Torres en Matta Sur se duplicarán pese a congelamiento de permisos

8 febrero, 2013

El centro de Santiago se comenzó a repoblar a mediados de los 90, tras una serie de incentivos a la construcción de edificios de vivienda impulsados por el entonces alcalde Jaime Ravinet.

Con ese plan, antiguas casonas se botaron y aparecieron altas torres con departamentos DFL2 (de menos de 140 m2). Uno de los sectores donde ese fenómeno se dio con más fuerza fue entre la Alameda y Av. Santa Isabel, donde hay construcciones de hasta más de 30 pisos.

Ahí el crecimiento inmobiliario fue tan explosivo, que en 2011 el municipio decidió bajar las alturas máximas de esa zona, a través de un cambio al Plan Regulador Comunal.

Luego de esa restricción, las inmobiliarias pusieron sus ojos sobre el sector conocido como Matta Sur (ver infografía). Sin embargo, los vecinos de ese antiguo barrio pidieron al municipio que rebajara también las alturas. Primero, para evitar la desaparición de construcciones que eran parte de su patrimonio, y segundo, para frenar la densificación tal como sucedió en la zona de Av. Santa Isabel.

Mientras eso está en discusión al interior de la municipalidad, un decreto recién aprobado en enero impidió que ingresaran, durante un año, nuevos permiso de edificación a la Dirección de Obras del municipio .

Pese a la publicación del decreto, la cantidad de torres en Matta Sur aumentará a más del doble dentro de los próximos tres años. Según un catastro elaborado por la consultora AGS Visión Inmobiliaria, en ese período se levantarán 30 torres: 15 de ellas están en construcción y las 15 restantes tienen su anteproyecto aprobado. Todo esto, debido a que la restricción no tiene carácter retroactivo.

Actualmente -según contabilizó AGS- existen 23 edificaciones de gran altura, la mayoría concentradas en los ejes que están junto al Metro, como Av. Viel y Av. Vicuña Mackenna.

Las futuras construcciones superarán los 20 pisos e incluso algunas alcanzarán los 25, como Concepto Infinity, que se levanta en Av. Matta al llegar a Santa Elena.

La jefa de Gestión de Suelo de AGS, Johanna Zamorano, indica que estos edificios “estarán construidos entre este año y 2015”.

Residentes en alerta

Los vecinos ven con preocupación la llegada de las nuevas obras. A su juicio, deteriorarán la vida de barrio que hoy existe ahí.

“En una cuadra donde viven diez familias se instalarán otras 100. Con eso, aumenta la basura en las veredas, se congestionarán las calles y algunas casas quedarán en medio de las construcciones. Se perderá privacidad”, sostiene el dirigente de la Asociación Gremial del barrio Franklin, Vicente Escudero.

A las torres existentes y a las que están en construcción se podrían sumar otras. Esto, porque, según datos de la municipalidad, hoy se tramitan 23 anteproyectos en la Dirección de Obras.

Estos alcanzaron a ingresar antes del 24 de enero, que fue cuando se publicó en el Diario Oficial el congelamiento de los permisos de construcción y fecha desde la cual no se pudieron presentar más iniciativas.

“Creo que se actuó tarde. Cuando llegó la nueva administración, las autorizaciones ya estaban otorgadas y eso no se puede revertir”, critica Vicente Escudero.

“Este congelamiento se debió haber hecho meses antes”, reconoce la alcaldesa Carolina Tohá. “De todos modos, en las próximas semanas iniciaremos conversaciones con estas inmobiliarias, al menos con las que tienen proyectos menos avanzados, para que sean más armónicos con el barrio”, asegura. La edil asegura que en estas reuniones les pedirá a la empresas que bajen las alturas de las torres.

En Matta Sur se conservan varios lugares de alto valor patrimonial, como la población Huemul. “Pero aquí hay también bodegas y galpones abandonados que deterioran y hacen más inseguras sus calles. Estos proyectos le darán vida al barrio”, plantea Esteban González, director de Estudio de la consultora AG.

Fuente: La Tercera