• AOA

DESAFÍOS DEL MINISTERIO DE VIVIENDA Y URBANISMO

Por Yves Besançon Prats Arquitecto Asociación de Oficinas de Arquitectura, AOA.

Para los arquitectos es crucial que exista planificación urbana del Minvu, que pasará a llamarse Ministerio de Urbanismo y Vivienda, (Minvu). Esta planificación se consolida en la nueva política y conclusiones del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU). Confiamos que esta orientación sea cuna de la planificación urbana con la puesta en marcha de las propuestas que el Consejo ha hecho en cinco informes públicos: nueva política de suelo para la integración social; el sistema de indicadores para estándares de desarrollo urbano; la propuesta para planificación urbana integrada; un modelo integral de conservación del patrimonio y nueva institucionalidad para la gobernanza urbana.

Será labor del ministro Cristián Monckeberg dar soporte y apoyo político a estas recomendaciones para que el trabajo del CNDU no sea letra muerta. Será un imperativo del secretario de Estado impulsar leyes que actualicen una legislación anacrónica para instalar certezas jurídicas en el marco regulatorio, modificando la Ley General de Urbanismo y Construcciones y su reglamento, y profundizar las políticas de modernización del Estado para acortar brechas de productividad en la construcción. El proyecto DOM en Línea para la gestión de trámites y permisos en municipalidades -impulsado por actores públicos y privados- jugará un rol central, considerando que su marcha blanca partió este mes. Sugerimos la creación de un comité asesor de arquitectura para el Ministerio, integrado por representantes del medio, gremios, universidades y organismos privados que colaboren en el estudio y debate de futuras leyes y reglamentos. El fomento de proyectos integrados de viviendas con énfasis en el subsidio de arriendo para los sectores más vulnerables, priorizando la inversión en espacios públicos, áreas verdes y proyectos bien ubicados para evitar la especulación de terrenos públicos, debe ser prioridad para terminar con la exclusión de barrios y propulsar la garantía de acceso equitativo a derechos humanos básicos en zonas urbanas vulnerables.

Lee la carta publicada en La Tercera.