Reactivan proyecto de licitación de muelle histórico de Antofagasta

4 febrero, 2013

El muelle salitrero Melbourne Clark de Antofagasta, uno de los últimos vestigios de la industria salitrera de fines del siglo XIX, y monumento histórico desde 1978, ha sufrido décadas de abandono y el daño de sus materiales originales -pino Oregón y rieles de ferrocarril- por efectos del mar y el viento, que provocaron incluso el hundimiento de una parte de su centenaria estructura.

Para rescatarlo, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) y el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu) desarrollaron un proyecto que busca rehabilitarlo como paseo histórico, con la incorporación de mobiliario urbano acorde con la calidad de su arquitectónica histórica.

El muelle mide 136 metros de largo y de ancho es variable (de 14 a 18,5 m). Se pretende recuperar una superficie de 2.036 m2 de espacio público.

Tras un primer intento por licitar las obras -que fracasó en mayo de 2012, ya que se presentaron solo dos empresas que superaban en más de un 28% el presupuesto de $5 mil millones asignado para los trabajos-, ahora se abrió un nuevo proceso de licitación. Y ya hay cinco empresas que se han manifestado interesadas en realizar el proyecto.

Este contempla la incorporación de vigas metálicas y pilotes de hormigón, que se unirán a las originales y a los rieles de la estructura para darle soporte.

Se instalarán luminarias, sombreaderos, boleterías, una zona de paseo peatonal y se restaurarán las grúas que embarcaban el salitre, las que estaban contempladas en el proyecto original.

Además, se incorporarán carros de trenes que simulen su nexo con la antigua estación de ferrocarriles ubicada frente al muelle, pero que hoy es imposible unir debido a que se interpone una avenida. También habrá un recinto especialmente pensado para realizar actividades deportivas y recreativas, como la navegación en kayak por la zona.

“La idea del proyecto es que la gente pueda simular que está en la época original del muelle”, explica Alejandro Riquelme, director regional de Obras Portuarias del MOP.

Fuente: El Mercurio