• AOA

La dimensión gremial de la arquitectura y el urbanismo

Por Ignacio Hernández, past president de la Asociación de Oficinas de Arquitectos.


La creciente complejidad y tamaño de las ciudades, producto del gigantesco crecimiento de la población mundial y la incesante migración del campo a la ciudad que se ha venido manifestando crecientemente desde la Revolución Industrial, nos pone de manifiesto que nuestro aporte profesional como arquitectos y urbanistas, ineludible y muy importante desde nuestra propia praxis, tiene precisamente la limitación de la escala de nuestras obras. Por esta razón, no podemos ni podremos nunca abordar debidamente la influencia de nuestra disciplina en la dimensión política e intersectorial, si no lo hacemos unidos en colectivos gremiales capaces de influir en los distintos órganos públicos del Estado, así como instituciones y organismos privados de la sociedad.


Esta ha sido, desde su fundación hace ya 22 años, la razón por la que nace la Asociación de Oficinas de Arquitectos. Como colectivo que agrupa a una gran cantidad de oficinas artífices de una muy relevante proporción de las obras que se construyen en nuestro país, nos hemos orientado a colaborar e interceder ante los innumerables estamentos de nuestra sociedad responsables de legislar, normar, educar, regular y dirigir la evolución de nuestras ciudades, ejerciendo la dimensión política que nuestra disciplina nos impone: promover y fortalecer el valor trascendental de la arquitectura y el urbanismo en la sociedad, en búsqueda de mejores ciudades y territorios.


La ciudadanía demanda acceso a vivienda, ciudades y territorios dignas y justas, como derechos fundamentales. Hoy, más que nunca, esta realidad requiere esfuerzos más intensos en esta dirección, razón por la cual nos ponemos a disposición de las nuevas autoridades y demandamos respetuosamente que consideren las voces expertas en estos temas, muy en especial a la Comisión Constituyente, a los nuevos gobernadores y nuevos y nuevas alcaldes y alcaldesas. La nueva Constitución y la nueva gobernanza debe considerar muy seriamente, sin prejuicios y con altura de miras, estas voces expertas; nuestros ciudadanos lo necesitan y exigen.