Universidad de Santiago de Chile / Equipo: Tamara Díaz, Santiago Contreras y Ayami Nakamura.

  • 2do lugar: Comedor Público Matta Sur – Pontificia Universidad Católica de Chile / Equipo: Domingo Nieva y Felipe Valdivia.

  • 3er lugar: Parque de los antiguos oficios – Universidad de Chile / Equipo: Nicolás Tolchinsky, Juan Pablo Valdés y Patricio Muñoz.

  • Mención honrosa: Edificio multiprogramático de asistencia comunitaria – Universidad San Sebastián, sede Puerto Montt / Equipo: Moisés Aguilar, Hardy Lopetegui y Hernán González.

  • Mención honrosa: Complejo Enlace Urbano Rural – Universidad de Chile / Equipo: Alejandro Soto, Ángelo Rivera, Aaron Hebel.

  • Mención honrosa: Huerto itinerante – Pontificia Universidad Católica de Chile / Equipo: Sybille Pelzer y Catalina Palma.

Ganadores concurso de Diseño

  • 1er lugar: Sistema constructivo modular para ferias itinerantes – Universidad del Desarrollo / Equipo: Macarena Reyes y Paula Ariztía.

  • 2do lugar: Soft Wave – Universidad Adolfo Ibáñez / Equipo: Francisca Pineda, Michelle Alarcón, Amelia Domínguez, Isidora Donoso.

  • 3er lugar: Módulo comercio – Universidad Duoc-UC / Equipo: Javiera Paredes, Daniel Durán, Edda Federici, Claudia Serrano.

Ganadores concurso de ingeniería

  • 1er lugar: Modelo de muros marco plataforma para un programa de elementos finitos mediante elementos área / Autor: Sebastián Cárcamo, Universidad Santa María.

  • 2do lugar: Estudio de factibilidad técnica para la construcción de edificios prefabricados de madera de mediana altura, en sistema estructural de marco plataforma en zonas de riesgo sísmico / Autor: Jairo Montaño, Pontificia Universidad Católica de Chile.

  • 3er lugar: Análisis del desempeño estructural de un edificio en base a marcos livianos de madera / Autores: Mauricio Salgado e Ignacio Ávila, Universidad del Bío-Bío.

  • Mención honrosa: Producción de vigas de madera laminada encolada de alta capacidad resistente mediante la utilización de madera aserrada de pino radiata clasificada mecánicamente / Autor: Gustavo Donoso, Universidad de Chile.

  • Mención honrosa: Prototipo de losa híbrida aligerada, construida con eucalyptus nitens y pino radiata / Autor: Sergio Bustos, Universidad del Bío-Bío.

Ganadores concurso de innovación

  • 1er lugar: Radiata P78 / Equipo: Camilo Peña y Guillermo Olivares.

  • 2do lugar: Tronconoble / Equipo: Andrés Gutiérrez Maurer.

  • 3er lugar: Hangboard FT / Equipo: Tomás Marín y Félix Schiegg.

Revisa la nota publicada en Madera 21.