Valparaíso turístico y patrimonial: El encanto de una ciudad inolvidable

23 mayo, 2017

Patrimonio de la Humanidad declarado por la Unesco y Capital Cultural de Chile, Valparaíso enamora con un emplazamiento particular y una personalidad única que refleja historias contrapuestas: esplendor y pobreza, llegadas y partidas, auge y catástrofes.

Valparaíso

Atardeceres eternos, colores que parecen caer fragmentados desde los cerros, calles estrechas, edificios señoriales testigos de antaño y anocheceres luminosos que se reflejan sobre el mar: Valparaíso tiene un carácter único que se ha conformado a través de los siglos en un tramado de elementos culturales, sociales e históricos.

Como todo puerto, la ciudad se conformó con un perfil errante en torno al Océano Pacífico, dejando huella del esplendor que alcanzó el comercio marítimo en siglos pasados, explica Francisco Vivanco, miembro de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA) y oriundo de la zona. “La ciudad, sus calles y casas se fueron ordenando en torno a la bahía, mientras los habitantes parecían colgar de los cerros. En este proceso, la ciudad acogió a colonias de españoles, alemanes, ingleses, italianos y franceses, quienes fueron plasmando sus formas de vivir, lo que se manifestó en edificios, costumbres e instituciones”.

Su geografía de anfiteatro frente al mar con quebradas irregulares fue definiendo una ciudad cuyo valor radica en emplazamientos singulares de arquitectura e infraestructura pública, junto a elementos como ascensores, trolebuses y una trama urbana particular que reinterpreta -entre cerros y quebradas- el diseño español.

Valparaíso encanta con un carácter único desde lo histórico, artístico, científico, estético, arqueológico y antropológico. “Su geografía hace que uno se sienta envuelto alrededor de mar, prácticamente con el océano en la terraza. Además, el carácter de puerto favorece la convivencia de una simultaneidad de caracteres y realidades, que van conformando un tejido particular”, sostiene el arquitecto.

La época dorada de la ciudad se vivió durante la consolidación de la República en el siglo XIX, enriquecida con las fortunas del salitre y la ventaja de ser la gran puerta de entrada del Pacífico. También vivió, como gran parte de Chile, terremotos e incendios que dejaron huellas en el trazado de la ciudad y en los recuerdos de sus habitantes.

Interés turístico y patrimonial

Zonas como el Muelle Prat, el puerto y la avenida Pedro Montt atraen a los visitantes en toda época del año. También cerros como el Concepción, Alegre, Artillería, Barón y Cordillera, que tienen un carácter particular, con ascensores, plazas, miradores y áreas pintorescas. Principalmente, en los cerros se ha instalado con éxito una oferta hotelera que intenta recoger el carácter único de Valparaíso, y un servicio de tipo boutique.

Para Francisco Vivanco, es importante relevar el Valparaíso patrimonial protegiendo su forma de vida y el carácter que lo ha ido conformando. “El espacio cultural no es una imagen estática, sino un tejido vivo. Valparaíso es más que sus cerros y edificios, es también el Año Nuevo en el Mar, los artistas callejeros, los almuerzos reposados, los porteños subiendo escaleras y la bohemia de tangos y boleros cuando cae la noche”.

Lee la nota publicada en La Tercera.