Las claves de la nueva especificación de condiciones de diseño sísmico en Chile

20 noviembre, 2012

El Comité Anteproyecto de la Nueva Norma Espectro Sísmico se encuentra trabajando al alero del Instituto de la Construcción, en el desarrollo de una nueva especificación de las condiciones de diseño sísmico en Chile. El objetivo de la nueva norma es uniformar las definiciones de la amenaza sísmica que actualmente se presentan en formas diversas, no necesariamente consistentes, en una variedad de documentos independientes y no necesariamente compatibles entre sí, que rigen la edificación común (norma NCh433), las obras industriales (norma NCh2369), el diseño de sistemas de aislación sísmica de edificios (norma NCh2745) y obras diversas, como caminos, puentes, puertos, etc.

La amenaza sísmica corresponde a la intensidad del movimiento del suelo, expresada en términos de la aceleración máxima del suelo, a la cual diferentes sitios según su localización geográfica pueden quedar expuestos durante un sismo. Tal amenaza es esencialmente variable, ya que depende de los efectos que el fenómeno telúrico ejerce sobre cada sitio. En términos generales, dada las condiciones tectónicas que rigen en Chile (subducción de la placa marítima de Nazca bajo el continente Sudamericano), una variable de importancia es la distancia del sitio a la costa, fuente de los terremotos más severos, y cuyas ondas de movimiento se atenúan progresivamente en la medida en que la distancia aumenta; es decir, los efectos de un terremoto son más intensos en la costa y decrecen en la medida que se alejan de ella hacia el este. Adicionalmente a lo anterior, existen fuentes de origen sísmico local debido a fallas geofísicas de la corteza terrestre, como el sistema de Fallas de Atacama en el norte, o la Falla de Liquiñe-Ofqui en el sur, entre otras. Los efectos de las fallas locales, que no están incluidos en la normativa actual, deben combinarse con aquellos de la fuente principal debida al fenómeno de subducción.

Gran Oportunidad

Junto a la intensidad que un evento sísmico pueda producir en un sitio, las condiciones geotécnicas locales, es decir del tipo de suelo de fundación en que se encuentran las estructuras, tienen efectos distintos. Dada la ocurrencia de un terremoto, los efectos locales en cada sitio serán esencialmente diferentes, independientemente de la magnitud global de tal evento. Esto se expresa en los denominados Espectros de Diseño, que corresponden a formas que describen la amenaza para cada tipo de suelo, en función de las propiedades dinámicas de las estructuras (su período de vibración) que responden diferentemente a la amenaza según ellas pasan de rígidas a flexibles (según las propiedades de sus materiales y la forma de los elementos resistentes que las conforman).

A base de las ideas anteriormente expuestas, el Comité del Anteproyecto de la Nueva Norma Espectro Sísmico se encuentra abocado a la definición de las condiciones de diseño de obras civiles considerando lo siguiente:

Primero, aceleraciones máximas de diseño según su ubicación geográfica en el país, es decir, una nueva Zonificación Sísmica del territorio nacional; los avances al respecto muestran que se modificarán las tres regiones actuales (costera, central y cordillerana) de la NCh433 para pasar a una distribución fina continua de curvas que entregarán valores diferentes para cada sitio. Conforme a diversos estudios, la amenaza es en general mayor a la dada por la zonificación actual, de manera que su corrección contribuirá a diseños más seguros.

Segundo, se incluirán los efectos de las fallas locales que se manifiestan superficialmente en la corteza, los que pueden ser relevantes en la proximidad de ellas superando localmente el efecto debido al mecanismo principal de subducción; y tercero, se incluirá una nueva clasificación de los tipos de suelos de fundación (desde roca a suelos blandos) que perfeccionará la actual definición, incorporando a su vez los requisitos de la exploración geotécnica necesaria para determinar la clasificación.

Los tres elementos antes señalados representarán una actualización importante de los procedimientos vigentes, que se basan esencialmente en información disponible hace un par de décadas, acercando las condiciones de diseño sísmico al estado del arte actual del conocimiento.

Fuente: El Mercurio