José Cruz Ovalle gana el Premio Nacional de Arquitectura

28 septiembre, 2012

Habla con pausas, tomándose su tiempo, buscando la palabra necesaria. Esa fluidez en el verbo puede ser la perfecta versión hablada de su estilo arquitectónico: racional y sensible a la vez, en sintonía con el paisaje, abierto a la innovación y consciente al mismo tiempo del lugar donde se habita. También fueron los valores que se tuvieron en cuenta a la hora de darle ayer el Premio Nacional de Arquitectura a José Cruz Ovalle.

Una de las obras emblemáticas del arquitecto es el pabellón chileno de Expo Sevilla 92, diseñado junto a su colega Germán del Sol, quien obtuvo el Premio Nacional en el 2006. Aquella estructura de madera y con superficies curvas es un ejemplo clásico de lo que le interesa a este profesional, formado en la Universidad Católica de Valparaíso y en la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Con 64 años, Cruz Ovalle ha desarrollado una obra prolífica, donde cada proyecto va cargado de una intensa investigación teórica.

De acuerdo a los autores del libro Blanca montaña, que reúne a los mejores exponentes de la arquitectura local en Chile, la creación de Cruz se define por “la generación de un espacio continuo y fluido”.

Seguir leyendo esta noticia en La Tercera