• AOA

Mónica Álvarez de Oro: El gran desafío ha sido mantenernos unidos para defender lo que nos preocupa

Para la presidenta de la Asociación de Oficinas de Arquitectos el 2021 fue un año desafiante, pero fructífero para la asociación que lidera. Pese al contexto de pandemia, la entidad gremial logró sumar a nuevos socios, fortalecer su Comité Normativo, publicar dos nuevas ediciones de su emblemática revista, crear el Comité de Vinculación Social y participar del debate constitucional.


En esta entrevista, Mónica Álvarez de Oro comenta los hitos del trabajo desarrollado por la AOA y delinea los retos que vislumbra para 2022, entre ellos subsanar el problema de déficit de viviendas.


¿Cómo resumiría este año para la AOA y su trabajo gremial? ¿Cuáles fueron los énfasis?


En 2020, muchos de nosotros pensamos que el 2021 sería un año menos complejo que el anterior, sin embargo, la pandemia rebrotó por largos períodos nuevamente. Una de las grandes ventajas de la AOA es unir a nuestros asociados, y el hecho de no poder juntarnos presencialmente es, sin duda, algo que extrañamos todos y ha sido un duro factor de este tiempo.


La palabra gremio viene del latín “gremium”, que significa regazo, lugar donde se recogen o sustentan personas agrupadas, por lo que el estar juntos y unidos es central para nuestra asociación. Uno de nuestros principales énfasis fue ese: el no perder el contacto, el tratar de mantenerse presente entre nuestros asociados, y esto nos llevó a poner en marcha diferentes formas de comunicación posible, gran ventaja de nuestro tiempo. Creamos el WhatsApp institucional, que siendo una herramienta muy simple, nos acercó a nuestros asociados y además, a mantener contacto entre ellos; seguimos fuertemente con las capacitaciones de los días viernes, que han sido un tremendo éxito; renovamos y reforzamos nuestra agenda semanal de los lunes; mantuvimos la comunicación directa de los comités con nuestros asociados vía mail y enviamos correos desde la presidencia de la AOA cuando estos son urgentes.


El gran desafío de estos dos años ha sido el mantenernos unidos para defender y difundir los temas que nos interesan como asociación: nos hemos esforzado mucho para hacerlo y me parece que lo hemos logrado, con dificultades, desaciertos, equivocaciones, pero creo que finalmente el resultado ha sido positivo.

¿Qué actividades e iniciativas fueron las más relevantes y las que marcaron el quehacer de la asociación?


Para nuestra asociación, el Comité Normativo es central en su quehacer, columna vertebral de nuestro interés y es en éste donde hemos puesto nuestro máximo esfuerzo. Este año, para reforzarlo, contratamos una asesoría permanente, la abogada Marcela Rivas, quien nos apoya en todas nuestras iniciativas con el Minvu.

En este tema ha sido fundamental nuestra postura frente a la modificación de la reglamentación térmica, impulsada por el Ministerio de Vivienda y que causa gran daño a la habitabilidad y forma de vida de los ciudadanos, además del perjuicio que le genera a nuestra profesión directamente. Fuimos capaces de liderar una carta firmada por 863 arquitectos, entre los cuales firmaron nueve de los diez premios nacionales de arquitectura con vida y que fue presentada al Ministerio, acción nunca antes vista, demostrando el error de concepto que tiene el decreto en trámite.

Por otro lado, seguimos con los Diálogos Constitucionales que iniciamos el año pasado y que nos prepararon para ir a exponer nuestras propuestas a la Convención Constituyente el 20 de diciembre y para elaborar un planteamiento escrito.

Pero no quiero dejar de lado a todos los otros comités que han seguido trabajando intensamente. Asociados y Servicios organizando charlas, conversatorios y capacitaciones, además de captar nuevas oficinas asociadas. Comunicaciones con nuestra agenda semanal y todos los medios disponibles para comunicarnos entre nosotros, además de crecer exponencialmente en nuestras apariciones en prensa, lo que nos da visibilización y nos posiciona como referentes.


Financiamiento y Administración ha tenido un enorme trabajo reestructurando gastos e ingresos. Publicaciones y Editorial es responsable de nuestra gran Revista AOA, la que se ha transformado en objeto de culto y está pronto a publicar su segunda edición del año, manejando un sinnúmero de inconvenientes propios del desabastecimiento de materias primas que estamos viviendo.


Concursos ha seguido organizando competencias icónicas en nuestro país, además de apoyar y ayudar en diferentes concursos organizados por el Estado. Globalización y Misiones sigue organizando anualmente, junto a ProChile, la Feria de Exportación de Servicios año a año y está estructurando las futuras misiones de la asociación, junto a la creación de una nueva misión dentro de nuestro país que tendrá por nombre “Misión Patrimonial”.

Pero sin duda, personalmente, ha sido un hito este año haber podido crear y dar forma al nuevo Comité de Vinculación Social, que acercará a nuestra asociación, en forma constante, al trabajo social, a las personas que más necesitan de nuestro servicio. Es una ayuda directa, sin intermediarios y más cercana a las comunidades. Aprovecho esta oportunidad para hacer un llamado a nuestros asociados a colaborar con este comité, necesitamos mucha ayuda y ganas de sacar adelante los proyectos que tenemos.

¿Cuántas oficinas se sumaron este año a AOA? ¿Qué análisis hace de eso?


Quiero destacar que este año 2021 se sumaron once nuevas oficinas a nuestra Asociación, número por sobre el promedio de inscripción; el año pasado, por ejemplo, se sumaron ocho y el 2019 se inscribieron nueve oficinas.


Esto se puede explicar por varios motivos. Creo que el primero y principal es la necesidad de asociatividad que tienen todas las personas, de actuar en conjunto para que su voz se escuche más fuerte. En general, todos en nuestras oficinas tenemos problemas parecidos y la solución a ellos es más fácil, indiscutiblemente, cuando se trabaja en conjunto.


Otro factor muy importante es que el Comité de Asociados y Servicios ha liderado, con gran éxito, una búsqueda de oficinas jóvenes que se han asociado, participando activamente en todas nuestras actividades.

No menos importante es nuestra visibilización, cada vez mayor en el medio y en la opinión pública, además del reconocimiento que hemos logrado alcanzar frente a nuestros pares.

Nuestra mayor riqueza como asociación son justamente nuestros asociados. Es vital para nosotros que sigan sumándose nuevas oficinas de arquitectura, oficinas consolidadas, pero por sobre todo, oficinas jóvenes que inicien una renovación natural dentro de nuestro gremio.

¿Qué planes y desafíos vislumbra para 2022?


Este año comienza con un nuevo aire en muchos aspectos para nuestro país y el mundo. Para los chilenos, con un nuevo gobierno y próximamente una nueva Constitución, y para el mundo, con una ansiada apertura en nuestra movilidad y una economía distinta. Frente a estos escenarios, los desafíos son muchos y muy grandes como asociación y siempre los enfrentaremos de manera propositiva.


Uno que debemos abordar con celeridad es la existencia de un gran déficit de vivienda en nuestro país, el que esperamos poder enfrentar junto al nuevo gobierno de forma colaborativa. En esto no hay que seguir perdiendo el tiempo y la clave para solucionarlo es formando alianzas público-privadas que logren disminuirlo y eliminarlo en el menor tiempo posible, sin dejar de lado todos los aspectos que se requieren para ello. Esta no es sólo una solución cuantitativa sino multifactorial.


Debemos también seguir insistiendo en la solución de temas que nos perjudican como gremio (decreto de calidad, reglamento térmico, diversas circulares DDU, etc.), pero que por sobre todo, perjudican la calidad de vida de las personas en su globalidad. El atraso en un permiso de edificación no solo perjudica al arquitecto autor del proyecto, perjudica al trabajador de esa futura obra que no comienza, al futuro propietario de esa vivienda que no se entrega, etc.


Enfrentar nuevos retos es siempre desafiante y estimulante, por lo que estamos llenos de energía y con la mejor disposición para hacerlo.