Socio de Inmobiliaria Manquehue prevé que precios de viviendas se estabilizarán en 2013

11 diciembre, 2012

La discusión sobre una eventual “burbuja” inmobiliaria ha mantenido en alerta a las compañías de ese sector y también a las instituciones bancarias.

Ello, especialmente después de que hace unos días el Ministerio de Hacienda, el Banco Central y algunas superintendencias del ámbito económico crearon un grupo de análisis para monitorear los riesgos de este mercado. Esto, ante las fuertes alzas en los valores de las viviendas.

Si bien todos los actores -públicos y privados- coinciden en que no existe tal “burbuja”, siguen con atención el desempeño de este rubro.

Este tema también ha sido seguido por José Antonio Rabat, socio y vicepresidente del directorio de Inmobiliaria Manquehue y principal representante de la familia fundadora de dicha compañía.

Para el empresario son tres los principales factores que están presionando alzas en los valores de las viviendas. Uno de ellos es el incremento del costo de la mano de obra. Según datos de octubre del Instituto Nacional de Estadísticas (INE), el índice general de remuneraciones nominales anotó una variación de 6,3% en doce meses, mientras que en la construcción aumentó 9,6%.

Los otros elementos, añadió Rabat, son la escasez de terrenos y el término en 2009 de la franquicia tributaria del sector de la construcción (el denominado IVA de la construcción), lo que se está reflejando actualmente en los precios de las viviendas sobre las 4.500 UF.

Pero la estimación de Rabat para 2013 es que los valores de las casas y departamentos tiendan a estabilizarse.

-¿Cuál es su visión de la situación del mercado inmobiliario, en particular las alzas de precios y la vigilancia de parte de entidades estatales?

“Tengo la impresión de que no hay burbuja en el sector inmobiliario. Los precios han subido en los sectores más céntricos, más densificados, en torno al Metro y en comunas como Santiago, Providencia, Ñuñoa. En el resto de la capital, los valores no se han modificado”.

“Donde los valores han subido, ha habido una presión de costos muy importante en los últimos tres años. Esto se explica primero por la aplicación del IVA completo a la vivienda sobre 4.500 UF. Además, existe una presión de costos relevante ligada al aumento en el empleo, que ha generado una importante escasez de mano de obra en la construcción. Esto no solamente en cuanto al número de personas, sino también en la calificación de los individuos que se incorporan y que muchas veces tiene una productividad menor. A la vez, hay que capacitarlos”.

“Por otro lado, está la escasez de terrenos producto de planes reguladores que han establecido ciertas restricciones. Ello, hace que también los precios tiendan a subir”.

-En el mercado estiman que en La Dehesa podrían subir más fuertemente los precios de las casas el próximo año. Pero quienes no encuentren ofertas en esa zona se desplazarían a Chicureo donde Manquehue tiene actividad. ¿Cómo ve eso?

“En La Dehesa va quedando menos superficie disponible, especialmente para vivienda unifamiliar y esa situación se ha reflejado en los precios”.

-¿Cómo visualiza para 2013 la evolución de los precios de las viviendas? ¿Podrían estabilizarse o subirán de la mano del crecimiento de la economía y una oferta restringida?

“Algunos factores como los costos podrían seguir presionándolos, pero tengo la impresión de que los precios deberían tender a estabilizarse en las áreas donde han subido más. En la comuna de Vitacura, por ejemplo, han aumentado los valores de las casas en forma importante, pero lo veo como un fenómeno transitorio”.

La empresa

En 2009 ingresó a la propiedad de Inmobiliaria Manquehue el grupo Corso -ligado a Teresa Solari- y tras ello hubo una serie de cambios a nivel de directorio de la compañía, que hoy es presidida por Canio Corbo.

Rabat afirmó que a nivel corporativo estamos “tranquilos” y sin nuevas modificaciones. Añadió que la firma está “con muy buenos resultados este año y vemos que en 2013 las condiciones se mantendrán. Seguiremos con el foco en el desarrollo de casas”.

Fuente: El Mercurio