Venta de viviendas de lujo crecería 16,6% en 2013

12 abril, 2013

AMPLITUD en los espacios, privacidad, seguridad y un estándar elevado en terminaciones y diseño, son las cualidades que buscan los chilenos a la hora de comprar una vivienda de lujo en la Región Metropolitana.

El mercado de las viviendas exclusivas parece crecer en el país a pesar de las crisis internacionales. De acuerdo con la inmobiliaria Alaluf, la venta de residencias de lujo, cuyos valores sobrepasan el millón de dólares, ha aumentado un 75% en los últimos cinco años.

Esta empresa, que vende y arrienda propiedades de este tipo por más de UF15 mil y $2 millones mensuales respectivamente, asegura que la demanda no se va a contraer sino que va a aumentar por la escasez de terreno en el sector oriente, donde se concentran estas viviendas.

El precio promedio de las propiedades a la venta de los 26 nuevos proyectos actuales bordea las UF25 mil (casi US$ 1,2 millones), a un valor de UF80 el metro cuadrado.

Para Alberto Alaluf, gerente general de dicha inmobiliaria, esto se debe también al crecimiento económico, el mayor poder adquisitivo y a un fenómeno de menor autoconstrución.

Pues hoy resulta más fácil paras las inmobiliarias conseguir terrenos, lo que ha hecho que baje el número de personas que construían sus viviendas lujosas de forma independiente.

La industria está optimista A comienzos de 2012, según datos de la Cámara Chilena de la Construcción, se comercializaban casi 300 unidades, entre viviendas nuevas y usadas, y para 2013, la indus- tria proyecta que podrían alcanzar DATOS las 350 unidades vendidas, lo que significa un crecimiento de 16,6%.

Francisco Klein, gerente de proyectos de la inmobiliaria Manquehue, concuerda con estas cifras y remarca que el lujo inmobiliario ha tenido “un crecimiento constante con ventas promedio estos últimos años por sobre las 100 unidades anuales, y que con valores entre las UF18 mil y las UF 30 mil han generado un crecimiento anual cercano al 20%”.

Manquehue actualmente está desarrollando un condominio de 5 edificios a los pies del cerro Vitacura, en el barrio de Santa María de Manquehue. El exclusivo proyecto “Cumbres del Condor” involucra una inversión de US$37 millones y tendrá sólo 58 departamentos con superficies de 265 y 300 mts², y penthouse de hasta 400 m².

La desarrolladora, además, prepara el lanzamiento de un nuevo proyecto en el mismo sector, donde levantarán 19 casas y 44 departamentos exclusivos, con precios que fluctuarán entre las UF30 mil y UF45 mil.

Por su parte, Socovesa presentó el año pasado su apuesta en casas de lujo: el Condominio El Tranque de La Dehesa. Son 17 casas mediterráneas, de cerca de 500m² construidos.

Las propiedades comenzarán a venderse a precios entre UF35 mil y UF38 mil antes de julio y se espera sean entregadas en el segundo trimestre de 2014.

Desafíos del lujo inmobiliario Si bien el negocio parece ser prospero para los próximos años, porque “la demanda de este tipo de proyectos se genera en el minuto en que se coloca la oferta en el mercado”, la industria afirma que existen ciertos aspectos que no se deben descuidar.

Francisco Klein, gerente de proyectos de Manquehue, plantea que las inmobiliarias deben aprovechar que sus clientes ha dejado atrás la autoconstrucción, “ya que son los desarrolladores quienes pueden ofrecer mejores ubicaciones, una mayor eficiencia al integrar productos de lujo y ampliar la oferta de la vivienda unifamiliar a los departamentos de lujo”.

Visión que comparte el gerente de proyectos de Socovesa Santiago, César Kattán, quien agrega que si bien las inmobiliarias tienen más posibilidades de conseguir mejores terrenos para construir que los particulares, la disponibilidad de estos paños está siendo complicada.

“Este tipo de proyectos de lujo empiezan a ser escasos porque en La Dehesa o San Damián, que son hoy día los sectores que te permiten hacer viviendas de lujo, no hay más tierra. Los paños disponibles son muy escasos”, explicó.

En consecuencia, Kattán plantea que la industria comenzará a explorar en Chicureo y Valle Escondido.

Sin embargo, asegura que “por el momento, nosotros estamos enfocados en desarrollar El Tranque de La Dehesa”.

A ello se suma que es necesario que estas empresas busquen satisfacer la necesidades reales del público.

Klein asegura que este selecto público quiere “el lujo como una herramienta sofisticada para facilitar cada vez más su confort, y que permita la flexibilidad según sus necesidades, lejos de querer adquirir viviendas monumentales lujosas pero llenas de problemas por resolver”.

Fuente: Pulso