• AOA

Reflexiones de su gestión como Presidenta AOA - Mónica Álvarez de Oro

La hoy pastpresident nos entrega una reflexión sobre lo que fue su gestión, marcada por la pandemia y por el cambio profundo que vivió nuestra sociedad como consecuencia, además de los desafíos que asumirá dentro de la AOA desde esta nueva posición.

Muy lejos de realizar una pausa, Mónica sigue con mucha energía trabajando por la Asociación: en esta primera semana asumió la dirección del Comité de Comunicaciones, rol que hasta ahora desempeñaba el actual nuevo presidente AOA, Pablo Jordán.


Les compartimos, en sus propias palabras, lo que fue el desafío de ser la primera presidenta de la Asociación en un periodo tan complejo.


¿Cuáles cree que fueron los principales hitos que marcaron su paso como presidenta de la AOA?

Sin duda, el principal hito fue la pandemia que recién estamos pasando. Estuvo presente en todo mi período como presidenta. Algunas veces en menor medida y otras recrudeciendo en forma intensa, lo que hizo que buena parte de la gestión girara en torno a ella. Nuestra forma de trabajar fue distinta, la de relacionarnos, nuestras charlas y capacitaciones, nuestras reuniones. Todo se vio modificado, lo que hizo que nos cuestionáramos en profundidad sobre muchos aspectos de nuestras vidas, la forma de habitar y de proyectar esos espacios, privados y públicos, incluso la manera de pensar y usar la ciudad que nos llevó a ser partícipes de diversas instancias de discusión al respecto. Ha sido, sin duda, un tiempo de introspección, de reflexión, que ayudó mucho en ciertos aspectos, pero que fue tremendamente incierto y duro en otros.


¿Cómo siente que ha cambiado la asociación cuya presidencia asumió y ahora está dejando?

Después de lo vivido, todos nuestros esfuerzos se han centrado, aún más, en mejorar la calidad de vida de las personas; de las personas que habitan nuestros proyectos, de los que los viven a diario, y también de nuestros asociados y de las personas que trabajan con nosotros.


Como AOA hemos destacado y realzado el rol social que cumplimos los arquitectos y lo hemos hecho propio, de forma explícita, con nuestro nuevo Comité de Vinculación Social.


Es un rol que no podemos olvidar nunca y que debemos mostrar con mucha fuerza. Los arquitectos tenemos una influencia directa en la calidad de vida de los ciudadanos y debemos tener clara conciencia de aquello.


En lo personal ¿Qué desafío significó ser presidenta de un gremio en un escenario tan complejo en lo general y lo profesional (efervescencia social, pandemia, incerteza jurídica)?

El representar a más de 200 oficinas de arquitectos, en un escenario tremendamente complicado y con past presidents inmensamente competentes, era sin duda, un desafío bastante atemorizante, pero en ese momento entendí que también era un deber aceptarlo, que los directores estaban confiando en mí para hacerlo y tenía que poner todo mi esfuerzo en hacerlo bien. De inmediato sentí el respaldo completo del directorio, reflejado en su esfuerzo y trabajo para sacar adelante sus comités y las labores que tienen en cada uno de ellos.


La verdad es que sólo fui coordinadora de profesionales muy talentosos y tremendamente dedicados.


Durante su gestión ¿Cómo siente que la AOA ha cumplido su rol ante los pares, las autoridades y la opinión pública?

Gracias al trabajo de todos a lo largo del tiempo, nuestra Asociación se ha ido fortaleciendo frente a la opinión pública, pasando a ser un actor relevante del medio. Los organismos públicos y privados no dudan en llamarnos a la hora de la toma de decisiones para consultarnos en diversas materias, por lo que nuestra voz es escuchada.


Todavía nos falta poder incidir en muchas políticas públicas que se trabajan a puertas cerradas y que, carecen del punto de vista de los profesionales que las ponemos en práctica. No claudicaremos en esto y seguiremos insistiendo para poder mejorar y aportar en temas que son relevantes para nuestro quehacer.


¿Cómo cree que aportó su presencia femenina a un gremio cuyo directorio ahora es casi un 50% paritario?

Espero haber representado bien a muchas arquitectas y, con ello, lograr que se estimularan a participar más activamente en la asociación, sus comités y directorio. Desde ya las animo a presentarse a ello. Creo que la empatía mueve mucho, y el mejor consejo que me dieron al asumir como presidenta es que fuera yo, que no tratara de hacerlo como los presidentes anteriores porque era una persona distinta; eso me relajó y me acercó mucho a nuestros asociados y asociadas. El estar siempre presente es una característica muy de mujer, que espero se percibiera así por parte de los asociados.


¿Cuáles son sus planes, ahora que pasará a ser past president de AOA?

Seguir trabajando igual, ahora en un plano más secundario, menos visible. Nuestro presidente y vicepresidenta saben que pueden contar conmigo cuando lo necesiten.


Como directora, estaré a cargo del comité de Comunicaciones, es un comité muy desafiante, que implica bastante dedicación y trabajo, que tiene grandes colaboradores y voceros que sin duda, facilitarán mucho mi quehacer.


Pero la verdad es que, no sé que voy a hacer con tanto tiempo libre…