Los nuevos proyectos que renovarán la cara del barrio Parque Almagro

15 febrero, 2013

En 1978, un grupo de vendedores de libros de calle San Diego recibió una tentadora oferta del alcalde de la época, Patricio Mekis: instalarse en la Plaza Carlos Pezoa Véliz, en la esquina de San Diego con Santa Isabel.

Durante tres décadas el lugar se consolidó y se convirtió en una referencia para los que buscaban libros a buenos precios. Sin embargo, su infraestructura no era la óptima. Es por eso que en 2012 la Municipalidad de Santiago decidió remodelarla y agregar elementos ornamentales al sector: una fuente de agua, nuevas especies arbóreas, un escenario para hacer lanzamientos de libros o recitales poéticos y una iluminación más moderna. Eso, además de uniformar los módulos de venta (ver infografía).

La idea, según explica el arquitecto y director de áreas urbanas del municipio, Alejandro Plaza, es que el lugar se transforme en mayo, cuando se inaugure, “en un centro cultural abierto”.

Este será uno de los primeros cambios más evidentes que experimentará el barrio que rodea al Parque Almagro (12 ha). De aquí al 2020, son varios proyectos los que están contemplados en esta zona de la capital. Entre ellas, las dos Torres Gemelas, de 33 pisos, proyectadas por el arquitecto Cristián Undurraga para rematar el eje Bulnes.

Crecimiento sostenido

Según la consultora inmobiliaria AGS, el barrio Almagro-San Diego -comprendido entre Alameda, 10 de Julio, Santa Rosa y Manuel Rodríguez- experimentó desde 2000 a la fecha una densificación importante. Ahí, se levantaron más de 40 edificios residenciales de una altura promedio de 21 plantas. Eso, debido a que sólo en 2011 cambió el Plan Regulador de la zona, que permitió construcciones de un máximo de 16 pisos.

Actualmente, en calle Dieciocho, cerca del Palacio Cousiño, se desarrolla un proyecto que contempla 32 lofts, además de 104 departamentos en un edificio de ocho pisos que está detrás. Un par de cuadras al norte se edifican tres torres de entre 14 y 20 niveles, que serán inauguradas en 2015.

La alcaldesa de Santiago, Carolina Tohá, asegura que el barrio de Parque Almagro ha recogido una gran cantidad de población nueva en la comuna. “Dado el crecimiento del sector, nos interesa mejorar los servicios, el espacio público, el comercio y la vialidad”, acota.

En el aspecto vial, la zona experimentará un cambio radical. Para 2018 está proyectada la apertura de la estación “Parque Almagro” de la Línea 3 de Metro. Se empezará a construir a mediados de este año, momento en que se iniciará la ingeniería de detalle; es decir, la definición del diseño de la estación. El acceso principal de esta se ubicará en la zona norponiente del parque , en Mensía de los Nidos con San Diego.

Alvaro Caballero, gerente Comercial y de Asuntos Corporativos de Metro, asegura que el diseño considerará el parque. “Las estaciones tiene que conversar con su entorno. Por eso, en el diseño tienen que estar consideradas las características de este importante punto de la ciudad”, afirma.

Para Tohá, la idea es que la estación tenga similitudes con la de Manuel Montt de la Línea 1.

Arquitectura solemne

En 2016 debieran estar empezando a construirse las Torres Gemelas que serán el remate del eje Bulnes y la unión del Parque Almagro con el barrio cívico. El arquitecto de la obra asegura que el proyecto ayudará a poner en valor la zona. “Una transformación radical es urgente para revitalizar esa zona un poco deprimida”, asegura. Y agrega que sus torres tendrán una cafetería, un museo de la ciudad y una sala de exposiciones pública.

Para mantener en alto la arquitectura del lugar, al poniente, entre San Ignacio y Dieciocho, se están ejecutarán trabajos de recuperación del Palacio Cousiño, un monumento histórico que albergó entre 1875 y 1940 a la familia del mismo apellido.

Fuente: La Tercera