Pensando el Palacio Pereira Analizan metodologías para la restauración

15 marzo, 2013

Tres jornadas de intenso trabajo completó ayer el equipo que el año pasado se adjudicó el Concurso de Restauración del Palacio Pereira, nuevo símbolo del rescate patrimonial y protagonista del sello Legado Bicentenario creado por el gobierno de Sebastián Piñera. Por primera vez lo hizo con su elenco completo, considerando la presencia del arquitecto inglés experto en restauración Alan Chandler -de Arts Letters Techniques-, quien se sumó las mesas de análisis, discusión de criterios y talleres.

La reunión final de la semana contó con la presencia de Magdalena Krebs, directora de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), y de Emilio de la Cerda, secretario ejecutivo del Consejo de Monumentos Nacionales (CMN). Junto a Chandler, los arquitectos chilenos Cecilia Puga, Paula Velasco y Alberto Moletto, y un equipo multidisciplinario que incluye un ingeniero estructural, restauradores como Fernando Pérez e inspectores técnicos presentó un resumen del Proyecto de Restauración y Puesta en Valor del Palacio Pereira.

Nada está plenamente definido aún. El proyecto cuenta con un plazo de 290 días para su desarrollo y por ahora se están definiendo metodologías para la restauración: “Cómo abordar lo global y lo particular en un edificio como éste, que está fragmentado”, señala Paula Velasco. “De esta manera se establecerán las próximas reglas del juego para comprometernos con el Palacio Pereira”, dijo Chandler en su intervención, que tocó puntos como el encuentro entre la gran historia de un edificio neoclásico construido por el arquitecto francés Lucien Hénault en 1872, y el futuro que le espera como sede de la Dirección del Patrimonio Cultural, con oficinas de la Dibam y el CNM.

“El palacio tendrá nueva vida. La pregunta abierta es ¿vamos a tener un edificio nuevo y limpio o un edificio que cuente su historia?”, concluyó Cecilia Puga, representante del equipo.

Durante la etapa de diagnóstico del espacio se conocieron novedades: el hallazgo de elementos arqueológicos que serán sometidos a análisis. Incluyen restos de construcciones coloniales de adobe y fragmentos de vasijas y puntas de flecha del período alfarero temprano, es decir, entre el año 0 y el 1000 después de Cristo.

Fuente: El Mercurio