• AOA

AOA tuvo destacada participación en primera actividad pública de Mesa de Espacio Subterráneo



El webinar “Oportunidades y Desafíos del Espacio Subterráneo”, organizado por la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), el Consejo de Políticas de Infraestructura (CPI), el Comité de Obras de Infraestructura Pública (COIP-CChC) y el Comité de Túneles y Espacios Subterráneos (CTES), marca el puntapié inicial del trabajo público de la Mesa de Espacio Subterráneo, cuyo objetivo es promover e impulsar el uso de este tipo de extensiones, además de destacar sus virtudes y potencialidades como una alternativa para la calidad de vida y el desarrollo urbano.


En la apertura, Gustavo Estay, presidente de CTES, señaló que “el desarrollo de infraestructura subterránea ofrece múltiples desafíos -como todos saben- y esto constituye un trabajo a nivel país muy relevante”, a la vez que destacó la oportunidad de discutir estos temas a través de un grupo de trabajo especializado, siendo este conversatorio online su primera actividad divulgada.


En tanto, Carlos Zeppelin, presidente del comité de Obras de Infraestructura Pública de la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), agregó que “la diversidad de usos que tiene el subsuelo, como pueden ser transporte, servicios públicos, recreación, entre otros, proporciona un desahogo al nivel superficial, lo que genera más y mejores espacios para ocuparlo de manera mucho más acertada”, a lo que sumó que -dado el contexto actual de desafíos post pandemia-, estas posibilidades deben ser tomadas en cuenta.


Exposiciones


Carlos Cruz, gerente general del Consejo de Políticas de Infraestructuras y ex ministro de Obras Públicas, fue el encargado de abrir el ciclo de exposiciones, en donde hizo énfasis en el particular momento que vive el país: “Hablar de infraestructura subterránea es fundamental en este momento. Nosotros consideramos que tal como en los años 90 el eje tenía que ver con mejorar las capacidades logísticas del país, hoy el foco principal de nuestra propuesta debiera estar centrado en la ciudad y en la generación de condiciones para una mejor calidad de vida”.


En el mismo sentido, hizo una reflexión ligada a la fragilidad de los entornos urbanos, la que quedó demostrada, según Cruz, tras el estallido social y la pandemia del covid-19: “Ha quedado en evidencia que nuestras ciudades son frágiles y desniveladas, con capacidades muy diferentes a lo largo del territorio. Queremos contribuir a mejorar las condiciones de nuestras ciudades”.


Una presentación a nivel internacional del contexto actual de los espacios subterráneos fue la tarea de Ángela Delorenzo, directora de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), quien destacó que “el uso del subsuelo es histórico y se ha utilizado desde hace años”, además de la importancia de la flexibilización de las infraestructuras subterráneas, de modo que puedan proveer diferentes servicios en las ciudades.


Por su parte, Juan Sabbagh, director AOA y Premio Nacional de Arquitectura 2002, dirigió su presentación a los detalles del proyecto Subcentro, en donde destacó la necesidad de coordinación de diferentes sectores para la ejecución de intervenciones como esta. Al mismo tiempo, relevó la necesidad actual de lograr urbes más equitativas, integradas y compactas: “Necesitamos ciudades en las que la gente no solamente aproveche los lugares donde vive, sino que sea posible controlar los desplazamientos dentro de un marco en que no nos genere los problemas que tenemos hoy día. Lo que viene es el rescate de los espacios públicos, tratando de generar en ellos las condiciones de equilibrio que tanto necesitamos”.


Finalmente, Cristián Undurraga dirigió su ponencia hacia el análisis del Barrio Cívico de Santiago en su estructura subterránea, la cual, según señaló, “no solamente es un lugar relevante por su significado, sino porque en él también se han dado procesos de transformación de la ciudad muy notables”.


Reflexiones finales


Undurraga asegura que “los subterráneos son una oportunidad extraordinaria para lograr espacio público. Pensemos en la costanera norte, por ejemplo, que permitió construirse bajo el río Mapocho, evitando la ocupación del parque, o lo que se está haciendo en Américo Vespucio, una tremenda infraestructura de movilidad que permite mantener la superficie de áreas verdes”. Asimismo, agrega que las opciones de uso del espacio del subsuelo permiten revitalizar y recuperar espacios urbanos en la superficie, siendo ésta una estrategia a la cual se debiera apuntar.


Por su parte, Juan Sabbagh destaca la nueva mirada que se requiere hoy en torno a los espacios: “Hoy en día uno no puede pensar en que el único uso que tiene una autopista es mover autos o mover personas en un metro. Sino que también tienen otras responsabilidades, entre ellas dotar de infraestructura pública adicional, como es el ejemplo del metro de Santiago”. Del mismo modo, agrega la necesidad de coordinación y voluntades en torno al cumplimiento de estos nuevos objetivos.


“Me parece clave la diferencia de escala de tiempo que tienen los proyectos de infraestructura urbana o infraestructura territorial, versus los tiempos de los gobiernos, los tiempos políticos. Estos son proyectos que en cuatro años no son realizables, tiene que haber una forma de que esta planificación trascienda en el tiempo”, señala por su lado Delorenzo, a la vez que afirma que “tenemos que hacer el cambio de switch y tener presente que las grandes inversiones en infraestructura no pueden tener una única función, o sea, cada uno es una oportunidad para generar otro tipo de servicio”.


De la misma forma, la arquitecta hace énfasis, al igual que el resto de los participantes, en la necesidad de un trabajo conjunto multisectorial: “el hecho de que en un mismo espacio público tengan que convivir diferentes agencias, tanto públicas como privadas, requiere voluntades y coordinaciones que son realmente complejas de llevar”.


Revisa Webinar “Oportunidades y Desafíos del Espacio Subterráneo”