Planificando la ciudad justa

20 junio, 2017

Por Yves Besançon, past president de la Asociación de Oficinas de Arquitectos.

Yves Besançon, Past President AOA.

Al hablar de guetos verticales, nuestra mente nos traslada inmediatamente a la comuna de Estación Central cuya ausencia de instrumento de planificación territorial ha provocado, según se le critica, la construcción de edificios muy densos y muy altos, algunos ya construidos y otros varios en etapa de permiso de edificación aprobados o en trámite.

Es cierto que la falta de Plano Regulador Comunal es uno de los factores que han llevado a esta vorágine de torres con muchos departamentos creciendo casi sin control y sin planificación de ningún tipo. Hasta el momento no se visualiza luz en el horizonte que pudiera dar alguna esperanza para una mejor respuesta a la gran necesidad y demanda por viviendas ubicadas cerca de los centros y servicios urbanos. Esa luz solo puede encenderse si es que reconocemos que este problema no es culpa solamente de la Municipalidad de Estación Central, sino que de varios factores que en su conjunto, han llevado esta situación a este extremo que todos quisiéramos haber resuelto de mejor manera.

Los instrumentos de Planificación Territorial de otras comunas, excluyentes de cualquier posibilidad de densificar en su territorio y que manejan además terrenos de su propiedad o del Estado en forma especulativa, impidiendo la construcción de viviendas para familias vulnerables integradas con familias de clase media, así como la exclusión de viviendas para personas solas o estudiantes que requieren de menos espacio, ha producido que éstas deban emigrar a donde sí se les permite vivir con densidades acordes a viviendas más pequeñas y sustentables, cercanas a los centros de servicios y transporte público.

Estando en periodo de campañas políticas nos parece muy oportuno que los diferentes candidatos entiendan este problema y hagan propuestas que mitiguen esta situación que requiere de urgentes soluciones. No basta con estar siempre oponiéndose a todo lo que se hace, la construcción de viviendas es una necesidad que pareciera hemos olvidado como prioridad dentro de nuestras ciudades como es planificar equilibradamente, justamente y adecuadamente la distribución de las densidades en las más de 37 comunas del gran Santiago y otras ciudades de nuestro país.

La Política Nacional de Planificación Urbana implementada en el gobierno anterior y cuya implementación estudia la Comisión Nacional de Planificación Urbana creada por el actual gobierno, son síntomas de que esta enfermedad de falta de planificación podría ser inoculada con un plan estratégico para impedir estos monopolios municipales que solo piensan en su territorio, aislados del resto y con ninguna empatía por sus vecinos.

Está claro que las empresas inmobiliarias no construyen en donde se debe sino en donde se puede, no hay terrenos disponibles, la normativa es cada vez más incoherente entre una comuna y otra y las necesidades de vivienda para diferente tipo de usuarios y diferente tipo de familia. Tampoco los Planos Reguladores contemplan una correcta administración del territorio propiciando densificar en torno a las estaciones de Metro o el Transantiago, así como tampoco se preocupan de densificar en terrenos vacíos o zonas subutilizadas dentro de sus límites.

En resumen no hablemos más de guetos verticales de manera peyorativa sino que hablemos de soluciones justas, integradas y armónicas con el resto de la ciudad y el barrio. Planifiquemos una ciudad más justa para todos.

Lee la columna publicada en Portalinmobiliario.com