• AOA

Un vistazo a tres edificios de departamentos que se salieron de lo común en Chile

Después de años de torres rígidas, estos proyectos innovan desde el diseño


La relación entre la inmobiliaria y la oficina de arquitectos es fundamental para que existan espacios para probar.



'En Chile hay varios proyectos residenciales interesantes. El tema es que en general son departamentos grandes o más caros', comenta Diego Rossel, arquitecto a cargo de Espacio Ñuñoa, uno de esos proyectos de vivienda masiva para la clase media que hay en Santiago que se sale un poco de la norma con una apuesta de diseño. Este edificio destaca en la esquina de Irarrázabal con Bustamante por la curva que forman sus balcones de distinto ancho

. ¿Cómo lo logró?

'A nosotros llegan muchas inmobiliarias pidiendo proyectos distintos. Pero para que funcione tiene que haber un buen clic entre el cliente (la inmobiliaria) y el arquitecto', explica. Dos en uno

'Es cierto que la posibilidad de que el arquitecto pueda expresarse se ve coartada por el negocio inmobiliario. Pero en nuestro caso somos una inmobiliaria que nace de una oficina de arquitectura. Entonces estamos generando una propuesta de valor como marca y nos autoimponemos que los edificios sean diferentes' asegura Sergio Pereira, arquitecto principal de Norte Verde, oficina detrás del edificio Ñuñoa Vive. 'Nuestro camino es mucho más llano que el de otros arquitectos. Y aunque siempre se prefiere la utilidad, nosotros pensamos que tener un valor agregado en el diseño es un buen negocio', agrega Pereira. Algo similar ocurre con Rearquitectura, oficina responsable del proyecto Lofts Plaza Yungay en Valparaíso, el que aunque de menor escala, responde a la realidad del plan regulador de dicha zona en Valparaíso, que no permite superar los cuatro pisos. 'Como somos gestores y arquitectos pudimos, darnos licencias y libertades para hacer algo más interesante y sacrificar rentabilidad en pos de realizar un proyecto más innovador', cuenta Cristián Barrientos, arquitecto, socio y gerente de Rearquitectura. Rentabilidad 'Hay miles de inmobiliarias que hacen miles de departamentos. Esa atomización ha generado un montón de factores para diferenciarse. El tamaño de los departamentos o las buenas terminaciones están muy parecidas. Y la nueva forma de diferenciarse del resto es mediante el diseño', agrega Pablo Larraín, socio de BL Arquitectos y ex presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos. 'Hay muchas empresas que están trabajando en edificios residenciales o de uso mixto, con áreas comerciales, que integran distintos estilos. Foster o Gensler, por ejemplo, que son dos grandes oficinas, están con proyectos en San Joaquín, La Florida o Recoleta. Entonces, si se escarba un poco, los nombres están y en Chile hay arquitectos de gran calidad", cierra Larraín.