• AOA

Carta al director - Ciudad de todos

Fernando Marín Cruchaga

Socio de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA)

La Segunda


Señor Director: Cuando tanto se habla de la 'Casa de Todos', pareciera olvidarse la que ya existe, pero en un terrible estado, producto del vandalismo impune, y no es otra que nuestra ciudad. Entiéndase esta como cualquiera en que el lector se encuentre: los centros de Santiago, Valparaíso, Concepción y La Serena, muestran grados de vandalismo, abandono y deterioro que ya no dan para más. La ciudad y su equipamiento, de todo tipo y escala, es la que da el marco que nos relaciona, nos acoge y que nos sirve día a día, y por tanto, merece el mismo respeto y cuidado que cualquiera le da a su propia casa. Pero en esta casa de todos, hay quienes la destruyen. Desde el vándalo que incendia, raya o destruye hasta el pseudo intelectual, político o autoridad que relativiza, excusa y explica. Todos son igual de responsables. Es urgente no dilatar más y generar un acuerdo social, y una regulación que las proteja, incentive su uso y desarrollo, promueva la identidad y la calidad de vida y que, de una vez por todas, sea efectivamente aplicada.