Tendencias arquitectónicas: Viviendas cercanas a lagos optan por la modernidad

13 enero, 2017

Sin dejar de lado elementos como la madera o la piedra, los desarrollos inmobiliarios actuales se acercan a lo contemporáneo de modo de privilegiar la vista y la luminosidad e integrando tecnologías que aporten funcionalidad.

wallpaper-landscape-lagos-landscapes-wallpapers

Sin duda, las zonas del sur de Chile que poseen lagos están siendo cada vez más interesantes para aquellas personas que buscan descubrir los encantos de estos sectores, y también para quienes prefieren vivir en un lugar tranquilo, cerca de la ciudad, pero con un entorno natural.

No obstante, antes de elegir una vivienda es importante tener en cuenta una serie de características. Lo primero a considerar es definir qué se busca y uno de los puntos clave es la ubicación.

Pablo Larraín, presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), explica que el punto específico de dónde está emplazado el proyecto determina también su calidad y valor. “Esto depende de la necesidad o requerimiento de cada uno, por ejemplo, si espero una vida más urbana cerca del centro de la ciudad o un proyecto integrado con el entorno. Son valores que hay que definir antes de invertir en una vivienda que cumpla con las expectativas, como así también poner acento en los aspectos constructivos y arquitectónicos”.

Materialidad y experiencia de uso

El presidente de AOA también detalla que hay que tener claro para qué se quiere la vivienda, porque de ello dependerán también sus prestaciones, materialidad, su experiencia de uso, espacios y equipamiento. En este sentido, ¿cuáles son las tendencias arquitectónicas?

Pablo Larraín comenta que, claramente, el desarrollo de proyectos que se emplazan en la Región de Los Lagos y La Araucanía ha tenido una evolución. “Hemos pasado de una arquitectura más alemana, y también chilota con integración de madera y volúmenes simples, a una expresión de desarrollo planimétrico que se acerca a lo contemporáneo, ya que hoy se busca privilegiar la vista, la luminosidad. A pesar de que el clima es más frío y lluvioso, se compensa con la incorporación de nuevas tecnologías en ventanas, una mayor calidad del vidrio, y potenciando la impermeabilización y la aislación”, explica el profesional.

Agrega que ha habido un cambio que se demuestra con la demanda de proyectos inmobiliarios de departamentos y casas en esta línea, que incorporan elementos del lugar como la madera y la piedra, pero sin dejar de lado lo vanguardista.

Es así como la materialidad también está ligada a lo práctico y funcional de modo de disfrutar del proyecto, optando por materiales de baja mantención, fáciles de reponer, con una arquitectura bien pensada y conceptualizada.

Todas estas características son partes de un todo, ya que también involucran los servicios en cada tipo de proyecto como un valor agregado y donde destacan muelles para deportes náuticos, piscina interior y exterior, espacios comunes, áreas verdes y control de seguridad. Incluso, este último aspecto puede ser determinante al momento de la compra de una vivienda. De esta manera, elegir un proyecto inmobiliario cercano a un lago depende del estilo de vida, de aquellos que disfrutan con la naturaleza o se interesan por la navegación. Y es que para muchos, un lago representa la posibilidad de un mayor descanso, con conectividad, grato clima y múltiples actividades para realizar.

“El sector de Pucón-Villarrica es preferido por factores clave como el clima, ya que la temperatura en dicha zona es más alta y son más los días soleados que en los lagos situados más al sur. También por la cercanía con la capital, y la existencia de buena infraestructura turística y comercial”, concluye Larraín.

Revisa la nota publicada en El Mercurio.