• AOA

Recordamos a nuestro socio Sergio Alemparte Aldunate


Sergio Alemparte Aldunate

Arquitecto Universidad Católica de Chile 1951

(1927-2021)


Nuestra oficina fundada por Sergio y Tito hace 68 años, ha sido una escuela formadora de cientos de arquitectos que han trabajado con nosotros, muchos de los cuales aún nos acompañan.


Ernesto Barreda nos dejó en el 2014, Sergio Alemparte partió el 22 de Mayo pasado. Fue un arquitecto con mayúsculas, generoso en compartir y entregar toda su experiencia a los demás, fue un visionario y se preocupó de dar continuidad a la oficina incorporando a arquitectos más jóvenes que algún día tomarían el bastón de la posta que Sergio y Tito iniciaran en 1953.


Me tocó personalmente trabajar con él en proyectos emblemáticos como el Hotel Ritz Carlton, la Torre Centenario o Santa Augusta de Quintay. Cuando hicimos este último proyecto y el loteo Zapallar Norte, fuimos juntos a la obra todas las semanas, los viajes en auto a Quintay y a Zapallar eran muy conversados pero, si había algo que aprecié mucho en Sergio, fueron también sus silencios entre tema y tema. Sergio era de pocas palabras pero certero y preciso para hablar solo lo necesario. Si hay una característica que destacar como profesional, fue su rigurosidad pero no por ello fue menos creativo. Tenía aptitudes innatas para el dibujo y la acuarela, era un fanático de Wagner y su obra y cantaba en alemán algunas arias de sus óperas. Aún recuerdo como podía armar los planos de un hospital entero en un fin de semana en su casa, tenía un ordenador en su cerebro y una memoria como he conocido en pocos y junto a su gran sentido del humor era un deleite conversar con él.


También lo recuerdo con sus lápices rojos y amarillos, corrigiendo y revisando los planos de arquitectura y cálculo. Nada de BIM ni computadores, si bien respetaba las nuevas tecnologías, según él no había nada como el croquis y la mano alzada.

Todos los días hasta hace muy pocos años, Sergio llegaba a la oficina y recorría todos los tableros para estar al tanto de todos los proyectos, luego de ello recorría las oficinas de sus socios y conversaba con nosotros para informarse de la marcha de cada proyecto.


Para cada persona que lo conoció tuvo una atención especial por lo que cada uno de nosotros, podría escribir sobre diferentes experiencias y relatar personales atributos de este grande de la Arquitectura chilena.


En las obras se hacía respetar como se debe respetar al arquitecto sin embargo se le tenía cariño por su gran profesionalismo y calidad humana.


Como Sergio Alemparte ha habido pocos y nos hará mucha falta pero como a él le gustaba, seguiremos adelante con su oficina y su nombre con la que tuvo contacto muy directo hasta pocos días antes de su partida.


Yves Besançon Prats

Socio

Alemparte Barreda

Wedeles Besançon

Arquitectos y Asociados