• AOA

Estado, academia e industria aceleran el paso para transformar a la construcción

Representantes del Gobierno, la academia, gremios, centros de investigación y de las principales empresas del sector construcción reflexionaron sobre los avances y desafíos que enfrenta nuestro país en el Congreso “Construyendo Chile”.


La industria de la construcción tiene por delante dos grandes desafíos. El primero es la productividad que, desde hace más de dos décadas, está estancada; el segundo, la sustentabilidad, cada día más urgente en medio de la crisis climática global. Estos retos fueron abordados en profundidad por speakers internacionales y nacionales, entre ellos, el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García; el ministro de Vivienda y Urbanismo, Carlos Montes y el vicepresidente ejecutivo de Corfo, José Miguel Benavente.


Por eso, Construye2025, programa impulsado por Corfo y administrado por el Instituto de la Construcción, está concentrado en tres ejes: industrialización, sustentabilidad y transformación digital, que se han convertido en los motores que -colaborativamente- impulsan la academia, el Estado y la industria para transformar a este importante sector.


“Si la productividad hubiese avanzado como lo han hecho las otras industrias, con la misma cantidad de personas que trabajan en la construcción, podríamos haber agregado US$ 4.500 millones adicionales al PIB; y si la lleváramos a los niveles de países referentes podríamos haber sumado US$ 13.500 al PIB”, comentó el presidente de Construye2025, Pablo Ivelic, al abrir el congreso “Construyendo Chile”.


Durante la jornada, tanto los expositores nacionales como los internacionales abordaron también el desafío de la sustentabilidad. Y es que, tal como comentó Pablo Ivelic, la construcción consume un tercio de las materias primas, genera un tercio de los residuos que se producen en el país y emite un tercio de los gases de efecto invernaderos, a pesar de representar el 8% del PIB.


Sin embargo, desde 2016, Construye2025 ha estado trabajando para transformar a la industria. “Hemos logrado instalar los conceptos de productividad y sustentabilidad, no solo desde el concepto, sino también desde la acción”, afirmó el presidente del programa quien conversó con los ministros de Estado y el vicepresidente ejecutivo de Corfo sobre la infraestructura nacional.


Distribuir los riesgos


Según el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García, una crisis como la que enfrentamos hoy, marcada por la inestabilidad en los precios y el aumento en los costos de los materiales, representa una oportunidad para avanzar más rápido. “Hemos podido dar pasos que no se daban hace bastante tiempo: productividad y sostenibilidad ya no se van a mirar por separado. Deben verse en conjunto, porque avanzamos más rápido cuando trabajamos juntos. La base del problema de la productividad y la sostenibilidad es, desde mi punto de vista, que no se distribuyen los riesgos en los procesos”, dijo.


En este ámbito, el ministro García comentó que el Estado le endosa más riesgos de los prudentes al sector privado; el sector privado los devuelve en precios y otro tipo de solicitudes, pero, finalmente, quien asume esos costos es el territorio.

“Tenemos una variación de precios sin parangón en la historia. Hoy el Estado no puede proyectar. Modificar las licitaciones para que la variación de precios sea parte del proceso de construcción es importante para distribuir riesgos y optimizar los recursos, porque es poco productivo tener una empresa que quiebra en un momento tan sensible”, añadió el titular de Obras Públicas, quien valoró la integración de variables como coordinación sostenibilidad y participación ciudadana.


Viviendas: tarea de todos

En tanto, el ministro de Vivienda y Urbanismo, Carlos Montes, abordó un punto más político, pero, no menos importante: la construcción de la vida en común. “Todo lo que nos pasa está vinculado a los procesos mundiales. Es muy importante tener presente lo que va a ocurrir en Chile, pues podemos seguir en un escenario de confrontación o avanzar hacia la construcción. Tenemos que preocuparnos simultáneamente de la desigualdad; de la democracia que está débil; y también del desarrollo sustentable”, afirmó.


En este contexto, nació el Plan de Emergencia Habitacional que buscó darle jerarquía a la crisis de vivienda. “Hay muchas familias viviendo mal, muchos niños que no tienen donde hacer las tareas. Esto no es simplemente una estadística y hay una bronca grande con lo que hemos hecho, porque la gente no quiere lo que producimos. Hay 1.500 campamentos en el país. La realidad es muy dura”, explicó el ministro Montes.


Enseguida, la autoridad hizo hincapié en la necesidad de organizarse en torno a objetivos comunes. “Esto supone una voluntad política de coordinarse”, dijo. Pero, además, destacó que el déficit de viviendas es un problema del país. “Es cierto que venía antes de la pandemia, luego se agregó la migración. Por eso, hay que diversificar los caminos. Hay distintas realidades y hay que construir respuestas de acuerdo con ellas”, afirmó.


La relevancia de industrialización


El Congreso Construyendo Chile consideró un bloque de industrialización, donde los protagonistas fueron los arquitectos y su mirada especialista. El past president de la Asociación de Oficinas de Arquitectos, Ignacio Hernández, fue el encargado de moderar uno de los tres conversatorios que abordaron el tema. Se trató del segmento "Arquitectos tecnológicos para una construcción industrializada", donde participaron Mauricio López de MAPA Arquitectos; Alberto Mozó, arquitecto de Prefábrica, y Víctor Suazo, jefe de Innovación y Desarrollo de la Inmobiliaria Social de Techo.


A juicio de Hernández, para el buen desarrollo de la industrialización existe un convencimiento de que la integración temprana de diversos actores es fundamental, donde los arquitectos son actores ineludibles, respecto de quienes se perciben grandes oportunidades para incorporar alta industrialización con su liderazgo. “Es fundamental que estrechemos vínculos, pues una de las brechas importantes a resolver es la del conocimiento y coordinación entre los diversos actores, factor clave para que los arquitectos tomemos un rol más activo en esta dirección, considerando que la diferencia de productividad en la industria de la construcción es enorme en relación a otras, de hecho, es la actividad la más rezagada”.


En el encuentro, también se destinaron bloques a temáticas de interés como la sustentabilidad y el desafío que implica para la región, la digitalización de las empresas y el Estado, mientras que además se realizaron charlas técnicas y una ronda de negocios.