• AOA

Oficina Archipiélago: el espacio público como protagonista


Territorio y espacio público son conceptos centrales en el quehacer de Archipiélago (o Archplg), oficina que tiene como socios a la arquitecta Nicole Rochette y al artista visual Nicolás Sánchez.


Su trabajo, definido por ellos mismos como "consistentemente disperso", no tiene un área determinada -convencionalmente hablando-, sino que más bien consideran que desde sus disciplinas, y a través de la colaboración flexible con distintos profesionales, son capaces de abordar ámbitos en apariencia tan diversos como el diseño de un objeto y el análisis de grandes paños de territorio.


“Quizás el campo dentro del cual se mueve nuestra práctica se dibuja desde una comprensión estética particular, pero también desde profundas convicciones sobre el habitar. Consiste en una mirada sobre el territorio donde el rol del espacio público toma protagonismo en cada decisión de proyecto, subvirtiendo o invirtiendo su función habitual para dotarlo de contenido y valor”, explican los profesionales, ambos egresados de la Pontificia Universidad Católica de Chile.


En los últimos años, Archipiélago ha participado de distintos concursos en los cuales el espacio público ha sido protagonista, como el Concurso de ideas "Redes Peatonales para Antofagasta" (2016), organizado por CREO Antofagasta, el Minvu y la Municipalidad de Antofagasta, donde obtuvieron el primer lugar en colaboración con los arquitectos Camila Romero y Diego Miranda.


La iniciativa, que contó con el patrocinio de la AOA y el Colegio de Arquitectos, tenía como objetivo poner en valor las conexiones de cerro a mar de la ciudad y promover la consolidación de redes peatonales con un alto nivel de infraestructura y equipamiento, solucionando conflictos de conectividad y mejorando la calidad de los espacios de encuentro y circulación.

“El proyecto planteado pone énfasis en privilegiar al peatón tanto a lo largo de los paseos como en los cruces de mayor complejidad, en los cuales se plantean distintas soluciones que permiten transformar un cruce vial o ferroviario en un espacio público integrado a su entorno urbano”, explica Rochette.


Otra participación destacada de esta oficina fue la que tuvieron en el Concurso "Parque Observatorio Cerro Calán", organizado por la Municipalidad de Las Condes en colaboración con la Universidad de Chile y la Fundación Cerros Islas, donde lograron el segundo lugar, con un equipo conformado junto al ingeniero forestal Daniel Green y las arquitectas Montserrat Castro, Begoña Uribe, Antonia Cabezón y Antonia Sánchez, además de 15 especialistas.


"El certamen tenía por objeto recuperar 45 hectáreas del cerro como un espacio de naturaleza inmerso en la ciudad, creando un parque a escala metropolitana abierto a todo público", sostienen.


"Por tanto -agregan-, se planteaba el desafío de cómo un espacio se abre para el uso público y al mismo tiempo se resguardan y protegen sus ecosistemas naturales".


Además de estas obras, Nicole Rochette tuvo la oportunidad de desempeñarse como directora de proyectos en Fundación Mi Parque, un modelo para construir y mantener parques comunitarios en barrios vulnerables; y en el desarrollo del Parque Estadio Nacional junto a Teodoro Fernández Arquitectos, luego de ganar un concurso internacional para el complejo deportivo de 64 hectáreas.


Nicolás Sánchez, en tanto, lidera desde 2004 el estudio de fotografía industrial, arquitectura y paisaje Entre las piedras, plataforma desde la cual lleva adelante investigación y desarrollo de tecnologías de registro fotográfico.


Aportar desde la experiencia


Miembros de AOA desde este año, los socios de Archipiélago comentan que "siempre hemos seguido de cerca las actividades y publicaciones que realiza la Asociación. Este año nos invitaron a participar formalmente como socio AOA por medio de la Beca Amigos de la Ciudad & Territorio, y esperamos poder ir fortaleciendo nuestro involucramiento y aportar desde nuestra experiencia".


Al ser consultados sobre su cultura de trabajo y cómo se relacionan con los clientes, Rochette y Sánchez afirman que "como la mayoría de las prácticas contemporáneas, existe poca diferenciación entre lo doméstico y lo laboral. Vemos nuestra práctica como una extensión de nuestro quehacer doméstico, sin que por esto se vulnere el debido espacio de ocio y recreación".


En ese sentido, remarcan que "buscamos tener una estructura lo más flexible posible, atendiendo además a la rapidez con la que cambian los patrones de trabajo en la actualidad. Creemos en la colaboración por proyecto, lo que permite crear asociaciones idóneas para los distintos desafíos que se nos presentan o nos proponemos".


"Asimismo -complementan-, no respondemos al modelo de trabajo tradicional donde hay un cliente que origina un encargo al cual responder, sino que buscamos ser parte de la gestión de estos, en un constante ir y venir de ideas".


Por último, los socios entregan su visión de la realidad nacional, sus desafíos y principales oportunidades: "Sin pretender hacer un diagnóstico demasiado acabado, creemos que si bien contamos con un territorio con mucho potencial, hay demasiados esfuerzos que se pierden. Hemos sido testigos, por ejemplo, de cómo se realizan innumerables concursos de arquitectura públicos de alta calidad, que movilizan a muchísimos profesionales e instituciones, para luego no hacer nada. Hay talento y energías de sobra, pero es fundamental que se canalicen adecuadamente para poder empezar a ver los cambios que se esperan en la ciudad".