Nueva Línea 7 y sus beneficios ciudadanos asociados

27 junio, 2017

Por Yves Besançon, past president de AOA.

Yves Besançon, Past President AOA.

El anuncio de la nueva Línea 7 del Metro de Santiago, realizado por la Presidenta Bachelet en su Cuenta Pública, posicionará a la red subterránea de transporte público de la capital en el lugar N° 19 a nivel mundial. Con 174 km de extensión, entrará en el top 20 de las ciudades con tren subterráneo en el mundo.

Al unir Renca con Las Condes y Vitacura, con 30 km de recorrido cruzando las cinco comunas de Cerro Navia, Quinta Normal, Santiago, Providencia y Las Condes, el proyecto apunta en la dirección correcta. Esto, por dar acceso a este tipo de transporte rápido y eficiente a comunas y sectores que carecían de él, logrando la integración entre zonas dentro de la ciudad que estaban desconectados y excluidas.

Junto con lo anterior, esta nueva Línea 7 contribuirá a descongestionar otras líneas que están cercanas a la saturación. Además, se producirá la combinación con estaciones muy concurridas, conectando otros barrios de nuestra gran ciudad.

El camino ya ha sido tomado por candidatos a dirigir la primera magistratura del país.  Hay que tener en cuenta que un buen servicio de transporte público mejora la calidad de vida de los ciudadanos, acorta los tiempos de viaje y repercute directamente en la productividad de las empresas tanto públicas como privadas. Los contribuyentes se merecen un mejor y más eficiente servicio de transporte, así como también que este se acerque a sus lugares de vivienda y trabajo con dignidad, considerando los impuestos que pagan para tal efecto.

El anunciado proyecto de la nueva Línea 7 se ve como una realidad plausible, por lo que es recomendable que las políticas públicas de desarrollo y planificación urbana sean coherentes con la deseada densificación en torno a las futuras estaciones para que el proyecto sea útil y efectivo. Nada se saca con invertir los US $ 2.600 millones que costará este proyecto, si no se aprovechan los beneficios que puede aportar a la integración social, a una densificación de la ciudad en lugares cercanos al metro como corresponde y a recibir la rentabilidad social adecuada que, sin duda, esta nueva Línea 7 aportará a barrios de Santiago.

La calidad de vida de un amplio sector de la ciudad se verá beneficiada con esta iniciativa, no solo por la eliminación de varios recorridos de transporte de superficie, sino que también con medidas que autoridades implementen a lo largo de todo el recorrido de la nueva línea. Sería esperable lograr una respuesta que aproveche todas las externalidades que un buen transporte, rápido y sustentable, puede entregar, considerando la enorme inversión, pero con un gran retorno en beneficios para los ciudadanos.

Revisa la columna publicada en Publimetro.