Plan reconvierte 31 campamentos erradicados en parques, miradores y recintos deportivos

11 abril, 2013

Por años, el sector de Ribera Venecia, ubicado en la periferia de Temuco, era sinónimo de peligro y delincuencia. Los residentes de las poblaciones cercanas cuentan que evitaban transitar por las calles que recorren el barrio, sobre todo cuando comenzaba a anochecer. Con todas esas advertencias en mente, casi no se veían niños jugando.

Esta descripción del barrio contrasta radicalmente con el panorama actual. Con la erradicación del campamento en el que vivían 63 familias, el terreno donde se emplazaba dio paso a una concurrida multicancha con una plaza activa y una ciclovía que hoy se ha convertido en el punto de encuentro para las familias del sector.

Con ese modelo en mente, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, a través de la Secretaría Ejecutiva de Aldeas y Campamentos, trabaja en un plan nacional para construir obras urbanas como parques, plazas, miradores, paseos, multicanchas y recintos deportivos en los terrenos fiscales que han quedado disponibles tras el cierre de 31 campamentos, que desaparecerán este año.

Según estimaciones del Gobierno, en total son 300 mil m {+2} de terrenos que se recuperan como áreas verdes y de esparcimiento, en barrios que justamente carecen de espacios públicos y de servicios.

“El plan integral de atención a campamentos implica dar solución habitacional a las familias de la toma que se va a erradicar y evitar así que se vaya a repoblar. Eso implica, a la vez, recuperar el territorio, con espacios públicos y equipamiento para los vecinos del sector”, explica el ministro de Vivienda y Urbanismo, Rodrigo Pérez.

Después del diagnóstico oficial que arrojó la existencia de 657 campamentos, el Gobierno ha logrado cerrar 68 y apunta a erradicar otros 50.

De esos asentamientos, hay 31 que serán completamente trasladados desde terrenos fiscales, donde ya se comenzó la construcción de 22 espacios públicos. Los otros nueve ya han sido entregados a la comunidad.

En total, se han invertido $12.000 millones en las obras. Entre las más emblemáticas, se contempla la construcción del parque Juan Alsina de 2.500 m {+2} , a los pies del cerro Renca

La secretaria ejecutiva de Aldeas y Campamentos, Ana Claudia Amar, señala que las obras son el punto culminante de un largo proceso de trabajo con las familias.

“Tenemos que entregar subsidios a las que pueden recibirlos. Otras son inhábiles, porque ya tienen otra casa o son personas solas que no califican para el beneficio. Ahí hacemos un trabajo social con las familias. Cuando ya el 80% ha salido del campamento, podemos generar un plan de obras, que también busca evitar lo que siempre pasaba: que otros grupos se los tomen”, dice Amar.

Fuente: El Mercurio