Recuperan fachadas en República y alistan obras en Valparaíso

28 febrero, 2013

El último estudio de la calidad de vida urbana reveló un dato clave: el 74% de los 7.377 encuestados calificó los rayados de muros como un problema “muy grave”, “grave” o “importante” de la ciudad. Ese alto rechazo a esta práctica, sobre todo cuando afecta a edificios patrimoniales, originó un plan del Ministerio de Vivienda que busca contrarrestar el deterioro estético que implican los rayados y recuperar inmuebles que poseen un valor histórico.

La iniciativa comenzó con una intervención piloto en cinco edificios del barrio República, en pleno centro de Santiago. Además de estar ubicados en las mismas calles -General García y República-, las construcciones, levantadas entre 1935 y 1955, compartían todo tipo de marcas que las hacían pasar inadvertidas en el barrio.

Fueron $41 millones destinados a reparar grietas en los muros, reemplazar cornisas, eliminar la suciedad profunda con una técnica de hidrolavado a presión y, finalmente, la aplicación de pintura para devolverles el color y la vida. En total, 2.000 m2 de fachadas cambiaron completamente su fisonomía.

“Esta es una obra que los vecinos esperaban con muchas ganas, pero no podían costear. Ahora tenemos un lugar limpio, libre de rayados, que va a resaltar el valor arquitectónico de nuestros departamentos. Estamos muy felices”, dijo la vicepresidenta del comité vecinal y residente del barrio hace 40 años, Patricia Venegas.

Nueva etapa

Después de recuperar las fachadas, lo que viene es que municipio, vecinos y privados aplicarán en conjunto un plan de gestión para mejorar el tránsito, aseo, iluminación y áreas verdes del barrio.

“Queremos que el patrimonio histórico perdure para las futuras generaciones. De esta forma mejoramos la calidad de vida de quienes viven en estos lugares y de los miles de personas que transitan a diario por el barrio”, señala el ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez.

A partir de la experiencia, en marzo se realizará un segundo plan piloto en el barrio Almendral de Valparaíso. En ese sector se invertirán $121 millones para recuperar, en un plazo de tres meses, las fachadas de inmuebles patrimoniales enclavados en la zona típica que se ubica a los pies del cerro Florida.

Más adelante se diseñará un programa que será extendido a edificios de conservación histórica y de valor patrimonial de todo el país. “Ambas experiencias las estamos evaluando muy positivamente, por su impacto urbanístico, estético y en la calidad de vida de los vecinos, y es una medida que queremos replicar durante este año en otras regiones”, agrega Pérez.

Fuente: El Mercurio