Proponen crear gobiernos metropolitanos y reforzar las intendencias regionales

5 marzo, 2013

Una reforma de la administración regional y comunal del Estado es una aspiración de larga data, planteada en forma recurrente por autoridades y expertos. Muchos han levantado ideas que van desde la democratización de los gobiernos regionales a la creación de un alcalde mayor en ciudades con gran cantidad de comunas, como Santiago, el Gran Valparaíso o Concepción, para administrar mejor el territorio y contar con una mirada global que hoy no existe en la gestión local.

Pese a tantas ideas, las últimas leyes que reformaron el proceso se promulgaron ya hace veinte años, en 1993, con la creación de los gobiernos regionales. A dos décadas de esos cambios, la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere), en convenio con el Banco Interamericano del Desarrollo (BID), encargó a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) un estudio con modelos administrativos y propuestas para profundizar la descentralización.

El documento arroja un diagnóstico crítico de la situación actual: muestra que en Chile “la arquitectura de gobernanza actual está torcida. Está desafiada por altos niveles de centralismo, fragmentación administrativa e institucional, una falta de coordinación entre actores del sector público y privado y un marco que es vertical, sectorial y rígido en su diseño e implementación”.

Para revertirlo, la OCDE analizó diversos modelos administrativos, desde “supramunicipales”, es decir, entidades de gobierno metropolitano autónomas, como las que existen en Londres, Stuttgart y Portland, hasta los “intermunicipales” (acuerdos entre municipios, como en Milán y Sao Paulo).

Descentralización

Finalmente, concluyó que si bien no hay un solo modelo ideal para Chile, “es importante contar con una estructura de nivel regional fuerte que pueda cubrir toda el área urbana”. A la vez, agrega que Chile puede tomar un camino más osado en el que los gobiernos regionales provean un “ancla” para las coordinaciones municipales y se experimente un modelo supramunicipal para Santiago, con el objetivo de unir cuerpos intermunicipales.

Luego, propone diversas alternativas: que esa administración tome la forma de una autoridad metropolitana o un gobierno regional metropolitano. Agrega que se debe asegurar que sean representantes apropiados y que las responsabilidades de administración y las asignaciones de competencia reflejen las características locales.

El subsecretario de Desarrollo Regional, Miguel Flores, comparte las propuestas y explica que el Gobierno (Presidencia, el Ministerio Secretaría General de la Presidencia y la Subdere) comenzará un trabajo, dentro de los próximos días, para implementar algunos de los cambios propuestos por la OCDE.

“Deberíamos avanzar en la creación de gobiernos regionales metropolitanos en aquellas regiones donde existan ciudades de esas características, siguiendo en buena medida las sugerencias emanadas del estudio. Con una opción como esta, dichos gobiernos debieran aumentar sus facultades en materia de planificación urbana, transporte, medio ambiente y otros, junto con la implementación de un fondo de inversión metropolitana. De esta manera se podría dar coherencia a las diversas políticas públicas sectoriales que se implementan en el territorio, potenciando de esta manera el proceso de descentralización”, afirma.

Fuente: El Mercurio