• AOA

Mónica Álvarez de Oro y la exportación de servicios: “Sin duda, la resiliencia es un atributo país”

Aunque la pandemia pareció hacer un paréntesis en el desarrollo de los países y sus relaciones políticas, comerciales y sociales, el panorama post Covid invita a reflexionar sobre cómo reanudar lazos que benefician a Chile. Específicamente en la exportación de servicios de arquitectura, se avizora una oportunidad.


La presidenta de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), Mónica Álvarez de Oro, pone el acento en la necesidad de aprovechar esta ventana, considerando atributos que han hecho reconocible el trabajo de profesionales chilenos en el exterior y las nuevas formas de vincularnos que nos deja el Covid.


¿Cuál es la imagen del país en el ámbito internacional?

Chile se ha proyectado en los últimos 30 años como un país seguro, políticamente estable, con gran desarrollo económico y, por lo tanto, atractivo para la inversión. Sin embargo, en estos últimos años, se ha transparentado la gran brecha social que seguimos teniendo y en la que debemos trabajar para reducir.


¿Cuáles son los principales atributos que llaman el interés de los sectores chilenos?

Esa solvencia, estabilidad, responsabilidad con que nos perciben, son grandes atributos que se han ido forjando a través de muchos años, y que debemos tratar de mantener. Un país que, a pesar de tener grandes desafíos naturales y mantener problemas sociales, es capaz de resolverlos, de la misma forma responsable como desarrolla sus políticas internas, sin caer en demagogias. Sin duda, la resiliencia en un atributo país.


¿Cuál es la oferta exportable que tienen los distintos sectores de la arquitectura?

La arquitectura chilena es exportable en su totalidad. Como país, tenemos experticia en diferentes temas, sin embargo, la arquitectura se ha posicionado como de gran calidad a nivel mundial. Es austera, racional, de gran belleza y elegancia, sin aspavientos ni elementos innecesarios.

¿En qué áreas de la arquitectura se destaca Chile?

Sin duda, el ser un país sísmico y con excelentes resultados en nuestra edificación para enfrentar terremotos, nos destaca a nivel mundial. Este es un atributo que pocos países han desarrollado, la arquitectura se piensa desde las primeras ideas e imágenes en un papel, con una estructura que soporte los sismos. Eso, que pareciera ser una obviedad, en nuestra experiencia hemos notado que no es común en el ejercicio profesional en otros países donde, una vez que se define la arquitectura, esta puede sufrir muchos cambios con la intervención de la ingeniería. Sin duda, esa capacidad de generar un diseño sistémico es un atributo exportable.

Por otro lado, tenemos un país con una diversidad enorme de climas y condiciones geográficas, por lo que entendemos y sabemos cómo enfrentar estos desafíos en otros lugares. Esto, sumado a una búsqueda de la belleza en una arquitectura racional, son atributos ganadores.


¿Por qué muchas empresas extranjeras están prefiriendo hacer negocios con Chile en lugar de otros países?

Por todo lo expuesto anteriormente y porque, sin duda, somos un país que va primero en el desarrollo inmobiliario y de infraestructura, entre otros ítemes, marcando una diferencia en nuestro entorno más cercano que es Latinoamérica.


¿Cuáles son los desafíos que se ven en el camino en el comercio internacional?

El mayor desafío en la exportación: saber leer el mercado del país donde se exporta. En la arquitectura no es fácil entenderlo a cabalidad, ya que es una suma de factores diferentes que en conjunto conforman un proyecto. La arquitectura es un arte holístico, complejo, de muchas aristas.


Teniendo en consideración el panorama post Covid ¿Qué nuevas innovaciones, en el área de la arquitectura, están apareciendo en el camino?

Sin duda, el teletrabajo y las reuniones a distancia son una gran ayuda al momento de exportar servicios profesionales, la optimización del tiempo y de los recursos, donde se va a viajar con menor frecuencia, ayudan a bajar costos y ser más competitivos. Todos elementos que ya usábamos y existían, pero no eran tan masificados como ahora.


¿Cuáles son las cosas positivas que ha dejado el Covid en el ámbito de la creación de nuevos negocios?

Ambas cosas han contribuido a una relación más fluida con clientes en el extranjero, así como a generar asociaciones estratégicas con oficinas en otros países. Ya no son absolutamente necesarios los viajes, las reuniones presenciales o tener presencia física en otro país, para poder exportar servicios profesionales.


¿Por qué es importante la internalización para las empresas chilenas?

Chile tiene un mercado pequeño para la arquitectura, por ello es importante buscar en el extranjero mercados abiertos, crecientes, donde podamos exportar nuestra experiencia y generar nuevos ingresos y sin duda, un nuevo y enriquecedor aprendizaje.