La nueva juventud del barrio Club Hípico

11 marzo, 2013

LAS PRIMERAS casas alrededor del Club Hípico comenzaron a construirse a mediados del siglo XIX, producto del auge que tuvo la minería del cobre, el carbón y la plata. El yacimiento de Chañarcillo, ubicado al norte del país, enriqueció a muchos empresarios, quienes invirtieron en Santiago sus grandes fortunas.

Fue la época dorada de la zona. La Universidad de Chile construyó en 1842 la primera facultad de ingeniería del país, la de Ciencias Físicas y Matemáticas, y los clanes aristócratas emigraron a las cercanías. A su vez, en 1873 se abrió el Parque O’Higgins, una de las áreas verdes más grandes de la ciudad. Tres años antes, el Club Hípico le daba glamour al sector. Mujeres y hombres de clase alta acudían al recinto.

El paso del tiempo hizo que las elites emigraran a Providencia, Las Condes o Vitacura, dejando el territorio destinado a la clase media. Actualmente, el sector comprendido entre las calles Blanco Encalada, Abate Molina, Beaucheff y El Mirador es mayoritariamente universitario, y los comercios giran en torno a las necesidades de los estudiantes, como locales de comida rápida y cafeterías.

Sin embargo, hoy cuatro proyectos se emplazarán en el área y le darán una segunda juventud al barrio. Estos son la nueva Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, el edificio de la Onemi, la sede de Chilevisión -construida en los terrenos de la ex fábrica textil Machasa- y la llegada de la Línea 6 del Metro.

La futura estación del tren subterráneo va a estar terminada a fines de 2016 y estará ubicada en la intersección de Carlos Valdovinos con calle Club Hípico, a tres cuadras del Parque O’Higgins. Ya se terminó la excavación arqueológica y, según explican en Metro, su expresión en superficie o los espacios destinados a servicios y locales se determinarán durante el proceso de la ingeniería de detalle, que se inicia a fines del primer semestre de este año.

“Club Hípico experimentará un fuerte proceso de renovación urbana. Estamos hablando de que este nuevo tramo beneficiará a cerca de 200 mil personas de las comunas de Pedro Aguirre Cerda y Cerrillos”, dice el gerente de Asuntos Corporativos de Metro, Alvaro Caballero.

Asimismo, la nueva sede de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la Universidad de Chile se construirá en los terrenos aledaños a la actual. Fue diseñada por el arquitecto chileno Borja Huidobro y estará ubicada en Beauchef 851.

Será un inmueble moderno, que incrementará en un 50% la actual infraestructura, que hoy tiene 24 edificios. Tendrá 50.000 m2, repartidos en siete pisos y seis subterráneos. Ahí habrá salas de clases, laboratorios, oficinas, auditorios, espacios deportivos subterráneos y 450 estacionamientos. Su fachada de doble muro de cristal tendrá como función ahorrar energía en calefacción durante el invierno y aire condicionado en verano. Además, la obra tendrá una plaza central, en la que habrá dos torres de siete pisos para actividades académicas. Todos con certificación Leed.

“El edificio representa el futuro de la universidad, en contraste con nuestro pasado. Se concibe como una herencia y aporte a las generaciones futuras de ingenieros, vecinos y ciudadanos”, afirma el subdirector del Instituto de Investigaciones y Ensayos de Materiales (Idiem) y jefe del nuevo edificio, Eduardo Sanhueza.

La antigua fábrica textil Machasa, ubicada en la esquina de Pedro Montt con Club Hípico, aportará otra atracción arquitectónica al barrio. Ahí se instalarán los estudios y oficinas de Chilevisión a fines del primer semestre de este año.

Según Mauricio Léniz, de la oficina de arquitectos Elton+Léniz, gran parte del edificio antiguo, proyectado a comienzos del siglo XX por Alberto Cruz Eyzaguirre, se dejó en pie. Tendrá una fachada de muro cortina y se conservarán las plantas libres. Predominará la tonalidad roja, el color institucional del canal de TV, y las grandes alturas de la construcción permitirán la habilitación de jardines interiores.

“Este lugar está muy bien ubicado, porque es cercano a carreteras y al Metro. Generará un impacto enorme, ya que el barrio se reactivará en torno al canal. Además, aumentará el valor del suelo”, señala Léniz.

Finalmente, la Oficina Nacional de Emergencia del Ministerio del Interior (Onemi) y su nuevo edificio también aportarán al barrio. La construcción contempla una antena de 60 metros de altura para conexiones de internet satelital y telefónicas. El recinto estará listo en marzo de 2014 y tendrá 8.400 metros cuadrados, distribuidos en tres edificios, que reemplazarán por completo a la enorme casona de 1905 que era usada para el monitoreo de sismos. También poseerá un museo educativo para niños y las tres cápsulas Fénix que se usaron para el rescate de los 33 mineros.

“No queríamos una antena común, buscábamos algo diferente, una postal del barrio que le diera cierto carácter e identidad al lugar”, finaliza el arquitecto del proyecto, Teodoro Fernández.

Fuente: LaTercera