• AOA

Opinión - El futuro de la segunda vivienda en Chile

Una de las locomotoras de nuestro mercado inmobiliario es la segunda vivienda, que muestra una franca expansión. Esta es una tendencia que se debe fomentar, no sólo por su importancia económica para el sector, sino porque es una señal palpable de la mejor calidad de vida de un segmento cada vez mayor de la población.


En efecto, la segunda vivienda pasó de ser un lujo a un elemento cada vez más importante en nuestra cultura. Las razones tradicionales para adquirir una segunda vivienda han sido dos: el recreativo y, en el caso de las segundas viviendas compradas en ciudades, el trabajo o estudio fuera del lugar de origen.


Sin embargo, hoy existe otro fenómeno, el vivir en la segunda vivienda, disfrutando de un ambiente de vida vacacional con acceso a instalaciones recreativas de todo tipo, entorno de tranquilidad y rodeado de naturaleza. Si bien estos proyectos se ubican fuera de la gran ciudad, están en relativa cercanía, lo que hace posible acceder fácilmente a fuentes laborales, centros educacionales, servicios e instalaciones importantes como aeropuertos.


El mercado respondió a esta necesidad con una mayor oferta de precios, y ahora se encuentran segundas viviendas desde UF 2.000 hasta niveles superiores a las UF 25.000, lo que echa por tierra el mito de que estos inmuebles son exclusivamente de algunos.


De acuerdo a un estudio de la Cámara Nacional de Comercio, la inversión inmobiliaria en segunda vivienda alcanzó los 
US$ 2.671 millones el primer semestre de 2012, incluyendo proyectos en ejecución como en estudio. Esta cifra representa un crecimiento del 4,5% frente a la inversión del mismo período del año anterior, lo que demuestra que nuestro mercado está listo para satisfacer esta nueva demanda.


Es importante destacar la actual política de fomento del acceso al crédito hipotecario que permite esta expansión del mercado al reducir los costos totales del crédito. Destaca la nueva licitación de los seguros obligatorios para créditos de este tipo. Las 37 licitaciones efectuadas entre julio y diciembre del año pasado provocaron una caída promedio de 59,53% en los precios de los seguros de desgravamen y de 24,23%, para los de incendio y sismo, beneficiando a cerca de 400 mil deudores hipotecarios.


Jaime Avilés, 

GERENTE ZONAL LA SERENA GOLF

Fuente: Diario Financiero