Santiago lidera en viviendas y en construcción en altura

5 abril, 2013

El  aumento de personas solteras que mostró el último Censo (de 34,6% en 2002 a 47,2% en 2012), además de las familias sin hijos y profesionales, quedó retratado en el drástico cambio urbano que ha experimentado Santiago en la última década.

El Censo 2012 ubica a la comuna capital a la cabeza, a nivel nacional, en el número de viviendas, y también en la densificación en altura. En el decenio pasado Santiago sumó 97.256 nuevos habitantes, que se concentraron en 74.042 inmuebles. De ellos, prácticamente el 100% son departamentos en más de 500 edificios nuevos. La mayoría tiene unos 45 m {+2} y cuenta con uno o dos dormitorios. Además, gran parte de estos inmuebles se vendieron con el aporte del subsidio de renovación urbana (de 200 UF), que fue creado a mediados de los años 90 con el propósito de alentar el retorno a un centro que antes del año 2000 perdía población.

Así, Santiago aumentó sus viviendas en 95,5%, y pasó de 77.514 unidades a 151.556 en diez años. Con ese cambio se convirtió en la novena comuna más poblada del país, con 311.415 habitantes.

Sin embargo, a juicio del urbanista Iván Poduje, esa transformación ha tenido costos para Santiago. El más evidente es el aumento de la congestión vehicular. “Se producen concentraciones muy fuertes en calles sin capacidad, lo que genera bloqueos para viajes más largos”. Agrega que a futuro se acentuarán los conflictos vecinales, por la necesidad de nuevos terrenos para la construcción en zonas con valor histórico.

Otro problema lo genera el aumento de viviendas de tamaño reducido, que están exentas de pagar contribuciones. Esto porque el municipio debe aumentar sus gastos en tareas como la recolección de basura, sin percibir mayores aportes.

Al respecto, la alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, planteó ayer al Presidente Piñera la necesidad de mejorar las políticas públicas para enfrentar el aumento de población y viviendas. “Debe rediseñarse la gestión habitacional, para que en comunas como Santiago se puedan construir viviendas sociales, que los subsidios permitan rehabilitar edificios antiguos, que el desarrollo de nuevas edificaciones sea compatible con el carácter patrimonial de los barrios”, dijo.

Fuente: El Mercurio