Proyectos inmobiliarios: La labor de los arquitectos es esencial en la elección del equipamiento

25 noviembre, 2015

En esta materia, Ignacio Hernández, director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos destaca que la tendencia actual es la compactación e integración de los espacios y la incorporación del diseño como valor.

depto exxacon_702
Los arquitectos consideran todos los materiales y equipamientos como transcendentales en la definición y materialización de una obra de arquitectura.

Los arquitectos tienen una labor fundamental a la hora de decidir el equipamiento de un proyecto inmobiliario, así como el mandante. Y es que tanto el diseño, la calidad, la respuesta apropiada a los requerimientos estéticos, de uso, estabilidad y durabilidad de los mismos, así también los costos, son consideraciones fundamentales para su elección.

El arquitecto Ignacio Hernández, director de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA), explica que en el caso de casas y departamentos la cocina y los baños son los lugares en los cuales se ha registrado mayor evolución en el diseño y la oferta de materiales y equipamientos nuevos.

“Dejaron de ser un espacio técnico o funcional simplemente, a ser un espacio social e integrador, en el caso de las cocinas, o hedonista, sensorial y lúdico, en el caso de los baños. El desarrollo económico y social de nuestra economía y la vida urbana han generado un cambio cultural que incide directamente en cómo vivimos y usamos estos espacios hoy”.

Además, se puede destacar que la iluminación también se ha incorporado como un elemento de valor en el diseño de casas y departamentos. También la mejora en confort que proporcionan la aislación térmica, acústica y los sistemas de climatización, todos más amigables y sustentables.

Calidad y precio

La relación entre la calidad y el precio de los equipamientos es uno de los aspectos que los desarrolladores inmobiliarios deben evaluar a la hora de planificar un proyecto inmobiliario. La respuesta debe ser sensible y consistente al mercado al que está orientado.

A juicio de Hernández, la fórmula más exitosa para encontrar el justo equilibrio requiere de la experiencia, el criterio y la reflexión, así como la interacción con mandantes, propietarios, proveedores y constructores. “No se puede decir que una se debe subordinar a la otra, pues ese equilibrio es dinámico y específico a cada proyecto”.

En este sentido, señala que la labor de los arquitectos es considerar todos los materiales y equipamientos como transcendentales en la definición y materialización de una obra de arquitectura. Es decir, desde la conceptualización de un proyecto y su respuesta en diseño de los espacios, así como las ingenierías que lo respaldan y sustentan -como los materiales de obra gruesa, terminación y equipamiento-.

Mercado nacional

El director de la AOA resalta que la globalización y apertura de la economía chilena ha facilitado el acceso a productos de altísima calidad de origen importado, especialmente en aquellos de tecnología avanzada.

“Esto no es distinto a lo que ocurre con cualquier bien como artículos electrónicos, automóviles, computadores, etc. Así, pavimentos, artefactos sanitarios, electrodomésticos, griferías, sistemas de clima, ascensores y un sinfín de productos están disponibles y presentes en nuestro medio hoy en día”.

Respecto a los proveedores de equipamiento para los proyectos inmobiliarios señala que el mercado chileno es muy maduro y competitivo, por lo que estas empresas son generalmente muy serias y confiables.

Lo cierto es que desde hace años ya están disponibles una gran cantidad de materiales y equipamiento importado, proveniente de reconocidas marcas, permitiendo que los profesionales tengan para elegir una amplia gama de productos. “La elección debe ser siempre por consideraciones estéticas, de calidad, precio, disponibilidad y por consideraciones propias del proyecto específico”, resalta.

Tendencias

En materia de equipamiento de casas y departamentos, la tendencia actual es la compactación e integración de los espacios y la incorporación del diseño como valor. “Chile está muy actualizado, especialmente en las grandes ciudades, por lo que no existen grandes diferencias con lo que se hace en otros países. Solo la estética varía según patrones culturales”, argumenta Ignacio Hernández.