Por qué visitar Melbourne en la Misión Tecnológica AOA 2013

7 agosto, 2013

El 09 de octubre próximo parte la Misión Tecnológica AOA 2013: Oceanía, y las ciudades destinadas a ser visitadas son Sydney y Melbourne en Australia, y Auckland en Nueva Zelandia.

Para comenzar a calentar los motores, a continuación les entregamos información sobre Melbourne, ubicada en el estado de Victoria, y que fuera la capital de Australia entre 1901 y 1927.  La ciudad original (hoy conocida como el distrito central de negocios o CBD) se estableció en Hoddle Grid, su extremo sur en frente del Yarra, y fue fundada 47 años después de Sydney por un asentamiento pastoral.

El centro de la ciudad es conocido por su atractivo histórico con calles y galerías (la más notables son Block Place y Royal Arcade), que contienen una gran variedad de tiendas y cafés. El CBD de Melbourne, en comparación con otras ciudades australianas carece de límites y o de restricciones de altura y contiene cinco de los seis edificios más altos en Australia, el más alto de éstos es la Eureka Tower.

El CDB y sus alrededores también contienen importantes edificios históricos como el Palacio Real de Exposiciones, el Ayuntamiento de Melbourne y el Parlamento.Aunque el área es descrita como el centro, no es realmente el centro demográfico de Melbourne. Debido a una expansión urbana hacia el sureste, el centro demográfico se encuentra en San Bourne, en el suburbio de Glen Iris.

Melbourne es una de las típicas ciudades capitales de Australia en que, tras el cambio del siglo XX, se extendió con la noción de un “Un cuarto de acre de casa, de jardín y piscina” para cada familia, conocido a nivel local como el sueño australiano, actualmente es la ciudad más extensa de Australia y la quinta más extensa del mundo solo superada por Nueva York, Los Ángeles, Chicago, Tokio y Phoenix.

Melbourne es conocida en Australia como la ciudad jardín, y el estado de Victoria a su vez, como el estado jardín.Hay una gran cantidad de parques y jardines, muchos cerca del CBD, con una gran variedad de especies de plantas comunes y raras. También hay muchos parques en los alrededores de Melbourne, como en los municipios de Stonnington, Boroondara y de Port Phillip, al sureste del CBD.

La amplia superficie cubierta por zonas urbanas de Melbourne están formalmente divididas en cientos de suburbios (por asuntos relacionados con las direcciones y los códigos postales), y administrados como áreas de gobierno local. En Fitzroy, Brunswick Street tiene un ambiente artístico, mientras que Johnston Street es un centro de cultura hispana.

Según la página web australia.com, las cinco experiencias imprescindibles en Melbourne son:

1. Shopping hasta caer rendido

Consiga una ganga en el mercado Rose Street Artists’ Market y explore las originales boutiques de la calle de Brunswick Street. Adquiera prendas de diseñadores como Akira Isogawa y Zimmerman en la calle de Chapel Street, en Prahran o en la histórica Oficina General de Correos de Melbourne.  Todo lo que pueda desear a precios fantásticos, desde moda hasta mobiliario, está en Bridge Road, en Richmond. Melbourne es un vergel para los amantes de las compras, pues ofrece eclécticas boutiques, moda a la última, originales tiendas de decoración y plazas de estilo europeo entre las ocultas callejuelas y los soportales de la ciudad.

 2. Ir de bar en bar y bailar hasta el amanecer

Disfrute tomando un cóctel en un contenedor marítimo reconvertido de Chinatown, disfrute de una cerveza al atardecer en un pub de St Kilda o asista a un cabaret en el suntuoso ambiente retro de los bares de jazz de la ciudad. Deguste exquisitas tapas y exóticos vinos en un bar de la calle de Little Collins Street y alterne en sociedad en un salón rosa con césped sintético en Bourke Street. La fiesta comienza al caer la noche por los bares de Brunswick Street. Puede bailar hasta el amanecer en los bares de las callejuelas iluminadas por faroles, resguardados del torrente de luces de colores por pesadas puertas metálicas.

3. Descubra el paraíso de la gastronomía

Deje que el aroma de un buen café lo embriague en las góticas callejuelas europeas de Melbourne. La ciudad es famosa por su café y su antigua cultura cafetera, pero tiene muchas más cosas que explorar. Tras tomarse un café negro o picotear un aperitivo a mediodía, pruebe un té en un hotel decimonónico o deje que se le haga agua la boca mientras come en cubiertos de plata en un aclamado restaurante, como el Nobu, el Botanical o el Becco. Compre verduras, frutas y marisco fresco en el mercado de Queen Victoria, que se celebra los sábados, conocido por su animado gentío y sus músicos callejeros. Pruebe los restaurantes, cafés, bistrós y bares de Southbank o, al otro lado del río Yarra, de Federation Square.  Lleve a su paladar de viaje por el multicultural cosmos de cocinas de Melbourne: Carlton para los que busquen clásicos italianos, Richmond para comida vietnamita económica y Fitzroy para los que sientan ganas de las tapas españolas.

4. Empaparse de cultura

Saque entradas para una actuación de la Compañía Australiana de Ballet, que tiene su sede aquí, en la capital cultural de Australia. O disfrute de un deslumbrante musical en el Princess Theatre.  Descubra la mejor colección de arte internacional del hemisferio sur en la Galería Nacional de Victoria. O visite el Australian Centre for the Moving Image en Federation Square, un espacio cultural de primer orden para los habitantes de Melbourne. Conozca las últimas vanguardias a través de las creativas colecciones del Centro Australiano de Arte Contemporáneo, en Southbank. Para remontarse miles de años atrás en la historia cultural aborigen de Melbourne, contemple arte del “Dreamtime” y arte contemporáneo durante una ruta que le mostrará el patrimonio aborigen mientras recorre el Real Jardín Botánico.

5. Apasionarse con los deportes

Grite entusiasmadamente durante un partido de fútbol australiano del Melbourne Cricket Ground hasta los topes en cualquier momento del invierno. Descubra su afición por el críquet durante el verano, cuando la ciudad se convierte en la sede de The Ashes (torneo internacional de críquet) y de los partidos One-day International (torneo nacional de críquet). No pierda la oportunidad de unirse a las enormes multitudes que asisten al Open de Tenis de Australia a orillas del Yarra. Si usted es un apasionado del motor, debe dirigirse a Melbourne en el mes de marzo para presenciar el Gran Premio de Australia de Fórmula 1 en Albert Park. Y tanto si es un entusiasta de las carreras como si es un apostador ocasional, no querrá perderse la carrera de caballos más suntuosa del mundo el primer martes de noviembre: la Copa de Melbourne.