• AOA

La visión de los coorganizadores del PAU en el contexto actual

Desafíos y debates urbanos que vivimos como país


La alta convocatoria y la gran variedad y calidad de los proyectos fueron los tópicos que marcaron la versión 2020 del Premio PAU. Sin embargo, el contexto actual nos hace reflexionar sobre diversas temáticas, especialmente en innovación, sustentabilidad e integración.


Por sexto año consecutivo se desarrolló el Premio Aporte Urbano, iniciativa que impulsa y promueve la Cámara Chilena de la Construcción, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU) el Colegio de Arquitectos, la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), y que tiene por objetivo reconocer, destacar e incentivar aquellos proyectos que constituyen un aporte a las ciudades chilenas y a la calidad de vida de sus habitantes.

Sin embargo, el contexto actual es diferente. Desde hace más de un año que estamos viviendo diversos cambios sociales impulsados por el estallido social del 18 de octubre de 2019, y en marzo todo lo que desencadenó la pandemia del COVID-19 en Chile y el mundo. Es por ello, que esta versión 2020 del PAU tiene una connotación distinta, y sus coorganizadores nos entregan su visión sobre la relevancia de este reconocimiento en el contexto actual. Pensar la ciudad

Premiar a quienes realizan aportes urbanos es muy significativo, y así lo mencionó Felipe Ward, ministro de Vivienda y Urbanismo, quien durante la ceremonia PAU 2020 recalcó la trayectoria del premio y de quienes han participado. "Creo que pensar la ciudad, desarrollar la ciudad, construir ciudad, pensar en aumentar las garantías dentro de la ciudad para las personas a propósito de lo que está ocurriendo en el país es fundamental. El premio PAU es una instancia muy importante, única y como Ministerio de Vivienda y Urbanismo, nos sentimos tremendamente orgullosos de estar presentes en esta edición", argumentó.

Por su parte, Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios (ADI), recalcó la relevancia de esta versión del premio PAU, que demuestra que aún en las condiciones de intranquilidad social y pandemia, con sus enormes efectos para la actividad inmobiliaria, se pueden desarrollar proyectos de calidad y que sean un aporte a la ciudad.

"Para la ADI tienen enorme relevancia todos los premios, pero en especial los de Densificación Equilibrada e innovaciones sociales urbanas, ya que confirman una vez más que la densificación y el aporte urbano pueden y deben ir de la mano, para una mejor ciudad. Instamos a todos los ganadores y nominados que perseveren en esta visión de integrar creativamente las exigencias de crecimiento de la ciudad con el adecuado equilibrio que respete los barrios".

Otro aspecto relevante de este reconocimiento es el foco a los beneficiaros de los proyectos. En esa línea, Sergio Baeriswyl, presidente del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU), hizo hincapié en la integración social y descentralización.

"Reconocemos la vigencia y solidez de este premio que por sexto año consecutivo distingue obras que aportan en la planificación de ciudades con foco en las personas y en relación a los principios de la Política Nacional de Desarrollo Urbano, como la integración social, descentralización, equilibrio ambiental, patrimonio y desarrollo económico. Todos ámbitos trascendentales frente a los desafíos y debates urbanos que vivimos como país", puntualizó.

La opinión de un jurado y ganador

A Humberto Eliash, presidente del Colegio de Arquitectos y miembro del jurado de PAU 2020 le ha tocado varias veces ser jurado, y este año no fue la excepción. Asimismo, el arquitecto también estuvo en el pódium de los galardonados el año 2017 con el proyecto Restauración Iglesia y Monasterio del Buen Pastor - San Felipe, y su visión se relaciona con la nueva categoría de Innovación. "En esta versión no se notó la baja en la actividad producto de la pandemia. La cantidad de proyectos en todas las áreas fue muy alta. Me sorprendieron gratamente los muchos proyectos de espacios públicos que estuvieron presentes, ya que destacan por su variedad y calidad", señaló; y agregó: "Este año creamos una nueva categoría, Innovación Social Urbana, y no sabíamos la respuesta que iba a generar. Sin embargo, fue muy exitosa, llegaron muchos proyectos, y tendremos que estudiar mucho más, porque la innovación es muy amplia".


Recuadro


Lo esencial


Mónica Álvarez de Oro, presidenta de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), cree que el PAU es relevante, porque reconoce proyectos que impactan de manera positiva a nuestro entorno, al desarrollo urbano y a la calidad de vida de las personas. "Tras un año que ha sido difícil no solo a raíz de la pandemia, sino marcado por las demandas por ciudades más justas e inclusivas, enriquecer los centros urbanos con obras que vayan más allá y sean un aporte a la comunidad y a la infraestructura urbana es más importante que nunca", dice la arquitecta.


La Tercera - Premio Aporte Urbano 2020

Por. Romina Jaramillo di Lenardo