Territoria compra nuevos terrenos en Tobalaba y levantará proyecto por US$ 200 millones

9 mayo, 2013

Una jugada maestra dio Territoria en las últimas semanas. La firma, ligada a los empresarios Francisco Rencoret e Ignacio Salazar, cerró la compra de varios terrenos clave que se suman al que habían adquirido hace unos meses en Tobalaba con Apoquindo, donde se ubicaba un supermercado Unimarc.

La inmobiliaria logró armar un terreno de más de 9 mil metros cuadrados, cuentan fuentes de la firma. Según dicen entendidos, Territoria compró más de 1.200 m2 a la familia del ex alcalde de Santiago, Raúl Alcaíno, adyacentes al terreno ya adquirido, además se hizo del food garden de El Bosque Norte con Roger de Flor por una cantidad semejante de metros cuadrados y un restaurant ubicado en calle Encomenderos.

De esta forma, la compañía logró conformar un paño que tendrá salidas por las cuatro calles de la manzana, por lo que se sentirían conformes con lo que han consolidado, pues tendrían una exposición urbana adecuada, dicen cercanos. Lo único que no comprarán será el restaurant Flannery’s de Encomenderos con Roger de Flor y el Pizza Hut –junto a locales menores adyacentes- en Apoquindo con El Bosque Norte.

El precio pagado por los diferentes paños se mantiene en reserva, sobre todo porque varía dependiendo de los distintos vendedores. Por los ex terrenos del Unimarc, Territoria debió desembolsar unas 160 UF/m2.

El proyecto

Territoria ya ha presentado varios anteproyectos para el terreno, que se encuentran aprobados. Cercanos a la compañía cuentan que el proyecto de arquitectura que se levantará en el terreno está en pleno proceso de desarrollo. Las opciones van desde levantar dos torres, o tres, donde se podría incluir un hotel, además de una placa comercial en los edificios.

Para esto, la compañía contrató a la firma de arquitectura norteamericana Kohn Pedersen Fox Associates (KPF), reconocida a nivel global, que trabaja junto a la chilena DLA.

El plan es tener listo el proyecto de arquitectura dentro de unos seis meses. En todo caso, aseguran fuentes, la inversión que tendrán que desembolsar sería superior a los US$ 200 millones, incluyendo el pago que han hecho por los terrenos.

Así las cosas, debido al alto monto de inversión que demandará el proyecto, Territoria se hará acompañar en el desafío con quienes también levantó Territoria El Bosque: IM Trust y Viviendas 2.000, ligado a la familia Calvo.

Con el terreno ya consolidado, la idea de Territoria es comenzar a construir en unos seis u ocho meses, una vez obtenidos todos los permisos. Para eso, la firma deberá presentar su Estudio de Impacto Ambiental y Estudios de Impacto sobre el Sistema de Transporte Urbano.

En el mercado, la jugada de Territoria es vista con buenos ojos, pues logró consolidar un terreno de gran tamaño en una ubicación privilegiada –en una época donde éstos han ido desapareciendo-, comparable con lo que hizo Cencosud en Costanera Center o FFV en la ex Scuola Italiana.

H&M llega a Territoria El Bosque

Mientras Territoria, Viviendas 2.000 e IM Trust avanzan en los planes para su nuevo emplazamiento, cruzando la calle, la compañía termina de alistar Territoria El Bosque. Según entendidos, el edificio cuenta con un 70% de los espacios arrendados.

A los ya conocidos inquilinos, como la Embajada de Sudáfrica –con un piso- y JP Morgan –con cinco niveles- ahora se suma el estudio de abogados Fontaine & Cía., que se quedaron con un piso. También la firma europea de ropa H&M tendrá sus oficinas para Chile en el inmueble, al haber arrendado un piso.

En la placa comercial, en tanto, además del banco BBVA se ubicará un segundo banco que está en negociaciones. También, por Av. Apoquindo, habrá un Starbucks y, por El Bosque Sur, una pastelería Castaño.

De esta forma, Territoria espera tener el 100% de los espacios arrendados en un plazo no superior a seis meses, aseguran cercanos.

Respecto de la venta de la torre, este plan se pospuso, con el fin de concentrarse en el alquiler del edificio, aunque se retomará una vez que esté todo colocado.

Territoria El Bosque demandó una inversión de US$ 55 millones, tiene 21 pisos de oficina clase A+. También incluye una placa comercial en el primer nivel de 1.150 metros cuadrados, con diez locales.

Para levantar la torre, la compañía debió pagar entre 5.200 UF a 10.000 UF, por los locales y departamentos del edificio Las Palmas. El proyecto estuvo detenido por unos tres años, desde que se cerró y se armó el terreno donde se emplaza, debido a la crisis financiera del 2008 y problemas con los antiguos socios de la firma, Jorge Marín y Ana Sáinz de Vicuña.

Fuente: Diario Financiero