• AOA

Con las iglesias de Chiloé y una reflexión sobre la interculturalidad, AOA presentó su revista #45


El rescate del valor arquitectónico y cultural de las Iglesias de Chiloé, el cierre del ciclo de Arquitectura de la modernidad en Uruguay y el abordaje de la interculturalidad en el territorio, la geografía y el patrimonio, son parte de los contenidos de la edición #45 de la revista de la Asociación de Oficinas de Arquitectos, que se presentó recientemente.


La publicación fue develada en una actividad que se realizó en el showroom de Bash Interiorismo -partner de AOA-, ante un selecto grupo de asociados, auspiciadores y profesionales, en respeto a las medidas sanitarias derivadas de la pandemia.


La cita comenzó con las palabras de bienvenida de Andrés Neut, gerente de Empresas Bash, para dar paso al past president de AOA y director de Revista AOA, Yves Besançon, quien agradeció a todos quienes apoyan la publicación de un medio que se ha posicionado como uno de los más relevantes de arquitectura en nuestro país.


A su juicio, el retomar lo simple y originario pareciera encaminar a los profesionales a tiempos en los que lo propio adquiere valor, posibilitando un quehacer arquitectónico más sustentable y enfocado en materialidades y recursos cercanos a la propia idiosincrasia latinoamericana, pese a la evidente globalización que los influye y rodea: “Poco a poco vamos dejando atrás la pandemia y sus consecuencias devastadoras, volvemos a reunirnos y a relacionarnos presencialmente, alejando el temor y la distancia para empezar de nuevo a construir el patrimonio del futuro”, sostuvo.


Las novedades de la edición 45


Luego, el director de la publicación hizo una revisión de los contenidos del más reciente número de la Revista AOA.


La Arquitectura de la modernidad en Uruguay, se cierra en este número con un capítulo dedicado a la maestría del diseño en ladrillo en la obra de Eladio Dieste, escrito por Adriana Sapelli y Humberto Eliash.


Además se presenta un ensayo de los Conjuntos Mesa una alternativa de ciudad escrito por Pedro Livni y Silvia Bermúdez. Nuevamente un material vernáculo, como lo es el ladrillo, forma parte de un trabajo que es parte importante de la arquitectura uruguaya reconocida internacionalmente.


En la misma dirección se entrevistó a Domingo Arancibia, joven arquitecto entregado a su proyecto Ruta País, relacionando el trabajo de los Artesanos con los Arquitectos, poniendo el énfasis en destacar la visibilidad que las técnicas ancestrales requieren para mejorar la calidad de vida de sus autores y sus pueblos.


Hace más de diez años, un conjunto de dieciséis Iglesias de Chiloé fueron consignadas como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Loreto Mancilla y Constantino Mawromatis nos escribieron sendos artículos sobre este patrimonio chilote y junto a la Subsecretaría de Patrimonio, la publicación destaca el valor arquitectónico y cultural de estas construcciones en madera que la escuela de la carpintería chilota nos ha regalado. La fusión entre las culturas europeas e indígenas produjo estas extraordinarias construcciones en madera y que es necesario preservar y proteger como “valor excepcional universal”, así calificadas por la declaratoria.


Sofía Arnaboldi y Pablo Altikes presentan una entrevista y la obra de Sebastián Irarrázaval, destacado arquitecto nacional que habla de los principios que sustentan su obra: “la traducción, la repetición y el cuidado”.


Mientras en nuestro país se escribe una nueva Constitución, la Revista AOA ha querido ser parte del proceso, acercándose a él, mediante el contenido de este número que incorpora la pluriculturalidad, eso sí, relacionada inexorablemente al territorio, la geografía y el patrimonio en las visiones de Gastón Soublette y Germán del Sol.


“Es un hecho que somos pluriculturales no solo porque nos integramos y enriquecemos entre personas de diferentes orígenes y culturas, sino porque la diversidad de nuestro territorio así lo ha permitido. Reconocernos diversos es necesario y contribuye a una convivencia nacional inclusiva y tolerante. Su expresión en el Arte y en la Arquitectura es manifiesta y se instala en plural, en el nombre mismo de nuestro Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio”, sostuvo el director de la revista.


También en este número se publica una excelente tesis que nos acerca a los témpanos antárticos en una experiencia arquitectónica sublime, y en la sección concursos, seis obras ganadoras.


Besançon terminó agradeciendo al equipo que conforma el Comité Editorial: Francisca Pulido, Lucía Ríos, Gabriela de la Piedra, Javiera Benavides, Pablo Altikes, José Rosas, Alberto Texido, Pablo Riquelme y Sebastián Rozas, además de relevar a la edición de Sofía Arnaboldi y al Diseño de Andrea Cuchacovich. Finalmente, recordó a los asociados enviar sus obras para que el comité curador pueda evaluar su publicación en los próximos números.