• AOA

Mesa de trabajo público privada MOP-AOA-CA: Avances y desafíos

Los concursos de arquitectura, especialmente para proyectos de edificación pública, siempre han sido un tema de interés central y preocupación permanente para la Asociación de Oficinas de Arquitectos. Así es como la asociación ha sido parte integrante, junto con el Colegio de Arquitectos (CA), de una mesa de trabajo con la Dirección de Arquitectura del MOP cuyo objetivo es mejorar la calidad de las obras públicas, lo que ha incluido una exhaustiva revisión de los sistemas que rigen la participación de los arquitectos en las licitaciones del ministerio y otros organismos del Estado.


El rol de AOA ha sido aportar el conocimiento técnico para que este sistema no solo vea modificaciones en sus aspectos operativos, sino que la reformulación se realice desde su base. Esto permitiría estandarizar los tipos de propuesta y los honorarios, especialmente a través de la unificación de los llamados a concurso y el diseño de fórmulas que aseguren una participación esencial de la arquitectura en la planificación de la infraestructura pública.

Yves Besançon ha sido uno de los representantes de AOA presentes en esta mesa de trabajo. En esta entrevista, entrega detalles del trabajo llevado a cabo.


¿Desde cuándo existe la mesa de trabajo MOP-AOA-CA y quiénes participan por parte de la asociación?


Esta mesa existe desde hace siete años y se formó para revisar las condiciones de contratos de licitaciones y concursos a los que el Ministerio de Obras Públicas MOP somete a los arquitectos para edificaciones públicas. Durante todo este tiempo, hemos sostenido reuniones con los diferentes ministros de la cartera, los directores generales de Obras Públicas y los directores de Arquitectura y sus equipos, por lo que esperamos tener prontas soluciones a nuestras demandas.


La AOA y el Colegio de Arquitectos son parte integrante de esta mesa, en la que se han tratado temas relevantes para el ejercicio de nuestra profesión, como la poca valoración que tiene la arquitectura en las licitaciones públicas vía decretos 108 y 48, en las que la parte económica prima por sobre el diseño. Además de lo anterior, hemos hecho saber que, según nuestra opinión, existen serios problemas de incumplimiento de leyes y normativa vigente, ya que no se respeta la propiedad intelectual, obligando a los autores cederla al ministerio en cada contrato que se celebre. También hemos señalado que no se respeta lo establecido en la ley y la Ordenanza General de Urbanismo y Construcciones respecto a las obligaciones de los arquitectos en cuanto a la supervisión de la construcción de su proyecto y la recepción final de éste.


¿Cuáles han sido sus principales avances? ¿Cuáles son las tareas específicas que ha realizado AOA y qué resultados se han obtenido?


El avance ha sido acompañado de mucho entusiasmo, pero con resultados mínimos hasta ahora. Esto ha sido así por lo complejo de hacer modificaciones a un sistema estatal que está enfocado en la parte financiera y no en la calidad de los proyectos de arquitectura.


Gracias a que hemos retomado con fuerza nuestras reuniones quincenales con la Dirección de Arquitectura del MOP, estamos viendo luces al final del túnel que son muy positivas, como el llamado en el corto plazo a cuatro concursos públicos de arquitectura en proyectos interesantes tanto en Santiago como en regiones.


Otro aspecto que es una buena noticia es que en las comisiones evaluadoras de las licitaciones del MOP podrá participar un arquitecto con derecho a voz y elegido de entre una lista de profesionales del Colegio de Arquitectos y la AOA. Además, se está retomando el tema de los honorarios que se paga a los arquitectos por parte del MOP, los que son muy bajos y no atraen la participación en las licitaciones. Para ello, estamos elaborando un completo análisis de los montos que deben considerarse para honorarios, según el tipo de proyecto y según el tamaño de las obras.


¿Por qué es relevante que los arquitectos participen en las comisiones de evaluación y como jurados en los proyectos de infraestructura pública?


La participación de los arquitectos, tanto en las comisiones de evaluación de licitaciones como en los jurados de los concursos, es vital para transmitir transparencia y para seleccionar a los mejores proyectos por los pares, basado en su mérito arquitectónico y valorizando el diseño por sobre otras consideraciones para así lograr una buena arquitectura pública. Esta opción ha sido propuesta por el director de arquitectura del MOP, el arquitecto Raúl Irarrázabal, y será un gran avance para colaborar en la calidad de los proyectos seleccionados.


¿Por qué es relevante que los profesionales del sector se incorporen a los registros del Minvu y el MOP?


Uno de los aspectos que estamos estudiando con el MOP es la falta de interés por parte de las oficinas de arquitectura para inscribirse en los registros del ministerio. Para ello, como dije anteriormente, estamos viendo un nuevo listado de honorarios que contemple una justa retribución por el trabajo encomendado y además incorpore el valor real de todos los honorarios profesionales que se solicitan, tanto los de los arquitectos como los de los cada vez más numerosos especialistas requeridos.


Otro factor es ver la manera de simplificar el sistema de inscripción en cada categoría, que actualmente es muy burocrático y demoroso.


¿Cuál es la labor que ha realizado AOA respecto a la modificación de decretos? ¿En cuáles se ha trabajado y cuál es su estado de avance?


En los decretos que estamos trabajando son el 108 y el 48. Es una larga y tediosa tarea, porque es un tema complejo y que está instalado en el ministerio muy firmemente. Sin embargo, hemos encontrado receptividad para estudiar algunas modificaciones que están en desarrollo por parte nuestra, particularmente por Jose Ramón Ugarte y el Comité Normativo de AOA.