Un tranvía llamado deseo

29 noviembre, 2012

No me refiero a Tennesse Williams, sino al alcalde de Las Condes, promotor de un tranvía que servirá al extremo muy periférico al este de la comuna, cuya población es la más afluente, con varios automóviles por vivienda, por lo tanto, una baja tasa de ocupación de servicios de transporte público.

Es, además, un área residencial de baja densidad, por ende, un reducido mercado. Se anuncia que el proyecto demandará una inversión de US$200 millones. Un aporte estatal de US$180 millones para una extensión de 9.2 km. La tarifa sería igual a la del Metro. Un vistazo aéreo de Las Condes indica que el centro de gravedad poblacional no está en ese sector, sino en torno a la rotonda en que se unen Colón con Cuarto Centenario, Tomás Moro, al que acceden Isabel La Católica, Alejandro Fleming y Bilbao, todo un sector de una densidad poblacional muy superior al del eje Av. Las Condes, entre Manquehue y Av. La Dehesa.

Nada se informa sobre la evaluación social del proyecto, pero de los pocos datos anunciados algo se puede estimar. A plena capacidad, puede transportar en cada dirección 5.000 pasajeros por convoy con una frecuencia de 4 minutos y un servicio de 18 horas diarias, dando una tasa usuaria de 1,6 millones de viajes al día que con la tarifa de $600 generaría un ingreso máximo de US$2,8 millones diarios.

Sobre la base de 250 días laborales anuales, US$698 millones al año. Como todo servicio masivo, el margen es bajo. Si es de 3%, la utilidad sería de US$21 millones y la rentabilidad máxima 10,5%. Sin embargo, hay horas de alta y baja ocupación. Si el promedio es de 60%, la rentabilidad del proyecto baja a 6,3%. Muy pobre. El trazado, a partir de Tabancura, va pegado al río, por lo tanto, se alimenta de un solo lado. Es el mismo error que se cometió cuando se construyó la línea 1 del Metro que a partir de Providencia iba pegado al Mapocho.

Lo lógico hubiera sido localizarlo donde se concentra la mayor cantidad de habitantes viajantes, información que se obtiene de los estudios de origen y destino de la población y se desarrollaría donde se maximiza la tasa de ocupación y que incluso podría operar con una tarifa menor. La alta densidad de Las Condes en el sector oeste/sur, partiendo de Tobalaba, podría ascender por Bilbao o por Colón atendiendo una población notoriamente mayor, de menores ingresos, por lo tanto más usuaria del transporte público, y atendería a la población a ambos lados del tranvía a diferencia de proyecto por la Av. Las Condes. El mismo análisis anterior con una ocupación 20% superior y un mayor uso diario por año generaría una rentabilidad cercana al 15%, mucho mejor que el proyecto anunciado.

Nada se ha dicho sobre la evaluación social que determinaría la mayor bondad del trazado por la Av. Las Condes sobre un trazado socialmente más rentable al sur/este de la comuna. Es loable el tranvía-deseo del alcalde, pero debe demostrar que es socialmente el mejor proyecto.

Javier Fuenzalida A., Universidad Finis Terrae

Fuente: Estrategia