La Dehesa: Un lugar donde se imponen las viviendas contemporáneas

28 junio, 2016

Los nuevos proyectos que se construyen hoy en La Dehesa, ya sean casas o departamentos en condominio, se caracterizan por el predominio de la arquitectura contemporánea, llamada también moderna o mediterránea.

la dehesa_BL

La amplia oferta de nuevos proyectos inmobiliarios que se construyen en La Dehesa se asemejan entre sí por las líneas rectas de sus fachadas, sus volúmenes, la gran altura interior extensos ventanales, color, materialidad, terminaciones, ambientes diáfanos, pulcros, elegantes, que hacen gala de la conocida expresión del arquitecto Ludwig Mies van der Rohe: “Menos es más”: ¿Y por qué ocurre esto? Simplemente porque a los chilenos les encanta el estilo de viviendas contemporáneas.

“A la gente le sigue gustando mucho esta arquitectura, pero está empezando a buscar elementos que le agreguen calidez a esa arquitectura que puede ser fría si no se le aportan elementos como la madera, como la piedra, que hacen que la vida sea mucho más cálida adentro del edificio o de la casa”, manifiesta Pablo Larraín, presidente de la Asociación de Oficinas de Arquitectos (AOA).

Explica el profesional que “la arquitectura contemporánea nace como una respuesta a una serie de tecnologías nuevas, sobre todo al hormigón armado, hace unos 80 años. O sea, de contemporánea no tiene nada… Lo que tiene la arquitectura moderna o contemporánea (que es lo mismo, al igual que maximizar los vanos usando la tecnología, o sea, que en ese momento era el hormigón armado, con eso tú puedes generar grandes vanos para tener vista. Así aparecen hace 80 años los muros de ventanal de lado a lado, lo que significó un avance enorme, porque antes la gente vivía en unas casas donde las ventanitas eran chicas (sobre todo en Europa, por las bajas temperaturas), y después tenías unas murallas enormes, entonces vivías mirando hacia adentro”.

A partir de la arquitectura contemporánea, la gente empieza a mirar hacia afuera. “Las casas son mucho más funcionales, son más flexibles, tú puedes incorporar paredes que se muevan, que avancen, en fin, o sea, está alineada con la forma en que la gente quiere vivir hoy día”, añade Larraín, junto con citar la famosa frase “menos es más” para explicar que de ahí viene la tendencia que se llama el minimalismo, que busca hacer con muy pocos gestos el generar un ambiente de gran calidad espacial y una expresión de casa que sea muy balanceada: expresión que por cierto se relaciona con la arquitectura y/o el diseño modernos.

Por su parte, César Kattan, gerente general de Inmobiliaria Inspira, menciona que básicamente los estilos arquitectónicos que hay en Santiago son casas chilena, provenzal y mediterránea (que es lo mismo que modernas o contemporáneas). Y reconoce que los nuevos proyectos que se edifican en La Dehesa son “modernas mediterráneas”: “Por lo general, son casas de hormigón, que generan espacios bien integrados, que aprovechan al máximo la luminosidad natural. Son casas bastante rectas, con algunos volúmenes volados, esto en cuanto a la arquitectura. En términos de diseño, lo que se busca siempre es tratar de dar altura a los departamentos o a las casas. La altura interior es un sinónimo de elegancia, de estatus, por eso se busca maximizada”: agrega Kattan. Respecto de las terminaciones, lo que hoy día se está ocupando en La Dehesa son porcelanatos, en formatos tipo madera o colores grises tipo hormigón, y también se están empleando bastante las innovaciones en la cocina. Por ejemplo, muebles de cocina con equipamiento de rieles de cierres automáticos, con todos los muebles que cierran suave, al igual que los muebles panelables.

Las fachadas, en tanto, son de líneas rectas en distintos niveles. Algunas veces con revestimientos en diferentes tonalidades que se integran a la naturaleza: blanco, cafés y algunos tonos de grises. La idea es que la arquitectura fluya con las tonalidades del entorno, del valle y de la precordillera, en el caso de La Dehesa.

Lee la nota publicada en El Mercurio.