Mercado inmobiliario coincide en que no hay burbuja y justifica alza de precios

7 diciembre, 2012

El informe de Gemines que encargó la banca y que se conoció esta semana descartó que exista una burbuja inmobiliaria. Ayer el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, validó el diagnóstico: “En Chile no hay una burbuja inmobiliaria y lo digo claramente. Eso no significa que sea un tema al cual no le estamos dando seguimiento (…) No sólo miramos ahora, sino a dos, tres y a cuatro años”.

En esta misma línea, el presidente de BancoEstado, Segismundo Schulin-Zeuthen, indicó que “todos monitoreamos y hasta ahora, esto no se está produciendo”. También concuerda el vicepresidente ejecutivo de la Asociación de Aseguradoras, Jorge Claude, quien afirma que hay factores objetivos que justifican las alzas de precios.

Mirada de la industria

Los actores del sector inmobiliario explican que la mayor plusvalía en las viviendas es producto de la dificultad para encontrar paños disponibles, el encarecimiento de la mano de obra y los costo de la construcción.

Mauricio Varela, gerente general de Socovesa, enfatiza “el hecho de que suban los precios no es sinónimo de burbuja. Eso es lo que de alguna manera se confunde”. Explica que tras haber tenido los precios estables, al subir generan un “escenario nuevo, algo a lo que no estábamos acostumbrados”. Agrega que cuando el ciclo económico es bueno, “hay más empleo, suben un poco los costos, los sueldos, los precios y así los márgenes se mantienen”. Admite que en ciertas comunas la disposición a pagar de la gente es mayor, por lo que los márgenes han subido, pero indica que esto “se va a estabilizar porque la reposición de los terrenos va a ser más cara”.

Jaime del Valle, gerente general de Valle Grande, explica que “nos hemos dado lujos caros, pero que son propios de un país que va en desarrollo. Se han puesto normas para que las casas tengan exigencias térmicas, acústicas, sísmicas y contra fuego mucho mejor de las que teníamos antes”.

Proyecciones

La industria inmobiliaria proyecta que los factores que impulsan la demanda no tendrán cambios significativos. Por ello, son las condiciones de la oferta las que impactarán más en el precio de las viviendas. Jaime Díaz, director general de Colliers, dice que en el mediano plazo los precios tenderían a estabilizarse por una mayor entrada de nuevas unidades al stock, lo que beneficiará a varios segmentos del mercado. Sin embargo, indica que el valor de la vivienda es “por esencia fluctuante y dinámico, por lo que será importante el monitoreo de éste en los meses venideros”.

En tanto, Vicente Domínguez, director ejecutivo de la Asociación de Desarrolladores Inmobiliarios, afirma que “cada barrio o sector se mueve con sus lógicas propias (…) Ahora, usted puede intervenir el mercado. Por ejemplo, ayer se anunció el congelamiento de los permisos de edificación en comuna de Santiago (…) Siempre hay un potencial ligado a lo que se puede hacer encima de un suelo, pero si eso se restringe, evidentemente se golpea la oferta y pueden subir los precios”.

Fuente: La Tercera