Más ciudadana y regional: la Bienal de Arquitectura debuta en Valparaíso

6 abril, 2015

Por primera vez el evento deja Santiago y tiene como sede la ciudad puerto. Del 16 al 26 de abril, llegará también a otras provincias.

Bienal en La Tercera

No hay duda de que en las últimas dos ediciones los esfuerzos se han concentrado en dotar a la Bienal de Arquitectura y Urbanismo de un espíritu más abierto, participativo y con foco en temas contingentes. Si en 2010 se centró en los problemas urbanísticos originados tras el terremoto de febrero de ese año, con el nombre de 8.8 Re-Construcción, y en 2012 se preocupó de la opinión pública sobre las transformaciones que sufre la urbe, bajo el lema de Ciudad para Ciudadanos, este año los organizadores del Colegio de Arquitectos vuelven a poner el foco en los habitantes. Arquitectura+Educación: el país que queremos se titula la XIX edición del evento que busca sobre todo crear conciencia en torno a los cambios urbanísticos, la protección del patrimonio, la expansión informal y los mega proyectos que se están desarrollando en Valparaíso, ciudad que debuta como la sede oficial de la bienal.

“Por primera vez quisimos salir de Santiago, para dar una señal de que esta muestra es a nivel nacional y que las cosas funcionan fuera de la capital. Valparaíso tiene nada menos que 10 escuelas de arquitectura, cuatro que son emblemáticas para el país”, dice Sebastián Gray, presidente del Colegio de Arquitectos, uno de los organizadores del evento junto con la Asociación de Oficinas de Arquitectos y la Red de Escuelas de Arquitectura. “Desde siempre la bienal ha intentado llegar a un público más masivo, pero desde la aparición de las redes sociales, el acceso y opinión de los ciudadanos ha cobrado más fuerza”, agrega el arquitecto.

Del 16 al 26 de abril, la muestra se desarrollará principalmente en el Parque Cultural de Valparaíso, además de desplegar otras exhibiciones satélites en las plazas de armas de Santiago, Iquique, Concepción, Puerto Montt y Punta Arenas. “La bienal plantea que antes de hablar del país que queremos, debemos conocer el país que tenemos, por eso es importante salir de los espacios conocidos y mostrar la realidad nacional que requiere del aporte de arquitectos, autoridades, academias y sobre todo del usuario directo”, señala Fernando Marín, director del equipo curatorial, que por primera vez también fue elegido a través de concurso público.

Vitrina y debate

Una de las actividades más esperadas es la Muestra Profesional, donde se exhiben las 130 mejores obras construidas en los últimos dos años, con énfasis en 36 edificios destacados, del ámbito público y privado. Allí están, por ejemplo, el Neo Cité de José Tomás Franco, una vivienda social ubicada en el centro de Santiago, resultado de la restauración de un antiguo cité en calle San Francisco; la Escuela Manuel Anabalón Sáez en Panguipulli, de la oficina Gubbins; Casa en Futrono, a orillas del río Ranco, de Cristián Izquierdo Lehmann y el Centro de Innovación UC de Alejandro Aravena y Elemental. “Las obras fueron postuladas de forma anónima y la selección puso énfasis en las regiones”, dice Francisca Pulido, curadora de la muestra. “Temas como la innovación de materiales, la eficiencia energética, integrarse al territorio y la relación con el ciudadano están muy presentes en al arquitectura actual”.

Los estudiantes también tienen un lugar privilegiado en el evento, con un Workshop Universitario donde se exhibirán los mejores proyectos de las escuelas, se debatirá sobre la reconstrucción de Valparaíso tras del incendio de abril de 2014 y habrá dos concursos: el primero convocado por el MOP para diseñar aulas escolares según los fundamentos que persigue la nueva Reforma Educacional, mientras que la agrupación Plan Cerro hará un concurso, financiado por el Consejo de la Cultura, para elegir el diseño que permita recuperar el ascensor del cerro Las Cañas y resolver los problemas de acceso de la quebrada Polcuro.

Y si bien la bienal nació en 1977 con la idea de dar a conocer el estado de la arquitectura local, también recibirá invitados internacionales, como el holandés Winy Maas, los italianos Francesco Dal Co y Pippo Ciorra, y el mexicano Michel Rojkind. El país invitado de esta edición es Argentina, que llega con una muestra de su propio encuentro local. “Ya no pensamos la bienal sólo como una vitrina de obras, sino como una plataforma de discusión y experimentación”, concluye Sebastián Gray.

Revisa la nota completa en La Tercera.