• AOA

Yves Besançon: “La participación ciudadana oportuna es necesaria para elaborar políticas públicas”

“Planificación Urbana” fue el tema principal del 1er Foro Coin 2021, evento internacional online gestionado por Coin, la unidad de la Corporación Incerpaz de Bolivia, y que surge de la organización del primer congreso internacional de construcción e innovación, hoy enfocada en desarrollar eventos para la difusión de contenidos relevantes en torno a temas ligados a la edificación y al desarrollo urbano.


El past president de AOA, Yves Besançon, fue uno de los speakers internacionales invitados al webinar, en donde expuso el caso chileno en torno a la proyección de las ciudades, destacando que si bien en Latinoamérica el 74% de la población vive en ciudades, en nuestro país esta cifra alcanza al 90%.



La anfitriona de la instancia, Lilibeth Gutiérrez, fue la encargada de dar la bienvenida a los asistentes, señalando que “este foro tendrá énfasis en el desarrollo de ciudades sustentables, contando con expertos en el área que brindarán una versión desde Latinoamérica, pasando por las políticas nacionales y explicando la aplicación de estos conceptos en el mundo público y privado”. Asimismo, agregó que el desarrollo de urbes sostenibles ocurre cuando la planificación permite el avance sistemático en la construcción de las mismas.


Hacia una correcta planificación de las ciudades


La planificación urbana comienza en Chile después de 50 años de un crecimiento muy desordenado de las ciudades, en donde se priorizó la vivienda social para resolver el problema de déficit habitacional del país por sobre la organización de las mismas. Según señaló Besançon en su exposición, “en el año 2014 se creó una política nacional de desarrollo urbano, que derivó en un consejo con el mismo nombre, que es el que entrega las recomendaciones al Presidente de la República, para que éste dicte las políticas públicas de planificación”.


Asimismo, aclaró que el propósito de dichas normas es conseguir una mejor calidad de vida para las personas, buscando su desarrollo sea socialmente integrado, ambientalmente equilibrado y económicamente competitivo, además de descentralizar el país, favorecer la participación ciudadana y entregar un marco explícito que regule el accionar en esta materia de entes tanto públicos como privados: “La participación ciudadana está adquiriendo cada vez más fuerza y hay que tomarla como un elemento indispensable en los proyectos. Hay que hacerlo oportunamente: las personas deben participar en el diseño de las políticas públicas, para que las sientan suyas”.


Ciudades justas


Para tener una ciudad sustentable y que ofrezca una calidad de vida buena a sus habitantes, es necesario en primer lugar garantizar la institucionalidad y la gobernanza. En este sentido, la política de desarrollo urbano debe ser una de Estado y trascender a los diferentes gobiernos, además de velar por la participación ciudadana efectiva y contar con sistemas expeditos de aprobación de iniciativas tanto públicas como privadas, entre otras responsabilidades relevantes.


Desde ese punto, se puede ir avanzando en los cuatro pilares fundamentales de una ciudad sustentable y justa: la integración social, el desarrollo económico, la protección del patrimonio y el equilibrio ambiental.


En el caso de la integración social, el arquitecto señaló que “tener ciudades democráticas y justas significa que las personas tengan acceso equitativo a los bienes y servicios, que no haya personas que estén a dos horas de un servicio y otros apenas a quince minutos”. Asimismo, agregó que a raíz de la falta de planificación urbana, la concentración de viviendas sociales en la periferia ha producido guetos de pobreza que son un círculo vicioso que no mejora la calidad de vida de la gente y debe ser corregido para evitar nuevas situaciones de segregación social.


La recuperación de terrenos baldíos o subutilizados dentro de los núcleos urbanos, la creación de agencias de ciudad dedicadas a resolver estos problemas y la organización de concursos públicos de arquitectura, son algunas de las soluciones que propone el past president en su ponencia.


El segundo eje, que corresponde al desarrollo económico, tiene que generar condiciones urbanas que lo fomenten, sin embargo, se debe integrar la planificación urbana y considerar las repercusiones sociales que tiene sobre la vida de los ciudadanos, además de corregir las imperfecciones que puedan producir en el mercado del suelo. “También es importante establecer reglas que otorguen certezas al desarrollo de los proyectos, que es fundamental”, añadió.


En Chile, la protección del patrimonio no era un eje original en las políticas nacionales de desarrollo urbano, pero fue incorporado porque es muy importante resguardar la herencia cultural de las ciudades, según explicó Besançon: “No solo hay que proteger lo que tenemos, sino construir patrimonio futuro de buena forma”.


Finalmente, el expositor declaró la importancia del equilibrio ambiental para sostener las ciudades: “Los sistemas naturales son soporte fundamental en la planificación y diseño de las intervenciones en el territorio, no hay que afectarlos ni arruinarlos, sino potenciarlos”. Asimismo, agrega que es relevante identificar y considerar los riesgos naturales, gestionarlos eficientemente, como la energía o los desperdicios: “El manejo de residuos es clave en las ciudades, sobre todo considerando que la construcción produce alrededor del 38% de la contaminación ambiental”.

Para cerrar, el arquitecto hizo un llamado a la necesidad de compartir los espacios del transporte público y privado con los ciudadanos, generando instancias para que las personas puedan disfrutar de la ciudad.