La empresa británica que construye viviendas más sustentables

20 febrero, 2013

APRIMERA vista, esta casa de ladrillos de tres pisos en Chilterns, a cerca de una hora en auto desde Londres, no tiene nada de especial. Las ventanas y las luces parecen típicas, tal como la loza del techo y los cinco dormitorios. Pero esta no es una tipica casa británica.

Una mirada más cercana revela que los ladrillos están hechos de plástico reciclado, “pesan la mitad que los ladrillos convencionales” dice el diseñador, Tim Fenn, fundador de la consultora de edificios sustentables Green Factory. Algunos ni siquiera son plásticos, sino que son solares.

Las ventanas son de triple capa y las luces son todas LED. Hay dos tanques enormes de agua en el sótano para acumular calor que después se distribuye a la casa a través desertes de bobinas. “Sólo tenemos calefacción por losa radiante en la planta baja, lo que ahorra costos de instalación”, plantea Fenn. El resto del calor proviene de una zona con ventanas orientadas al sur, y una caldera de conectada a los tanques de almacenamiento de agua en el sótano que sirve de respaldo para el sistema.

Se trata de una casa inusualmente verde, por el área fangosa en la parte delantera de la casa que se está convirtiendo en un pantano de humedales, y el estanque tomando forma justo debajodeél. Este es un sistema de tratamiento a través del cual se filtran los residuos del agua de la casa y esta luego se almacena (en el estanque) antes de ser bombeada de nuevo hasta la casa donde puede ser utilizada para lavar el auto o regar el jardín.

Esta es la primera nueva casa ecológica que Green Factory ha construido y no es barata. Tim Fenn estima que va a costar £2 millones. Fenn predice que el aumento en el precio de los combustibles fósiles y la escasez de recursos como el agua, puede hacer que el concepto sea pronto establecido.

Incluso ahora es posible construir casas con energía más eficiente sin agregarle mucho costo. “Todos dicen que es inaccesible para las masas. Estamos construyendo casas de dos habitaciones de £130.000 en Bicester (Oxfordshire)”, dice. Estas han sido diseñadas para reducir la cantidad de energía que los residentes necesitan, hechos de materiales naturales o reciclados. Si hay altos desembolsos de algunos artículos de bajo carbono, pueden representar una buena relación con el tiempo.

Cada una de las ampolletas LED, por ejemplo, costó £60. “Pero tienen una vida útil de 80.000 horas, frente a 1.000 horas para las halógenas”, dice Fenn. Y dado que la casa está 10 veces más aislada que una casa nueva típica y ha sido diseñada para atrapar y hacer circular el aire caliente, debiera necesitar menos energía para calentar. “Las cuentas de luz debieran bajar”, plantea Fenn.

Para entender cómo funciona el uso de su energía, la casa tiene un sistema de monitoreo de £3.000 – visible en un iPad o iPhone – que permite a los dueños ver qué aplicaciones o dispositivos consumen más que otros.

No hay nada demasiado nuevo en la idea de una casa baja en enero. Los propietarios y constructores de oficinas han estado reforzando el aislamiento, instalando paneles solares en los techos y poniendo iluminación LED en los techos durante años. Pero estas son modificaciones menores en comparación con el enorme esfuerzo que implica cumplir algunos de los estándares más estrictos de eficiencia energética que se extienden en todo el mundo.

En Canadá existe el Super E. Los suizos tienen algo llamado Minergie, también conocido como Pasiivhaus, un edificio desarrollado en Alemania a principios de los 490. Los edificios que cumplen este estándar son cuidadosamente diseñados y aislados. Según el Instituto Passivhaus de Alemania, también ofrecen un ahorro energético de hasta el 90% en comparación con una típica casa de Europa central, o más del 76% en comparación con una casa nueva promedio. Hay más de 40.000 de estos edificios en todo el mundo, la mayoría en paises de habla alemana y Escandinavia, pero los números están aumentando en países como EEUU y el Reino Unido. En Gran Bretaña, el número de edificios Passivhaus ha pasado de apenas len Gales en 2008a más de 100 en 2012, dice Jon Bootland de Passivhaus.

Ese número podría aumentar a “más de S00” en 2013, dice. Aunque pueden ser más caras de construir que las casas convencionales, este no es necesariamente el caso, dice Bootland, explicando que muchas de las casas Passivhaus en el UK se están construyendo para las asociaciones de vivienda que ofrecen alojamiento económico.

Fuente: Pulso