• AOA

Webinar de infraestructura subterránea destaca dos proyectos de oficinas chilenas

El pasado jueves 26 de agosto, se realizó el webinar “Infraestructura subterránea: integración urbana y social”, una nueva instancia organizada por la a Asociación de Oficinas de Arquitectos de Chile (AOA), el Comité de Túneles y Espacios Subterráneos (CTES), el Consejo de Políticas de Infraestructuras (CPI) y el Comité de Obras de Infraestructura Pública de la CChC, en el marco de su trabajo colaborativo para fomentar la discusión pública sobre el uso de los espacios subterráneos.


En esta oportunidad, la conversación se centró en la revisión de proyectos que dan valor a las obras bajo la superficie por medio de la optimización del suelo y la integración social y urbana. En la apertura de la discusión, Gustavo Estay, presidente de CTES, destacó que las iniciativas convocadas tienen como eje común la integración del manejo de los espacios y un alto nivel de confort y habitabilidad. “Son dos ejemplos de cómo el espacio subterráneo puede y debe ser la opción del espacio urbano del futuro”, afirmó.


Uno de estos proyectos es Mercado Urbano Tobalaba (MUT), diseñado por la oficina Territoria. Luis Eduardo Carmona, director del DesignLab de la organización, comentó que, por estar emplazado en una zona de Santiago de alta densidad, ha sido pensado como una propuesta para resolver la integración incompleta entre la estación de metro Tobalaba -una con las mayores densidades de uso de la red- y la superficie del barrio.


Para cumplir con esta meta, Carmona explicó que se realizaron entrevistas y encuestas entre las personas residentes para medir las expectativas asociadas a la obra. “Un 70% de los encuestados quería áreas verdes, más cultura y oferta de tiendas y gastronomía. De ahí nace la idea de un mercado urbano, el centro del proyecto”, comentó.


MUT, que cuenta con un total de nueve plantas subterráneas, destaca por un proceso constructivo basado en una asociación público-privada: Metro de Santiago ha desarrollado un trasandén que conecta directamente con uno de los niveles del complejo, lo que permitirá resolver las deficiencias de tránsito de los usuarios en este punto central del transporte público metropolitano.


Carmona subrayó que, además de solucionar los problemas de densidad, la apuesta por las obras subterráneas ha permitido generar los espacios que la gente requería. “No podríamos haber diseñado nada de las plantas en superficie sin haber optimizado el uso del subsuelo”, aseguró.


Un camino similar fue el seguido en el proyecto que se adjudicó el concurso público para diseñar el Centro Cívico Universitario de Los Andes (Bogotá), elaborado por la oficina chilena Undurraga Deves Arquitectos. Cristián Undurraga, socio de la firma y director de AOA, explicó que, en este caso, el desafío estaba en las complejidades de la geografía y la anatomía de la ciudad.


La obra está ubicada en un espacio estratégico de la capital colombiana, en las faldas de los montes de Montserrat y el histórico barrio de La Candelaria. De acuerdo a Undurraga, la cuestión de preocupación central era lograr una articulación de ambos mundos. “Se trata de una ciudad jardín, con un conjunto ecléctico de edificios antiguos y modernos, pero donde lo que prevalece es la naturaleza, la que juega un rol central y conector”, precisó.


En ese sentido, el arquitecto entregó detalles de la estrategia asumida para enfrentar la edificación, consistente en reunir los caminos y terrazas del cerro -que rematan en una gran terraza urbana- y el nivel de plano que toma la continuidad de la ciudad histórica. Asimismo, aseveró que el proceso se detuvo en construir soluciones de iluminación que permitieran evitar la sensación de estar en un subterráneo.


Undurraga fue contundente al señalar que, por las imposiciones de alturas y las características del territorio, el subsuelo que contempla la obra es tan relevante como la terraza superior verde, por lo se tuvo mucho cuidado en incluir espacios naturales y condiciones óptimas para la habitabilidad. Como ejemplo de esto, se detuvo en el diseño de la biblioteca, cuyo edificio cuenta con seis plantas, tres de ellas en subterráneo.


Hacia el final del webinar, se realizó una ronda de preguntas y comentarios del público, moderada por Mónica Álvarez de Oro, presidenta de AOA, e Yves Besançon, past president de la asociación. Revisa el webinar completo a continuación