Parque automotor crece 10 veces más rápido que la infraestructura vial en 15 urbes del país

19 junio, 2017

Un robusto auge del automóvil en 15 de las mayores ciudades del país y un correlativo deterioro del uso del transporte público constató un estudio de la Secretaría de Planificación de Transporte (Sectra) del Gobierno, a partir de datos de las Encuestas Origen-Destino 2010 y 2015.

Pedaleable_Santiago_Congestion

La medición comprobó un incremento casi marginal de la construcción de calles y avenidas en el mismo lapso. Si entre 2010 y 2015 las arterias de Iquique-Alto Hospicio, Gran Valparaíso, Gran Santiago, Talca, Linares, Chillán-Chillán Viejo, Gran Concepción, Los Ángeles, Valdivia, Osorno, Puerto Montt, Ancud, Castro, Quellón y Coyhaique aumentaron 3% (de 25.738 a 26.446 km), los vehículos lo hicieron 34% (de 1.718.179 en 2010 a 2.294.050 en 2015).

Los autos se expandieron con más fuerza en Valdivia (126%), Osorno (103%) y Quellón (80%). En red vial, el mayor crecimiento se observa también en la capital de Los Ríos (14%), además de Coyhaique (11%) y Castro (6%).

Según el subsecretario de Transportes, Carlos Melo, el estudio evidencia un deterioro del transporte público mayor por el incremento de autos y de otros modos, como el taxi colectivo: “Dada la escasez de espacio vial que hay en nuestras ciudades, no es factible que con el desarrollo de vialidad se haga frente al crecimiento del parque vehicular. La única alternativa es el fomento al transporte público mayor y el desarrollo de proyectos de infraestructura”.

Además, el estudio dimensiona el impacto de la congestión: en 2015 los vehículos recorrieron 32.257.266 km en vías urbanas, 79,3% más que los 17.983.382 registrados en 2010.

Raimundo Cruzat, experto en urbanismo y transportes y ex integrante de la comisión Promovilidad (convocada en 2014 por la Presidenta para combatir la congestión), lamenta que hace tres años ese grupo planteó medidas para enfrentar los tacos en regiones (incluyendo la restricción vehicular) que no se han implementado: “En regiones hay espacio para reaccionar rápido, porque son ciudades monocomunales y las decisiones de infraestructura y gestión vial estén en una sola mano; pero hay que tener voluntad política”.

Cree que la única forma de promover el uso del transporte público es con “renovación de flota y alternativas atractivas, como tranvías y trenes ligeros”.

La medición también constata algunas mejoras en los servicios de transporte público, como que la edad promedio de los buses bajó de 12,2 a 10,9 años. También se evidencia un incremento del parque de motos de 81.540 unidades en 2010 a 128.602 en 2015.

Revisa la nota publicada en El Mercurio.