• AOA

Punto de Vista - Yo no lloro por el pasado…

Pablo Jordán F. y Luz María Pérez M.,

participantes de la reciente Misión Histórico Patrimonial AOA Lota-Concepción.

Con temporales de lluvia y viento, cielos encapotados y luces cambiantes, entre el 22 y 24 de abril se llevó a cabo la primera misión patrimonial AOA a Lota y Concepción. Marcada por la voluntad de sus asistentes que debieron sortear dificultades de transporte por cierre de aeropuertos, se logró desde temprano un clima de amistad y compromiso.


Fueron tres días intensos, de visitas a obras destacadas del modernismo penquista, a obras icónicas de nuestra arquitectura contemporánea y, en agudo contraste y complemento, la visita guiada al patrimonio urbano y carbonífero de Lota. Los piques mineros inmortalizados por Baldomero Lillo, el urbanismo impuesto por las diferentes empresas que tuvieron a cargo las faenas, la fuerte impronta espacial de las habitaciones de obreros y empleados, las ruinosas instalaciones industriales de hornos, bodegas, maquinaria pesada y muelles, los extraordinarios aportes en servicios, equipamiento y espacios públicos, y, por supuesto, el magistral Parque Lota, se suman a las huellas de la explotación minera.


De especial significación fue el encuentro con la memoria viva de la época carbonífera representada por los mineros que nos acompañaron al Chiflón del Diablo, agregando a su cuidado y guía, las narraciones de las experiencias personales en la explotación del carbón. Herederos, hijos y nietos de obreros que laboriosamente extrajeron el carbón de las profundidades bajo el mar, nos adentraron en un lenguaje propio: pique, cabestro, frente, barreta, tiro, chiflón, tren, veta, carga, ficha, pulpería, cuadrilla, vagón, son solo algunas. Sus narraciones, hiladas con sentimientos y emociones, fueron alimento especial para la apreciación de su trabajo, de sus memorias, y, desde allí, del aprecio diferente de las obras, edificios y espacios de esa historia.


La ciudad misma, es literal reflejo en su conformación espacial y funcional, de la organización del mineral, de la jerarquía piramidal de los trabajadores y roles, de los esfuerzos por dotar a la población de servicios y equipamiento. Se enlazan en ella edificios como la iglesia, el teatro, los pabellones, el parque, las vías principales y secundarias, los espacios públicos, el Centro de Formación Técnica, el centro cultural, todos lugares y edificios emblemáticos articulados entre sí para constituir un asentamiento humano con fuerte identidad espacial. En paralelo con otros asentamientos similares en nuestro país, relacionados con otros procesos de extracción mineral, nos enlazamos en la memoria con los asentamientos y ciudades del salitre, las del cobre, y mucho más recientemente, con las del petróleo. El país minero se plasma así en un sistema de asentamientos urbanos únicos: en un patrimonio de ciudad, arquitectura y sociedad.


Emilio de la Cerda, como nuestro guía, nos permitió conocer no solo las particularidades de estos lugares y su historia, sino también los esfuerzos que desde el gobierno y sus agencias patrimoniales se han y siguen desplegando para la conservación de este patrimonio, en su dimensión física e intangible. El objetivo superior de lograr la declaración de patrimonio universal por parte de la UNESCO, se posiciona como una meta a alcanzar entre todos. Los arquitectos y nuestra Asociación pueden y deben cooperar con ello.


Finalmente, una especial mención a la comunidad organizada de Lota, que nos recibió con enorme hospitalidad, compartiendo con nosotros su organización, memoria, objetivos y sobretodo voluntad de defender su patrimonio, reorientar el desarrollo de la ciudad hacia el turismo de intereses especiales, transmitiendo los valores y recuerdos de una comunidad que quiere permanecer unida en torno a su pasado con proyección decidida al futuro.


“Yo no lloro el pasado…. prefiero la luz del futuro”, nos dijo la Señora Luisa, secretaria de la organización social de base por el patrimonio de Lota, en su mesa de turismo y patrimonio.


Una gran misión que debe replicarse.

*Las opiniones expresadas en la sección punto de vista son de exclusiva responsabilidad de quienes las emiten y no representan, necesariamente, el pensamiento de la Asociación de Oficinas de Arquitectos.