• AOA

AOA participó de la instalación de Placa PAU en proyecto “Hábitat Tiltil” de CAW Arquitectos

Con el retorno a la normalidad se retoman acciones postergadas por la pandemia, como la instalación de las placas que reconocen a los proyectos reconocidos con el Premio Aporte Urbano. Una delegación de la AOA, integrada por Mónica Álvarez de Oro, past president, y Lucía Ríos, secretaria ejecutiva, junto a autoridades comunales, del Ministerio de Vivienda y Urbanismo y de la Cámara Chilena de la Construcción, participaron en la ceremonia de montaje del galardón.


El proyecto, que constituye un aporte a la calidad de vida y al entorno de la ciudad, fue parte del programa “Pequeñas Localidades”, e incluyó el desarrollo de obras en diversos puntos de Tiltil como Villa La Paz, calle Diego Portales o el Skatepark, fue reconocido como el “Mejor Proyecto de Espacio de Uso Público”.


La oficina de arquitectos a cargo fue CAW, que se dedica principalmente a la elaboración de proyectos de arquitectura con especialización en edificios, diseño urbano, de paisaje y patrimonio, abarcando el tratamiento integral del territorio con trabajos a variadas escalas. Su campo de acción busca incluir siempre de forma equilibrada el diseño de edificaciones con entornos verdes y/o paisajísticos, procurando crear hábitats por sobre la mera construcción de edificaciones.


Rodrigo Werner, de Caw arquitectos, nos comparte sus impresiones luego de este reconocimiento.


¿Qué significó este proyecto y el reconocimiento PAU para ustedes?

El premio PAU es un tremendo reconocimiento a proyectos que están fuera del ámbito de la producción de casas o edificios ícono, visibilizando iniciativas no sólo privadas sino que también públicas, que impactan directamente a las comunidades en todo el territorio. A diferencia de muchos otros premios de arquitectura, este pone el foco en reconocer proyectos que aportan a las comunidades menos atendidas de la sociedad.


¿Cómo ven el desarrollo actual de proyectos ligados a espacios públicos?

El interés por el espacio público en Chile es algo relativamente nuevo, emerge con fuerza en la última década a partir de nuevas políticas públicas orientadas a revertir el fuerte déficit de estos espacios ciudadanos y en particular, de espacios exteriores con presencia de naturaleza. Hoy, las personas demandan no solo la mejora de sus entornos urbanos, sino también que estos tengan una identidad territorial y ambientes naturales. La sociedad está cada vez más empoderada con sus ciudades y eso radica en un creciente interés por ser partícipes en las decisiones de lo que ocurre de la puerta de su casa hacia afuera.


¿Qué mensaje pueden entregar en torno al reuso de espacios pensando en el bienestar de la comunidad?


La actual crisis climática y socioambiental nos ha enseñado la importancia de reutilizar al máximo posible los espacios y los materiales. La vieja costumbre de que en cada nuevo proyecto debe “limpiarse y emparejarse el terreno”, borrando así del mapa su historia y toda condición previa, es algo que hoy, con la actual crisis ambiental, es urgente reformular. Hoy nos damos cuenta de la enorme riqueza que existe en el rescate de lo “preexistente” y la necesidad de incluir en nuevos proyectos no solo el cuerpo material presente, sino que también, los elementos propios del territorio que siempre han estado allí, en palabras de Gilles Clement “el tercer paisaje”.


“Pequeñas intervenciones, grandes acciones, estamos felices de aportar con un grano de arena a hacer mejores ciudades”, finaliza Werner.