• AOA

Germán Squella: “En esta organización podemos tener una mirada conjunta del territorio nacional”

Con una propuesta que hace énfasis en la participación como agente de cambio y en el aporte de las regiones al ejercicio de la Asociación, Germán Squella se presenta como candidato a integrar el directorio de AOA.


Arquitecto y magíster en arquitectura de la Pontificia Universidad Católica, además de doctor del Departamento de Urbanismo y Ordenación del Territorio de la Universidad Politécnica de Cataluña, en su trayectoria se cuenta haber sido académico y conferencista, mientras que trabaja en forma independiente junto a sus socios en su oficina particular, Squella Arquitectos, en diferentes estudios y proyectos en escalas del conjunto urbano como del proyecto individual.


En esta entrevista ahonda en sus motivaciones para participar del proceso eleccionario al interior de AOA, en el desafío de desarrollar planificadamente los entornos a lo largo del país y en su propuesta colaborativa “Plataforma de Servicio Ciudad”.


¿Hace cuánto decidiste asociarte a la AOA y por qué?


Participamos como oficina hace más de diez años. Vimos que era importante y necesario debido a que lo entendemos como un deber con nuestra profesión y con nuestro gremio.


Vimos un espacio donde poder participar recibiendo lo que nos da la Asociación y al mismo tiempo, un lugar donde poder entregar desde nuestra experiencia, la que es compartida en el ejercicio diario al interior de cada oficina y que se ve potenciada en el contexto de las oficinas que integramos la AOA.


¿Qué valor le ves a pertenecer a esta organización?


Más bien lo vemos como el valor de participar. Vivimos generalmente recibiendo beneficios que otros nos entregan y no vemos que somos también responsables de dar estos mismos servicios.


Es un trabajo que se retroalimenta y se retribuye en los tiempos en que cada uno participa aportando conocimiento, experiencia, inquietudes y propuestas, intentando dar respuestas concretas a los propios encargos que se generan en el interior de la AOA, como también estando atentos y observando los requerimientos -a veces invisibles para algunos- de las necesidades ciudadanas en todos los ámbitos donde nosotros como arquitectos podemos y debemos aportar.



¿Por qué decidiste dar un paso más activo en la organización y postularte al directorio?


Me motivé especialmente porque es necesario saber que las asociaciones dependen de todos sus integrantes, y no solo para recibir lo que nos entregan sino también para aportar en lo que sea necesario, y en esta tarea somos todos responsables.


La AOA ha tenido desde su fundación el importante aporte de los distintos directores que han hecho una infinita labor y es deber de nosotros mantener estos proyectos en continuidad, junto con las propias tareas diarias, que necesitan un compromiso de todos nosotros participando en cada uno de los comités, como también en el directorio, el que se va renovando cada cierto período. Esto permite también que los anteriores directores, puedan desarrollar nuevos roles en esta gran tarea común.


Todos debiéramos participar, y en esta oportunidad se renovará parte del directorio y esto se repetirá en forma permanente en el tiempo. Es una renovación natural de participación y servicio.


También me motivé porque en la AOA existe la posibilidad de establecer equipos de trabajo representando las distintas regiones del país, que nos permitirían tener respuestas a las problemáticas en las que nos enfrentamos permanentemente como son los distintos accidentes naturales que vivimos y que sabemos cómo nos afectan. Y para prevenir esos momentos críticos, deberíamos aportar con propuestas y estudios que orienten en la planificación de las ciudades.


Los arquitectos tenemos que aportar y aún más como organización de oficinas asociadas. Debemos estar preparados para enfrentar con propuestas planificadas estas amenazas que se transforman en catástrofes para distintas localidades del país, como lo hemos vivido tantas veces en los terremotos, inundaciones, aluviones entre otros. Somos un país muy frágil y en conjunto con las instituciones del estado debemos prepararnos y apoyarnos en forma permanente con proyectos y soluciones anticipadas.


Por otra parte, en esta organización de oficinas profesionales, podemos tener una mirada conjunta del territorio nacional. Nos tenemos que preparar para dar respuesta a las problemáticas futuras del desarrollo de las ciudades, desde el estudio de modelos habitacionales de emergencia, para las situaciones críticas como comentaba recién. Como también preparar visiones de habitabilidad en los barrios, en la planificación de una sana distribución del equipamiento y servicios, una equilibrada densificación habitacional, en conjunto con una conciencia del espacio público y su buen uso, donde el espacio de la calle tenga la posibilidad de conectarse con los sistemas de plazas y parques, con senderos peatonales y para bicicletas, dando continuidad a los distintos barrios de las ciudades, como también cuidar el uso correcto del auto, acompañado de los sistemas necesarios de transporte público.


Bueno, todo esto que vemos que ya se ha logrado en infinitas ciudades en otros países, y que son necesarios referentes que seguiremos estudiando y analizando, apoyados por el comité de Globalización y Misiones, para que podamos seguir aprendiendo y desarrollando lo que ya se ha empezado en nuestro país, pero que todavía nos queda mucho por recorrer. Y poder lograr con la participación de todos los que habitamos las ciudades, la ciudad que queremos, con la voluntad de todos; el estado, el mundo privado, el mundo académico, los técnicos y profesionales del país. Esto es finalmente uno de los propósitos que se trabajaría en la creación de esta nueva Plataforma de Servicio Ciudad.


En tu propuesta de candidatura hablas de recoger las inquietudes de los socios y darles forma a través del trabajo que se realiza en los comités ¿Cómo crees que se puede agilizar este proceso o hacerlo más efectivo?


Creo que en las condiciones que vivimos hoy, donde hemos aprendido que es posible mantener la comunicación por los medios que se han ido implementando, que aunque existían, no nos eran tan comunes. Entonces, ocupando estos mismos medios, la idea sería hacerlo en forma ágil por reuniones online programadas durante las primeras semanas y en forma libre recibir cada uno de los comentarios y las inquietudes que evidentemente existen desde las distintas perspectivas de cada oficina pertenecientes a cada una de las regiones del país.


Se formaría en una primera etapa un ciclo de reuniones online con cada una de las oficinas y después se armarían reuniones por grupos según las materias que correspondan.


Posteriormente, se establecerían encuentros programados permanentes para tener continuidad en la necesaria comunicación de todas las oficinas que pertenecemos a la AOA.


Y en forma paralela, abrir un canal de comunicación permanente donde se puedan recibir tanto las inquietudes y necesidades, como también los comentarios y potenciales proyectos que se puedan desarrollar, todo esto por medio de los equipos de trabajos que ya existen en los distintos comités y que se irán reforzando. Además, ver la posibilidad de generar y consolidar nuevos equipos de trabajo.


También hablas de integrar el trabajo y las necesidades de las regiones, tanto para los socios como para los ciudadanos ¿Crees que AOA tiene la capacidad de para extenderse de forma efectiva por todo el país y cuáles son las tareas para lograrlo?


Claro, pienso que la AOA tiene las posibilidades y las capacidades para este propósito, y es también una necesidad recoger las inquietudes y requerimientos de las regiones que muchas veces no logran compartir con lo que se vive en la zona central del país y específicamente en Santiago, donde se concentra el mayor número de habitantes como también el mayor número de oficinas asociadas.


Las tareas para lograr este conocimiento de la realidad que se experimenta en las distintas regiones del país, empieza primero como comentaba en la pregunta anterior, con este ciclo de reuniones que se harán para conocer la situación específica de cada lugar donde cada oficina asociada podrá dar cuenta de esta realidad en los distintos aspectos de la sociedad.


Será un informe, desde la perspectiva de cada realidad, acompañado de lo que se deberá recopilar de los municipios, de los distintos departamentos de los ministerios de Vivienda y Urbanismo y Obras Públicas, que nos puedan informar lo más detalladamente sobre esta realidad. Como también las distintas fundaciones sociales y religiosas, que tiene contacto directo con las necesidades locales y con cada una de las personas necesitadas. Será finalmente un documento consultable y de renovación permanente según los nuevos requerimientos propios del dinamismo de la ciudad cambiante y creciente.


Todo esto con el propósito de tener conocimiento y consciencia de las necesidades ciudadanas, que en parte pueden tener respuesta desde soluciones aplicadas a las políticas públicas en conjunto con la contribución del material de estudio en el desarrollo de los planes reguladores, complementados con propuestas de soluciones específicas por sectores, entregando alternativas para ocupaciones tanto habitacionales, de equipamiento en general, institucionales, como del espacio público en todas sus escalas. Problemáticas y necesidades que la ciudad nos presenta en forma permanente y que los arquitectos debemos enfrentar.


Hemos visto un importante proceso de descentralización, no necesariamente programado sino más bien dado en forma espontánea y orgánica durante este último período, y que se ha visto acelerado debido a las condiciones que ha generado la pandemia, que a pesar de las dificultades sanitarias, sociales y económicas, se han percibido también las nuevas oportunidades que esta crisis nos ha enseñado.


Hay un número importante de familias que ha encontrado una nueva forma de vida debido a la flexibilidad y nuevas posibilidades del trabajo online, y esto ha llevado a situaciones de crecimiento en las periferias urbanas como una densificación en los centros urbanos en muchas ciudades y pueblos en distintas regiones, movilidad que ha tenido impacto tanto en los valores del suelo urbano y rural, como también en los valores de arriendo. Esto es una realidad que debemos tomarla como una oportunidad para establecer un intercambio cultural y social en el país.


Por lo tanto, esto aparece como una tarea necesaria: extenderse de forma efectiva por todo el país para recoger una realidad que vemos día a día, fruto en parte por la pandemia, pero también de una necesaria descentralización que se ha ido desarrollando durante este último tiempo en el país.



¿Cómo se articularía tu propuesta de Plataforma de Servicio Ciudad?


Esta propuesta intenta levantar nuestra mirada para observar las necesidades sociales y culturales del país, observando la ciudad y el territorio desde las situaciones más locales y específicas, como las problemáticas de mayor escala. Una plataforma que se conecta con la realidad.


Para esto, se deberá implementar una adecuada red de Colaboración Profesional y una Planificación de Concursos Públicos con participación nacional e internacional, como un sistema permanente, que nos permita Observar y Planificar la Ciudad y el Territorio Nacional.


Es una plataforma que debemos desarrollar con la implementación de planes colaborativos con la participación del Estado a través de los ministerios, las municipalidades por medio de las direcciones de obras, las universidades por medio de sus escuelas de arquitectura, y todas las instituciones que en forma libre o bien se requiera puedan participar, y finalmente las oficinas asociadas de la AOA implementando planes de trabajo a distintos plazos, integrando la experiencia de todos estos actores.


Para esto se establecería un canal de comunicación permanente y de respuesta inmediata en cuanto a recibir por parte de cada comunidad, por intermedio de los municipios, los requerimientos y situaciones de carácter importante, que no necesariamente tienen la urgencia en su respuesta y permite una programación para el desarrollo futuro de cada localidad, comuna, ciudad o región. Esta experiencia colaborativa se implementaría con el aporte de las voluntades de cada una de las partes mirando el bien común y dando respuesta a las verdaderas necesidades.


Específicamente, este proceso tendría dos etapas, como lo comenté previamente: primero, el reconocimiento de la realidad, en el cual se desarrollaría un levantamiento de la información que se constituiría en una base de las problemáticas de la ciudades estudiadas, donde los habitantes estarían presentes con sus inquietudes y necesidades, por lo que en consecuencia, se constituirían en los encargos propios de cada lugar. Y una segunda etapa, donde se desarrollarían las infinitas propuestas que irían teniendo respuesta a estas necesidades.


Estas dos etapas se desarrollarían aportando y complementando los trabajos que ya desarrollan los municipios a través de sus departamentos, como también en los planos reguladores que ya existen o bien se están implementando, como en otros casos donde todavía no cuentan con un plan regulador. Se necesita una colaboración mutua en una relación muy comprometida, donde se plantea la iniciativa de incorporar esta información al plan de estudio de investigación y trabajos académico, de las distintas escuelas de arquitectura del país, donde podrán enfrentar estudios de necesidades concretas que en forma independiente, y/o en conjunto con las oficinas asociadas, podrán implementar trabajos de investigación académica con el apoyo de la experiencia profesional de las oficinas asociadas, como también se desarrollarían proyectos por medio de concursos en forma independiente o conjunta.


Sería necesario implementar un proyecto piloto para analizar y experimentar este sistema de colaboración para que permita corregir y reorientar el proceso para establecer este plan y pueda constituirse como un modelo de trabajo en el futuro inmediato como posteriormente en forma permanente bajo la responsabilidad de este nueva Plataforma de Servicio Ciudad.